Secciones
Sindicato de salud de Yucatán debe ser rescatado de la corrupción
Yucatán

Sindicato de salud de Yucatán debe ser rescatado de la corrupción

Exigen a la nueva dirigente limpiar el Hospital de Alta Especialidad de los malos manejos entre la dirección médica y el ex dirigente sindical de Yucatán. 

por LaVerdad

Sindicato de salud de Yucatán debe ser rescatado de la corrupción

Sindicato de salud de Yucatán debe ser rescatado de la corrupción

Las denuncias por corrupción, venta de plazas, malos tratos al personal médico y a los pacientes se han sucedido mes a mes en los últimos tres años en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Yucatán (HRAEPY).

Por lo que ahora con la elección de Adriana Marín Marrufo como nueva dirigente del Sindicato de Salud Sección 100, la petición es unánime: barrer con la corrupción y el tráfico de influencias que ha desprestigiado a una de las instituciones de salud más importantes de la Península Yucateca, el Hospital Regional de Alta Especialidad de Yucatán (Hraepy).

Los antecedentes negativos de este centro hospitalario iniciaron con la llegada de Alejandro de la Cruz Solís Campos en 2017 como Secretario General del Sindicato de Trabajadores de Salud sección 100, quien por un lado se dedicó al tráfico y venta de plazas, así como a violar los estatutos del escalafón designando en los mejores puestos a varios de sus familiares y allegados.

Para tratar de desviar la atención en la molestia que ya crecía entre los trabajadores de salud, Alejandro de la Cruz Solís Campos, tomó como pretexto la falta de medicamentos que se padecía desde principios de 2018 en el Hospital para encabezar un zafarrancho en abril del año pasado, el cual culminó con un enfrentamiento verbal entre sindicalizados y personal de confianza, así como la clausura simbólica de las oficinas de la dirección general a cargo entonces de  Rafael Antonio Barreda Zoreda.

En respuesta el director hospitalario dio vista a las autoridades de la (antes) delegación de la Procuraduría General de la República por tratarse de una institución federal, para el deslinde de responsabilidades en la “toma y cierre” de parte del inmueble.

Los señalamientos para Alejandro de la Cruz Solís Campos, no pararon ahí, ya que en agosto de 2018, trabajadores sindicalizados cansados de ver la forma caciquil y déspota de dirigir la Sección 100 del SNTS, colocaron una manta en el interior del hospital donde daban cuenta del tráfico de plazas.

Durante varias horas, empleados y usuarios del Hospital pudieron enterarse, según la manta colocada que el dirigente sindical había entregado una plaza a su sobrina y dos más a parientes de integrantes de su comité.

“Las bases son para los trabajadores, no para lucrar” acusaban además de exigir un proceso honesto y transparente en la asignación de las plazas; por si fuera poco, los trabajadores que colocaron el mensaje también expusieron la desconfianza hacia su dirigente por lo que pidieron la intervención de representantes del sindicato nacional.

Al inicio de este 2019, el dirigente Alejandro de la Cruz Solís Campos, arreció una adelantada campaña para buscar su reelección en el cargo y seguir medrando 3 años más con los beneficios y las cuotas sindicales, de las cuales hasta ahora no ha dado cuentas claras.

La suerte se puso de su lado -aparentemente- cuando en febrero pasado fue designado Alfredo Medina Ocampo como nuevo director del Hraepy en sustitución de su archienemigo Rafael Antonio Barreda Zoreda.

Sin embargo, al hacerse pública la designación del urólogo Medina Ocampo, fue el dirigente del partido Movimiento de Regeneración Nacional en Yucatán (Morena) Mario Mex Albornoz quien salió a cuestionar el nombramiento.

Lo anterior dijo porque además de ser un connotado panista cuyos ideales se contraponían a los de la cuarta transformación y así lo expresaba abiertamente el médico incluso haciendo mofa del presidente de la república, carecía del perfil adecuado para ocupar un espacio dentro del sector salud donde la atención de la salud de la gente de bajos recursos es un tema sensible.

Solo pasaron dos meses para que empezaran a brotar los señalamientos contra el nuevo director hospitalario en el sentido de exigir el diezmo en las licitaciones para el Hospital y traficar con las plazas al mismo estilo de Alejandro Solís Campos.

Medina Ocampo halló en el líder sindical Solís Campos a un aliado para ahora juntos seguir con los malos manejos dentro de la institución hospitalaria, haciendo crecer aún más la molestia de la clase trabajadora.

Luego de toda esta  larga cadenas de vicios, trampas y trinquetes en el interior del Hospital Regional de Alta Especialidad la plantilla trabajadora logró desbancar a Solís Campos el fin de semana pasado, al darle el voto mayoritario a Adriana Marín Marrufo, como nueva  Secretaria General con 572 votos, mientras que Solís Campos, quien buscaba su reelección apenas logró 386 sufragios.

La petición generalizada para la nueva dirigente de la Secretaria General del Sindicato de Salud Sección 100, va en el sentido de investigar a fondo los posibles actos de corrupción y nepotismo que habría cometido Solís Campos al frente de la sección sindical primero solo y últimamente en contubernio con el director del hospital.

Dale clic en la estrella de Google News y síguenos

“Ha habido atropellos a nuestros derechos como sindicalizados, nadie nos defendía, ni protegía, nuestras cuotas sindicales no valían”, expresó Marín Marrufo durante los días previos a la jornada electiva.

En el procesos de elección participaron al menos un 70 por ciento de la plantilla laboral sindicalizada estimada en alrededor de 1,200 trabajadores de diversas áreas del Hospital de Yucatán; el periodo para el que se votó comprende del 2019 al 2022.

Temas

Comentarios