Secciones
Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’
Yucatán

Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’

Diario de una zarigüeya. Protege a estos animalitos de Yucatán que nos cuidan del tan temido 'Mal de Chagas'.

por LaVerdad

Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’

Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’

Al matar a estos marsupiales yucatecos, los humanos son más propensos al ataque del pic, que transmite el “Mal de Chagas

Mi vida ha sido sumamente triste y desesperanzada. Nací junto con 5 hermanos en el fondo de un terreno abandonado donde viví pocos meses de relativa tranquilidad, ya que nuestra mamá no nos dejaba salir a explorar, siendo ella la encargada de salir cada día en busca de alimento de nosotros, quienes siempre estábamos hambrientos pues nos encantaba jugar dando carreras por todo el lugar.

Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’
Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’

Pero un día mamá no regresó. Esperamos por dos días antes de decidir salir en su busqueda. Escondiéndonos donde podíamos, íbamos avanzando lentamente, cuadra a cuadra, comiendo cualquier basura que mitigara nuestra hambre atroz, ya que después de todo, somos omnívoros. La encontramos una semana después, o mejor dicho, encontramos su cadáver ya putrefacto. Al parecer la habían atropellado y murió ahí, sola, sin recibir ningún tipo de ayuda.

Nosotros estábamos muy tristes y asustados, sobre todo porque unos niños nos descubrieron escondidos en el pasillo de una casa y nos tiraron piedras. Escapamos de ellos, menos dos de mis hermanitos, quienes fueron golpeados hasta dejarlos inconscientes. Los pusieron sobre el asfalto, esperando que algún carro los arrollara. Ellos murieron aplastados sin que pudiéramos hacer nada por ayudarlos, ya que si nos atrapaban también nos matarían.

Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’
Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’

Estábamos llorando los tres marsupiales restantes cuando una señora zarigüeya, que tenía a sus bebes en su bolsa, nos ayudó a escapar a un lugar más seguro. Ella nos advirtió que la mayoría de los humanos mataban a las zarigüeyas como nosotros, pero no solamente eso, sino que lo hacían de maneras espantosas, quemándolos vivos, pegándoles con un bate, como si fueran pelotas, pateándonos como si fuéramos balones, apedreándonos, amarrándonos a las defensas traseras de los carros arrastrándonos por las calles hasta quedar despedazados.

No lográbamos comprender que sucedieran esas cosas. ¿Por qué los humanos nos hacían eso? ¿Acaso porque somos un peligro para ellos?La señora zarigüeya nos dijo que no, aseguró que ocurría porque sobre nosotros se vierten muchas mentiras. Nos acusan de ser ratas gigantes, de ser zorros, de ser transmisores de rabia… nada de eso es cierto. Los zorros sí transmiten rabia, también los perros y los gatos, pero nosotros somos marsupiales y nada tenemos que ver con ese mito. Lo más sorprendente fue lo que reveló la dama antes de marcharse deseándonos buena suerte. Ella nos dijo que nosotros somos la defensa natural  de los seres humanos contra el ataque del pic, un insecto que se alimenta con nuestra sangre sin causarnos daño alguno, pero que al ya no encontrarnos debido al exterminio que se practica con mi raza, los pics ahora se nutren de los humanos, pero a ellos les contagia una enfermedad horrible llamada ‘Mal de Chagas’.

Te recomendamos: Busca a su mascota desparecida en Mérida, una zarigüeya

Nos cuesta entender cómo es posible que los humanos nos masacren cuando nosotros somos necesarios  para preservar su salud. Porque además, nosotros los tlacuaches mantenemos el equilibrio ecológico de nuestro estado, nuestro hermoso Yucatán. Al pasar la mayor parte de nuestras vidas huyendo no es muy complicado encontrar la lógica en todo este importante asunto. Ellos afectan la cadena natural condenándonos a subsistir con eterno temor, enfermos, heridos, con cicatrices o miembros destrozados, sucios, pero sobre todo, sedientos y hambrientos. No es justo, no es justo, no es justo.   

Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’
Zarigüeyas de Yucatán protegen contra el ‘Mal de Chagas’

Temas

Comentarios