Secciones
Vecinos de Kanasín
Yucatán

Vecinos de Kanasín exigen agua potable en sus casas

Vecinos de Kanasín denuncian que las autoridades del municipio no les han apoyado para instalar el agua potable en su comunidad; en Mérida les dijeron que para hacerlo, tendrían que pagar 150 mil pesos, cantidad con la que no cuentan.

por LaVerdad

Vecinos de Kanasín

Vecinos de Kanasín

Habitantes de la colonia Cerrito Mulchechén, además de que están viviendo con malos olores, debido a la instalación de una planta de tratamiento de aguas residuales, no cuentan con un sistema de agua potable.

Ante esta situación, se ven obligados a comprar garrafones de agua purificada para tomar o hacer sus bebidas y caminar con algún “diablito” a los fraccionamientos que tienen en sus costados para pedir agua limpia, pues en los últimos meses, el líquido de sus pozos está amarillo y al pasar días en sus cubetas, quedan verdes, casi como moho.

Según, entrevistados, esto último se debe al sitio que pusieron para almacenar las “heces fecales” del complejo Cielo Alto en Kanasín.

 

Vecinos de Kanasín exigen agua

La señora Cecilia Contreras comentó que la semana pasada asistieron al Ayuntamiento de Kanasín para solicitar que la Junta de Agua Potable y Alcantarillado (Japay) vaya a instalar el agua, pues la comunidad conformada por 70 familias cada vez es más grande, pero no recibieron una respuesta.

Debido a esto, bajaron a a Mérida y la institución del agua les comentó que para poner todo un sistema, tendrían qué pagar cerca de 150 mil pesos o esperar a que el Gobierno Federal, así como el Estatal, aporte dinero para instalarlo en el sitio. 

No tienen agua en Kanasín

“Eso es hasta que llegue, no dieron fecha ni hora. Sí nosotros lo queremos pronto, tiene que salir dinero de nuestras bolsas”, dijo la entrevistada, quien afirmó que sus casas son propiedad y, aunque algunos no han terminado de pagarlas, cuentan con los documentos.

Alba Contreras, quien es otra afectada,   manifestó que el agua “contaminada” de sus pozos lo utilizan para lavar o regar plantas.

“Y por ello nosotros tenemos que agarrar diablitos y brincar a otro lado para traer agua limpia. Yo conozco a una doña que me proporciona el líquido para bañarnos”, dijo.

Otra vecina, comentó que “vivimos en el tiempo prehistórico, pues además que no contamos con agua y la que tenemos está en muy mal estado, tampoco tenemos electricidad. Utilizamos lamparitas led”.

Los quejosos esperan que las autoridades pronto los tomen en cuenta y hagan algo al respecto, pues confirmaron que hay personas que sí han tenido malestares estomacales por andar consumiendo el agua de sus pocetas, ya que a veces, no les alcanza para comprar sus garrafones de agua purificada, los cuales, cada uno, les cuesta 30 pesos.

_Kattia Castañeda

Temas

Comentarios