Secciones
Vendedores viven violento desalojo en Hunucmá, Yucatán
Yucatán

Vendedores viven violento desalojo en Hunucmá, Yucatán

Pese a que el alcalde de Hunucmá aseguró que el desalojo a vendedores haya sido sin recurrir al abuso de autoridades, los afectados desmintieron al munícipe con fotografías y documentos de lo sucedido.

por LaVerdad

Vendedores viven violento desalojo en Hunucmá, Yucatán

Vendedores viven violento desalojo en Hunucmá, Yucatán

El pasado sábado 6 de abril un grupo de encapuchados a sueldo del Ayuntamiento de Hunucmá, municipio de Yucatán, y recién liberados de la cárcel municipal, destrozaron puestos y pertenencias de comerciantes instalados en la plaza principal, señalaron algunos de los afectados que pidieron el anonimato, ya que han recibido amenazas de muerte vía telefónica.

“Fue el Ayuntamiento encabezado por José Padrón Romero quién contrató a los vándalos y tenemos las evidencias que lo acreditan. Inclusive Gaspar Bote Manrique, titular de Protección Civil; Ismael Canul Rodríguez, director de Gobernación; José Mena Gamboa, regidor de Obras Públicas y el principal responsable, Juan Ceballos Uc, oficial mayor de Hunucmá, estuvieron presentes y participaron en los hechos”, dijeron.

A las 2:10 de la mañana se realizó el operativo sin notificar a los comerciantes sobre si estaban realizando algún ilícito, ante el reclamo de ciudadanos que apoyaban a los propietarios de los puestos.

Destrozaron con martillos el patrimonio de 20 puesteros y ahora no contamos con ingresos para sostener a nuestras familias. Lo curioso del caso es que no tocaron los otros 35 puestos por qué son de amigos y familiares de gente que trabaja en el Ayuntamiento”, advirtieron. 

TE PUEDE INTERESAR: Advierten riesgo de impacto de un huracán en Yucatán

Uno de los primeros puestos que retiraron luego de destruirlo a martillazos, fue el de Manuela Cen Pat, persona de la tercera edad, viuda y que se dedicaba a la venta de churros y papas desde hace 22 años.

“Exigimos la destitución inmediata de Juan Ceballos Uc, principal culpable de que se nos arrebate el trabajo de nuestras vidas y se lleven nuestras cosas. Además la mañana del 6 de abril él estuvo acompañado del tesorero municipal, Roger Osalde, y les pagó a los maleantes que desbarataron nuestros puestos”, aseguraron.

Los agraviados indicaron que cuentan con permisos  otorgados por el Ayuntamiento y que cumplen con el pago de la cuota fijada por las autoridades, que van de 150 a 220 pesos mensuales según el giro.

Asimismo, mencionaron que a pesar de que la cuota incluye el servicio de energía eléctrica, en noviembre de 2018 las autoridades les requirieron el pago de mil 800 pesos por concepto de instalación de cinco bajantes en la periferia del parque, pero ahora los han violentado para retirarlos sin tratar de entablar un diálogo respecto al tema. 

Temas

Comentarios

Te puede interesar