Secciones
Yucatán al borde descomponerse; aumenta inseguridad y extorsión
Yucatán

Yucatán al borde descomponerse; aumenta inseguridad y extorsión

Urgente frenar brotes de violencia e inseguridad; grupos de delincuentes en complicidad con policías rompen la tranquilidad; comerciantes y ciudadanos empiezan a ser extorsionados; la población vive desconcertada; una realidad es la que  sufre cada día y otra la imagen que en cifras  muestra el Inegi.

por LaVerdad

Yucatán al borde descomponerse; aumenta inseguridad y extorsión

Yucatán al borde descomponerse; aumenta inseguridad y extorsión

Aunque la percepción ciudadana indique que Yucatán, en especial Mérida, es una ciudad segura para vivir y trabajar, el incremento en la incidencia delictiva es una realidad inocultable que echa por tierra cualquier eslogan publicitario oficial.

La mayor parte de la población ya no cae en el ardid que en Yucatán en materia de inseguridad “no ocurre nada”,  pues los números en el aumento de los delitos comunes y del fuero federal van a la alza de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)

Tan solo en el apartado de homicidios cometido en Yucatán de enero a junio de este año se  en cometieron 55 asesinatos; en enero se registraron 8 homicidios y en junio 15, lo que significa que tan solo en seis meses el homicidio en Yucatán se duplicó.

Otra cifra escalofriante es la que indica la cantidad de lesionados en este primer semestre de 2019 donde se llevan contabilizadas hasta el 30 de junio 203 víctimas de lesiones. Mientras que en enero hubo  20 lesionados en junio se registraron 40, es decir el doble de personas.

Yucatán al borde descomponerse
Yucatán al borde descomponerse

El delito de fraude también ha presentado un repunte del 40 por ciento, al ascender de 25 casos denunciados en enero de 2019 a 42 al cierre de junio de este año.

El robo en todas sus modalidades (robo a casa habitación, a comercio y en la calle) es otra cifra que debería poner a las autoridades de Yucatán a trabajar en serio en un plan frontal para enfrentar este flagelo, ya que de enero a junio, se registraron en la entidad 1,468 denuncias por robos; en enero los robos fueron  del orden de 180 casos, mientras que en mayo la cifra se disparó a 316 casos; junio cerró con 265 denuncias de robo.

La comisión de los más diversos delitos como el robo a casa habitación, a transeúntes, entre otras modalidades naturalmente produce sentimientos de inseguridad en un alto porcentaje de los yucatecos.

Ante el riesgo de perder la propiedad o la vida, las posibilidades de reparar el daño o de que los responsables de cometerlo sean castigados son prácticamente nulas.

Por diversas razones pocos ciudadanos denuncia los delitos, sea porque cerca de los municipios del interior no hay agencias del ministerio público o por la creencia fundada que “ninguna autoridad hará nada”, ante las sospechas sobre los vínculos entre hampones  y autoridades, lo cierto es que de esta forma se va acrecentando la impunidad.

Hasta ahora pese al despliegue de una ficticia seguridad dotada por una apabullante flotilla de unidades que solo se “pasean en avenidas principales, periférico y colonias de alta poder adquisitivo” del aparato de seguridad pública ha sido ineficaz para prevenir y combatir el crimen y ha fracasado en reducir, así sea mínimamente, la plaga de la impunidad que azota la entidad yucateca.

En días pasados, ante las voces de organizaciones ciudadanas en contra, el Congreso Local aprobó un endeudamiento superior a los 2 mil 620 millones de pesos para las arcas públicas de Yucatán.

Aunque se dijo que el dinero será utilizado para la adquisición de patrullas, cámaras y otros equipos y tecnología, hasta ahora nada se ha dicho de un plan integral para abatir el enorme rezago, la pobreza y las desigualdades que se registran en el estado y que son factores que alientan la delincuencia y la inseguridad.

Delitos que hasta hace unos meses eran “inexistentes” en la entidad, peligrosamente se están convirtiendo en una constante como el caso denunciado en medios informativos, relacionado a una extorsión o cobro de piso a un comerciante de la ciudad. 

La denuncia periodística sacó a la luz los vínculos que existen entre algunos mandos superiores de la Secretaria de Seguridad Publica de Yucatán y criminales que estarían operando en la entidad en el cobro de derecho de piso y el narcomenudeo.

En este caso la victima habría sido un comerciante de bolsos y accesorios con cierta solvencia económica, el cual fue contactado por un sujeto quien presuntamente desde hace varios años comanda en la plaza a una célula para la extorsión, fungiendo en algunos casos como “madrina” de la policía e incluso participando en diversos operativos, quien había exigido la cantidad de 200 mil pesos para dejar al comerciante “trabajar sin problemas”.

El cohecho quedó en 50 mil pesos tras las súplicas del afectado de no contar con la cantidad solicitada; se sabe que el cobrador fue detenido por elementos que están la margen de los manejos de sus jefes, pero horas más tarde, la “madrina” regresó a las calles pero seguir en sus acciones delictivas.

No obstante las quejas que han externado comerciantes y empresarios se cuentan por decenas y todas tienen un denominador común: el cobro del derecho de piso por parte de delincuentes ligados a mandos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Yucatán.

Siguiendo con los números fríos de la incidencia delictiva, de enero a junio de este 2019, se cometieron en Yucatán 1,709 amenazas de diversa naturaleza; en enero se registraron 215, mientras que en junio se denunciaron 368, es decir hubo un aumento de casi el 70 por ciento en el delito de amenazas tan solo de enero a junio de este año.

Dale clic en la estrella de Google News y síguenos

En ese mismo lapso, se registraron 200 denuncias relacionadas con el narcomenudeo – uno de los delitos que la SSP ha insistido en negar su existencia-; 2019 inicio con 33 denuncias de venta de estupefacientes, mientras que en junio se registraron 46 denuncias, lo que significa que ha habido un aumento del 30 por ciento tan solo en el primer semestre de este año.

Temas

Comentarios