Secciones
Yucatán, es un estado lleno de adictos a refrescos embotellados
Yucatán

Yucatán, es un estado lleno de adictos a refrescos embotellados

Los refrescos embotellados imperan en Yucatán, su consumo es peligroso, pues la adicción que causan es similar a la de la cocaína.

por LaVerdad

Yucatán, es un estado lleno de adictos a refrescos embotellados

Yucatán, es un estado lleno de adictos a refrescos embotellados

Yucatán sufre ante el Covid-19 con alarmante cifras en contagios y decesos, dado que es un estado con miles de personas que padecen diabetes, obesidad e hipertensión. Es un hecho, existe una relación directa entre las muertes con Covid-19 con estas enfermedades.

La alternativa es reactivar nuestros hábitos alimenticios, nuestra actividad física, beber más agua y tratar de abandonar una adicción similar a la cocaína, pero legal: los refrescos embotellados.  

Yucatán, es un estado lleno de adictos a refrescos embotellados
Si tomas más de un refresco por día, podrías estar en riesgo de sufrir afecciones de salud que incluyen obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2. Beber refrescos de dieta también conlleva riesgos. 

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

¿Qué hace que los refrescos sean tan adictivos?, de entrada, las bebidas azucaradas embotelladas pueden ser más gratificantes que la cocaína. Pero todos sabemos que reducir los refrescos de tu dieta es una forma rápida de mejorar tu salud y perder peso.

Considera el hecho de que una lata de 12 onzas de Coca-Cola tiene la gran cantidad de 39 gramos de azúcar, lo que equivale a unas 10 cucharaditas, y más de lo que deberíamos consumir en un día entero. 

Es muy difícil dejar los refrescos

Pero en realidad renunciar a tu hábito de beber gaseosas no siempre es una tarea fácil. Mientras que algunas personas pueden funcionar bien sin refrescos, otras encuentran que necesitan su dosis a partir del desayuno.

Y no solo estamos hablando del tipo azucarado. Para algunos, un ritual diario de refrescos incluye tomar varias latas de bebidas endulzadas artificialmente, que no son mucho mejores.

El refresco, tanto regular como dietético, es adictivo desde el diseño de la bebida. Tu marca favorita de bebidas gaseosas está diseñada con la cantidad justa de edulcorante, cafeína y carbonatación para que siempre quieras tomarla.

Ese torrente de dulzura también parece activar los mismos centros de recompensa en el cerebro que las drogas. Se desencadena la liberación del químico cerebral dopamina en una región conocida como el núcleo accumbens, y como resultado sentimos euforia.

Yucatán, es un estado lleno de adictos a refrescos embotellados
El agua sigue siendo la bebida probada y verdadera para una mejor salud. Si no te gusta el agua sin gas trata de encontrar un agua con gas sin azúcar que te guste.

Te podría interesar: Coronavirus Yucatán: Refrescos embotellados producen diabetes 

El azúcar en las bebidas atraviesa el cerebro, obtienes la dopamina que te recompensa, y luego el efecto del aumento de dopamina desaparece casi tan rápido como llegó, dejando a tu cerebro con ganas de más. El azúcar puede ser incluso más gratificante y atractivo que la cocaína.

Satisfacer ese deseo de más azúcar puede conducir a mayores antojos. Mientras más gaseosas bebas, mayor será la ‘recompensa’ y, como sucedería con las cosas más placenteras, desarrollamos una afinidad y queremos aún más de ellas.

Temas

Comentarios