Secciones
Yucatán

Yucatán, pionero en energías limpias

por La Verdad

El estado será el próximo año el primer generador verde del país con nueve proyectos

Redacción Web/Diario La Verdad MÉRIDA.- Para el 2018 Yucatán se convertirá en el primer productor de energía limpia del país, al contemplarse la llegada de nueve proyectos, cuatro eólicos y cinco fotovoltaicos, lo que contribuye a la llamada reindustrialización del estado. Sin embargo, aunque se trata de inversiones fuertes, 25 mil millones de pesos, que generaran una buena derrama económica en la entidad, así como la generación de empleos, no todo es positivo, pues la instalación de esos parques eólicos y fotovoltaicos generará algunos problemas. En el pasado Foro de Energía realizado por el Cinvestav Mérida, el Doctor en Ciencias, Rodrigo Patiño Díaz, mencionó una serie de problemas que enfrentaría la entidad al instalarse dichas plantas generadoras de energía limpia, como son: generación de ruidos por los aerogeneradores, interferencias electromagnéticas, deforestación de extensiones de monte, afectaciones serias a sistema hidrológico subterráneo y a la biodiversidad, así como muertes de aves que se impactarían contra las veletas. El especialista señaló que aunque se tiene conocimiento de que la Secretaría de Energía organiza consultas públicas con los habitantes de las localidades donde se tiene proyectado instalar los parques eólicos y fotovoltaicos, no se tiene mucha información de los acuerdos que se logran. ENERGÍA AMIGABLE De acuerdo con un estudio realizado por la empresa española AleaSoft, aunque la producción de la energía eólica no genera gases tóxicos ni contribuye al efecto invernadero, y tampoco genera residuos peligrosos, algunos de sus efectos y consecuencias colaterales requieren cierta atención, pues el uso de ese tipo de energía afecta al entorno, notándose sus efectos negativos en la flora, fauna y suelo de donde se instalan los parques. Sin embargo, estudios indican que a pesar de todo, esos problemas pueden afrontarse y minimizarse mediante una adecuada planificación, tomando en cuenta que el efecto sobre el uso del suelo de los parques de energía eólica depende del lugar de emplazamiento. Por ejemplo, los campos de aerogeneradores situados en áreas planas normalmente usan más terreno que aquellos situados en zonas altas, colinas o a pie de áreas escarpadas, aunque en todos esos casos los aerogeneradores no ocupan todo el terreno, ya que deben separarse aproximadamente entre 5 y 10 veces el diámetro de sus rotores. En el estudio se explica que se considera que en un parque eólico se requiere entre 4 y 20 ha por cada MW de potencia, aunque la superficie que ocupa un aerogenerador realmente es de tan sólo 0,43 ha/MW. NUEVOS USOS Sin embargo, se indica que el suelo que queda bajo los aerogeneradores podría emplearse para otros usos: agrícola, pastos para el ganado, comunicaciones terrestres, pistas de senderismo, así como para la instalación de espacios industriales, lo que reduciría la preocupación por el uso del suelo en áreas de mayor interés natural. Respecto al impacto de la energía eólica sobre la vida salvaje, principalmente las aves y específicamente los murciélagos, está ampliamente estudiado y documentado que la muerte de esas dos especies no es solo por impactos directos sino por los cambios en la presión atmosférica provocados por el giro de las palas, lo que produce alteraciones en sus hábitats. Respecto al impacto sobre el suelo, la flora y la fauna, hay que tener en cuenta el impacto visual y acústico de los aerogeneradores, ya que el ruido que ocasionan los aerogeneradores es debido precisamente al movimiento de las palas en el aire. A ello, se suma el proveniente de las partes mecánicas de la turbina, el cual para que sea más o menos notable dependerá del diseño de cada aerogenerador y de la velocidad del viento. NUMERALIAS $25,000 millones será la inversión en los parques 20 hectáreas se requieren por cada MW de potencia. 0.43 ha/MW. requiere un aerogenerador FRASE ‘Habrá un incremento en la temperatura, así como el cambio de paisaje de las zonas donde se instalarán esos parques, pues dejaría de existir gran parte de la vegetación para darle vista a los aerogeneradores y los paneles solares que se instalarán’. Rodrigo Patiño Díaz, Doctor en Ciencias    

Comentarios