Secciones
Tortura, atrocidad en Yucatán
Yucatán

Tortura, atrocidad en Yucatán

El 30% de las quejas recibidas en la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán, son por tortura cometida por 

por LaVerdad

Tortura, atrocidad en Yucatán

Tortura, atrocidad en Yucatán

Amnistía Internacional reveló en su informe “Tortura, encubrimiento e impunidad”, que la seguridad de Yucatán se basa en la tortura y la violación de los derechos humanos.

tortura en yucatan
En portada: Imparable delito de tortura policial contra civiles en Yucatán

En las bases de su costoso  programa “Escudo Yucatán”, implementado en el gobierno estatal anterior, olvidó establecer los mecanismos para proteger a la ciudadanía de los abusos policíacos y de su extremo criminal: la tortura.

Activistas defensores de los derechos humanos destacan también que con el objetivo de vender la idea de que Yucatán es el estado más seguro del país, para alentar las inversiones inmobiliarias y el turismo, las autoridades tratan de invisibilizar las violaciones a los derechos humanos. 

Un estudio realizado por Amnistía Internacional refiere casos que permanecieron impunes, como el de Roberth Tzab Ek, quien murió en 2010 en condiciones que obligan a sospechar tortura.

tortura en Yucatan
Los casos de tortura en Yucatán no han disminuido a pesar de la supuesta profesionalización de las policías

El informe señala “que se continuó cometiendo de manera sistemática mientras que el gobierno encubrió a los responsables y la fiscalía omitió investigar”.

El documento refiere que cuatro años después, en 2014, un joven de 18 años fue detenido, acusado de robar un bulto de cemento.

Violencia extrema policiaca

La policía estatal irrumpió en su casa durante la madrugada, despertó a patadas a la familia y se llevaron detenidas a tres personas, entre ellas un menor de edad. Al joven acusado de robo lo torturaron y le simularon una violación.

Por su parte, la  Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) cerró el caso cuando cambiaron a los policías de zona.

Otro expediente, en 2016, dos casos más saltaron al ámbito público, el de José Adrían, adolescente torturado por policías municipales de Chemax, y la tortura cometida en contra de otro adolescente en Conkal por elementos de la Gendarmería de la Policía Federal.

tortura
Yucatán figura entre los estados con la mayor cantidad de casos de tortura que se quedan en la impunidad

Sin embargo, para la abogada de la organización denominada Indignación, Martha Capetillo, “la tortura y las detenciones arbitrarias en Yucatán son sistemáticas, como el encubrimiento hacia quienes los perpetran, pues son los mismos policías quienes amenazan a las víctimas con no denunciar.

En consecuencia la Codhey no hace su trabajo y  nadie investiga porque todo esto está tolerado y normalizado.

Torturado policía que acusó tortura

El único caso de tortura que ha sido llevado a juicio en Yucatán ha sido el que se filmó y divulgó en mayo de 2016 en Tekax. Sin embargo, el policía que exhibió el caso al grabarlo y difundirlo fue a su vez torturado y ese crimen, como todos los demás, continúa impune, recordó la abogada.

Para mantener la idea de que Yucatán es una entidad “segura” hay un perfil en las detenciones, con esto se pretende mandar el mensaje de que “el peligro viene de otro lado y eso es tanto para el tema de lo maya como para los foráneos.

tortura
En uno de los casos más emblemáticos de tortura en Yucatán, el policía que filmó y denunció la tortura a un civil, murió troturado

En Yucatán, en Mérida, sobre todo, la sociedad es muy racista y el origen, el lenguaje, el color de piel te determinan”, subraya Adriana Muro.

Refirió que el caso más emblemático es el de José Adrián, un adolescente maya con discapacidad auditiva, quien hoy tiene 17 años, pero quien sufrió detención arbitraria y tortura a los 14.

Falsas sospechas

Amnistía Internacional retomó el caso para su informe sobre detenciones arbitrarias en México, llamado Falsas Sospechas. Ahí la organización reporta que la práctica de la tortura es generalizada en México y Yucatán no es la excepción.

La Codhey emitió la recomendación 35/2018 sobre el caso de José Adrían, pero a pesar de las pruebas presentadas, omitió señalar que el adolescente había sido víctima de tortura.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

Solo describió los hechos como “fuerza excesiva, desprotección de la parte superior del cuerpo y que permaneció esposado durante el tiempo de su detención”.

La Codhey, a diferencia de otras comisiones estatales, dice la activista Adriana Muro, está neutralizada y no cumple con su obligación de velar por la protección y la garantía de los derechos humanos.

“Es una comisión completamente ausente y para nada aliada de las organizaciones de la sociedad civil que sí defienden derechos”.

Detenciones arbitrarias e ilegales

Pese a todo ese intento de ocultamiento y falta de acción, en 2018 la Codhey tuvo que registrar 215 quejas por detenciones arbitrarias y/o ilegales y 187 por lesiones, cometidas por agentes de seguridad pública, lo que derivó en la emisión de 18 recomendaciones dirigidas a la Secretaría de Seguridad Pública del estado, aunque ninguna de ellas está clasificada como tortura.

“No tenemos conocimiento de la implementación de acciones para erradicar la práctica de la tortura y las detenciones arbitrarias en Yucatán.

De hecho, sigue al frente de la Secretaría de Seguridad Pública la misma persona que lleva años en el cargo, vendiendo la idea de que ha logrado mantener en calma a la entidad, pero a qué costo”, dijo Capetillo.

Sobre los señalamientos de las organizaciones, la Codhey dijo que respeta sus puntos de vista y “reitera la invitación a trabajar de manera coordinada para realizar acciones conjuntas encaminadas a fortalecer la cultura de los derechos humanos en Yucatán”.

Añadió que un 30% del total de quejas que recibe son contra autoridades policiacas estatales pero que un tercio se han resuelto por la vía de la conciliación.

Te puede interesar: ¡Ya basta! Mauricio Vila incapaz de erradicar la tortura policiaca en Yucatán

Y que en los casos en los que se emite una recomendación, se pide la reparación integral del daño a las víctimas, se realiza una investigación de los hechos y se capacita a los servidores para “la no repetición de los hechos”.

Temas

Comentarios