Secciones
Urgen jueces imparciales en la aplicación de la justicia en Yucatán
Yucatán

Urgen jueces imparciales en la aplicación de la justicia en Yucatán

El Presidente del Tribunal Superior de Justicia en la entidad, Marcos Alejandro Celis Quintal, señala que la nueva administración debe desconcentrar los juzgados para hacerlos más accesibles

por LaVerdad

Urgen jueces imparciales en la aplicación de la justicia en Yucatán

Urgen jueces imparciales en la aplicación de la justicia en Yucatán

La fortaleza del poder judicial en Yucatán estriba en que no hay espacio para jueces corruptos, en su imparcialidad en la impartición de la justicia y en el respeto a su autonomía, a su ética y objetividad a la hora de emitir una decisión jurisdiccional, revela el Presidente del Tribunal Superior de Justicia en la entidad, Marcos Alejandro Celis Quintal.   

En exclusiva conversación con La Verdad de Yucatán, habla sobre los avances de la nueva forma de aplicar la ley,  los pendientes y logros, como abatir la falta de jueces, ya que de acuerdo a los parámetros nacionales debería haber 16 magistrados por cada 100 mil habitantes, lo cual significaría que en Yucatán apenas si llegamos al 20 por ciento. Esto en otras palabras representa una gran oportunidad para los jóvenes que estudian la licenciatura en Derecho.

Esta ha sido una etapa muy enriquecedora en lo personal pero también ha sido de retos, de altas responsabilidades y que hemos asumido con toda la seriedad, con madurez y con el esfuerzo en la medida que nuestra capacidad y  posibilidades. Definitivamente se dio un proceso de transformación precisamente durante la presidencia que me ha tocado encabezar; antes la justicia en México y en Yucatán se caracterizaba por ser un sistema escrito, donde todo se llevaba a través del diálogo epistolar, se daba vista a las partes para que contestaran y para que fueran aportando una prueba y luego la otra y eso la hacía muy tardado, prácticamente en la mayoría de los casos se resolvía desde el papel.

La reforma constitucional del 2008 cambió radicalmente la forma procesos de los juicios que nos permitió que a través de la oralidad se implementará el sistema de audiencias en donde el juez estuviera presente en todos los actos donde  tiene que tomar decisiones a partir de lo que escuchado y de lo que se ha presentado en la audiencia oral, bajo principios de igualdad y de equilibrio procesal, generándose  un verdadero debate jurídico que permite tener todos los elementos para tomar decisiones.

Este ha sido un período de grandes transformaciones y nos ha tocado ser testigos privilegiados de la historia pero también tener una parte activa en estos procesos de transformación que nos ha dejado muchas enseñanzas.

Si, se le ha dado rostro. Se le dado humanismo, es una justicia más eficiente, más personalizada, más humana y mucho más digna.

Nosotros vamos remando todos los días contra la corriente por las enormes cargas de trabajo en los juzgados, los jueces están saturados porque cuando se implementa el sistema de oralidad los jueces tienen que estar en las audiencias y prácticamente pasan la mayor parte del día en audiencias. Nosotros pensamos que un juez no puede tener más de 500 asuntos al año y esto implica que necesitamos más jueces.

Entonces con los recursos que hemos contado hemos hecho nuestro mejor esfuerzo, pero nos ayudaría muchísimo agilizar los procesos y que pudiéramos contar con más jueces y eso solamente lo podemos cumplir si tuviéramos los recursos disponibles.

Todas las instituciones aportan la parte que les corresponde para tener un estado seguro y una entidad donde prevalezca el estado de derecho. Estamos en reuniones constantes trabajando en la mejora del sistema de Justicia; la prevención es muy importante y ahí la Secretaría de Seguridad Pública hace un excelente papel, entonces yo creo que el conjunto de todas estas acciones ayuda a que tengamos, de la mano de la sociedad, un estado muy seguro y un terreno fértil para el desarrollo pleno de las personas,  en todos los aspectos económico, social y cultural del estado.

Por supuesto que el yucateco está comprometido con que prevalezca el estado de derecho y si hay una conducta ilícita son los primeros en denunciar, en aportar su esfuerzo para evitar que se cometa un delito. Y nosotros en la parte que nos corresponde hacemos el papel que nos toca de juzgar a la persona con las pruebas que aporten al ministerio público en más de un 90 por ciento de los casos hemos logrado sentencias condenatorias.

Yo creo que debemos mejorar siempre, nunca debemos conformarnos con trabajar de una forma porque  todo es perfectible, pero también es importante enfatizar que los casos se resuelven con lo que aportan las partes, no es nada más el juez que determina una ocurrencia.

Cuando vamos ante un juez, hay dos partes en conflicto, es como si fuera un partido de fútbol, alguien tiene que perder o alguien tiene que ganar y es lo mismo cuando dos personas tienen intereses opuestos, entonces ahí el juez tiene que resolver por alguna de las dos pretensiones, por alguna de las dos posturas planteadas y a veces una gana y otra pierde y a veces a una y otras veces a ninguna  de las dos le gusta lo que resuelve el juez.

Ahí es donde pueden decir que  el juez es corrupto para no reconocer que se pudo haber hecho una mejor estrategia jurídica en el juicio, entonces es fácil echarle la culpa a los jueces pero los casos se resuelven con responsabilidad y madurez y se resuelven cuando las partes aportan en el juicio; yo creo que los jueces hacen su trabajo lo hacen bien. El señalar nos obliga a probar.

Fundamentalmente son cuatro aspectos: Ampliar la cobertura del poder judicial a los municipios; Desconcentrar los juzgados para hacerlos más accesibles: Ampliar el número de jueces para llegar al parámetro oficial de 16 jueces por cada 100 mil habitantes e invertir en la mejora de la tecnología con la que se trabaja.

Temas

Comentarios

Te puede interesar