Yucatán

Viejitos sueñan con reconstruir su casa que se incendio

Viejitos de casa en Umán

Viejitos de casa en Umán

Tras perder su hogar por un incendio, doña Rosa Miss pide un cuarto para su esposo, ya que se rehúsa a irse de su casa;  está tan aferrado a su hogar que duerme en un chiquero

Por La Verdad

22/01/2018 12:43

Eran cerca de las 6:30 de la tarde del miércoles 17 de enero y doña Rosa Miss se encontraba en su hogar, sin si quiera saber lo que le esperaba. Fue entonces que una conocida le preguntó sí estaba cocinando algo, porque se sentía el humo muy fuerte en su casa ubicada en Umán.

Viejitos de casa en Umán

‘Yo como siempre tengo pacientes para sobar, estaba yo sobando; pero al irse la persona vimos la candela y como estaba fuerte el aire se metió a toda a la casa (se está quemando su casa). Me jalaron y me dijeron: ‘no te metas haya porque está muy fuerte el fuego’. Me sacaron y ya no supe más’, explica la viejecilla de 74 años.

Viejitos de casa en Umán

Con una mirada cansada y preocupada por el hecho, explicó que perdió todas sus cosas. ‘Se quemó mi radio, la tele, ropa, mis mesas, mis santos, mi hamaca. Por suerte mi esposo no estaba en la casa, pues se había ido al terreno de su hermanito’, menciona.

Viejitos de casa en Umán

Las horas pasaban y las brasas consumieron cada centímetro de la humilde vivienda. En el lugar murieron gallinas y pollitos que no pudieron salir a tiempo; no hubo pérdidas humanas que lamentar. ‘Cuando abrí mis ojos, le pregunté a la enfermera, ¿dónde estoy? , ¿qué está pasando? Y me contestó: ‘mamita estás muy alterada, trata de calmarte’ y ya no supe nada más‘, explica.  Las horas transcurrieron y no fue sino hasta las dos de madrugada que se pudo controlar el fuego por los vecinos que de inmediato acudieron auxiliarla y bomberos de Umán. A pesar de haber sido apaciguado el incendio, familiares de los afectados explicaron que en la mañana del día siguiente no había fuego, pero en las esquinas de la casa todavía se sentía el calor provocado la noche anterior.

Viejitos de casa en Umán

Pero tanto es el cariño de la gente de Umán por doña Rosita, que justo durante la mañana del jueves pasado decenas de amigos, conocidos, vecinos y familiares se presentaron en su casa para apoyar con la limpieza, le llevaron insumos para que no se sienta abandonada. Autoridades de Umán también le ofrecieron ayuda y la construcción de un cuarto y un baño en la parte delantera del predio; además de enviar un camión para recolectar sus pocas cosas que ahora son cenizas.

Viejitos de casa en Umán

‘El presidente (municipal) se comprometió a rehacer mi casita para que yo me pase allá’, explica Doña Rosita, quien ahora se encuentra viviendo en casa de una de sus hijas. Es de lamentar que ella al igual que su esposo, don Valentín Canul, se encuentran deprimidos por la situación, por lo que hijos, nietos y amigos buscan darles palabras de aliento y todo el apoyo que necesiten para que lo más pronto regresen a su humilde hogar.

Viejitos de casa en Umán

Una de las nietas de los viejitos, que se identificó como Nidia, dijo que aunque las autoridades municipales ya ofrecieron su ayuda con la construcción de un cuarto con su baño, esto no es suficiente, pues en el predio siniestrado viven cuatro niños, uno de los 16 hijos de doña Rosa y Valentín, así como su nuera, por lo que pidieron ayuda a alguna instancia estatal para la construcción de otro cuarto en la parte trasera de la vivienda.

Viejitos de casa en Umán

Pese a que hay construcción con techo, Nidia explicó que las dos piezas de la casa, así como el baño son inservibles, pues el techo y las paredes pueden colapsar en cualquier momento. ‘Lo que más nos preocupa es mi abuelito, ya que como es una persona mayor, para él ha sido muy duro perder la casa donde vivió. De hecho aquí duerme con todo el frío. Se queda allá atrás en lo que antes era un chiquero’, dice.

Lee también

Temas

  • yucatán