Secciones
Tapan negocios turbios en Conalep Mérida I
Yucatán

Tapan negocios turbios en Conalep Mérida I

Aviadores, renta de canchas y aulas como moteles, cuotas de prefectos a alumnos que llegaron tarde para dejarlos entrar y “desapariciones” de mobiliario, garrafones de agua y chatarra; los baños no tienen ni siquiera papel en Conalep Mérida I.

por LaVerdad

Tapan negocios turbios en Conalep Mérida I

Tapan negocios turbios en Conalep Mérida I

Acusaciones de personal y ex trabajadores contras las irregularidades en el Conalep Mérida I continúan, acerca de mal manejo de recursos, personal de confianza que cobra en otras dependencias y despotismo de maestros y prefectos en contra de los alumnos, pese a que ya hay un nuevo director, de nombre Eusebio Fernández.

Un ex prefecto señala que uno de sus compañeros, de nombre Álvaro, presumía que cobraba, además, en el Issste y en otra dependencia estatal, debido a que tenía un “familiar muy poderoso” en el Gobierno del Estado.

No compran ni el papel de baño

“El mal manejo de los recursos, llámese colegiaturas, pago de uniformes o libros está en la oscuridad, pues incluso no hay papel sanitario en los baños y a los estudiantes deben andar buscando papel periódico o servilletas en los puestos aledaños al plantel para poder hacer sus necesidades”, señala un ex maestro del plantel ubicado en el fraccionamiento Del Parque.

Maestros se quejan de que las aulas están en pésimo estado, sucias, debido a que a personal de la empresa de limpieza a cargo del recinto no acude las veces que está estipulado, ni realiza sus labores con efectividad.

“Se dice que tanto la empresa de mantenimiento como la de vigilancia son de un ex director estatal del Conalep, por lo que no hay represalias por su mal desempeño”, señalan molestos.

La parte trasera, “motel vip”

Ex empleados indican que la parte trasera del plantel, en el turno vespertino, es tierra de nadie, pues en las canchas, no solamente en las aulas de esa zona, las parejitas tienen un espacio para estar juntos sin ser molestados.

“Los prefectos están enterados de todo este movimiento, incluso hay alumnos que han dicho que estos les cobran por no ‘quemarlos’ y que tengan problemas; los chamacos deben pedirle dinero a los papás para cubrir esa cuota”, dicen.

Algo que salta inmediatamente a la vista, indica veterano ex vigilante, es la Suburban blanca arrumbada desde hace varios años en el estacionamiento de la escuela, “en la que los directores viajaban a giras por el interior del estado, siempre ‘bien acompañados de damas de dudosa moral’ y alcohol”.

Todo es ‘bisne’

En la parte trasera se acumulan sillas y diversos materiales que luego desaparecen, pues al parecer son vendidos como chatarra sin que se sepa qué sucede con el dinero que se acumula.

Además, indica que mobiliario en buen estado se “cuela” entre la chatarra.

Dicen que esta situación es del conocimiento del “contador Ramón”, a quien responsabilizaron de llevarse garrafones de agua purificada que corresponden a los alumnos.

“El contador, en complicidad con Omar, jefe de Mantenimiento, se lleva tres garrafones diarios en su vehículo”, aseguran.

También identificaron a una persona como operador del contador Ramón como “Fito” Torres, quien es el que sabe todo el manejo.

Entre los manejos dudosos, expresan, está la construcción de la cafetería, la cual, según los directivos, tuvo un costo de un millón de pesos, “pero que a simple vista se aprecia que no costó eso”.

Agregan que también hicieron ‘”bisnes” con la pintura, pues además del costo excesivo de la mano de obra y la pintura, ésta resultó ser de agua y se deslavó rápidamente.

También se cobra a particulares por el uso de las canchas para echar cascaritas o partidos oficiales, incluso hasta los vendedores que se apostan a la entrada de la escuela tienen que “mocharse” con los directivos, o son amenazados de que “otros pueden ocupar su lugar”.

 Faltistas solapados por el sindicato

Docentes externan también su molestia por maestros que no se asoman en todo el semestre, conducta que tolera el sindicato, gracias a un representante al que solamente identifican como “Marcos”.

“Es usual que se presenten muchachos, tanto en la mañana como en la tarde, de tres o cuatro aulas, indicando que no tendrán tres módulos al menos, por lo que piden permiso para retirarse a sus casas, lo cual no hace, por eso el parque está lleno toda la vida”, indican.

En contraste, dicen que los prefectos también hacen negocio con la “vacuna” a los que llegan tarde, pues para que no acumulen faltas y reprueben los dejan pasar por la parte de atrás, previa “ponina”.

“Hasta 300 pesos aseguran que se llevan diario solo por dejar pasar por atrás a los alumnos”, revelan molestos.

Temas

Comentarios

Te puede interesar