Secciones
Seguridad e incentivos fiscales, motores del progreso en Yucatán
Yucatán

Seguridad e incentivos fiscales, motores del progreso en Yucatán

En momentos de crisis siempre hay oportunidades de negocio; el reto es abatir la pobreza extrema llevando las inversiones al interior del Estado.  
 

por LaVerdad

Seguridad e incentivos fiscales, motores del progreso en Yucatán

Seguridad e incentivos fiscales, motores del progreso en Yucatán

La aportación a la comunidad libanesa en el desarrollo económico del estado ha sido determinante al aprovechar las oportunidades y crear negocios que generan desde siete hasta 15 mil empleos formales en más de 10 segmentos productivos que incluyen los sectores, primario, secundario y terciario, revela en exclusiva el presidente del Club Libanés en Yucatán, Sergio Asís Abraham Rodríguez.   


Podemos citar dos que son trascendentales en el aspecto social y económico. En el primer caso, nos referimos a la familia; cultivamos los valores que nos heredaron nuestros antepasados, cuidar a la familia y ver que todo gire en torno a este núcleo tan importante de la sociedad es lo más sagrado. En el aspecto económico, basta señalar que a nivel nacional de todos los emigrados el 5% son libaneses, pero representan el 50% de las contribuciones de la población inmigrada de distintos países. A nivel nacional somos 600 mil los libaneses y descendientes de libaneses. Para una población de 120 millones quizá no sea un número significativo. 

Seguridad e incentivos fiscales, motores del progreso en Yucatán


Hay grandes figuras, Carlos Slim es el número uno en generar riqueza y empleos, por ahí podemos medir un poco la aportación de la comunidad.


El compromiso de los libaneses es con el Estado, independientemente del partido en el poder. En las últimas dos administraciones hemos tenido muy buenas relaciones y apoyos, al grado que se dice en el resto del país y en otras naciones que los yucatecos debemos estar orgullosos porque se han hecho bien las cosas. 


Desde hace uno o dos sexenios, el tema de la seguridad es el imán que atrae a las inversiones. 


Bueno, lo dijo el gobernador, tenemos pobreza extrema en el interior porque la actividad económica se concentra en Mérida y de los 106 municipios el 80% está conglomerado en la capital; esto hace que existan muchas zona de inestabilidad en gran parte del estado, por eso es importante que la inversión que llegue pueda distribuirse al interior del estado y si se dan las condiciones podemos mejorar el nivel de vida de muchos yucatecos. 

Seguridad e incentivos fiscales, motores del progreso en Yucatán


Sí, definitivamente porque son quienes generan los empleos. El incentivo que ofrece el gobernador Mauricio Vila a los inversionistas del sector turístico es una gran pieza en el motor económico, tenemos mucho potencial y se ha venido trabajando fuerte. Muestra de ello es que hoy se acaba de confirmar que Mérida será la sede del tianguis turístico en su edición 2020, lo cual volteará la mirada del mundo hacia el Estado. 


Tenemos una apertura absoluta, cada quien desde sus diferentes trincheras, estamos en sectores primarios,  secundarios y terciarios. Siempre estaremos en pro de la inversión para el crecimiento del estado, en cualquiera de los sectores. 


Todos los libaneses de Yucatán están invitados a pertenecer al club, activos y pasivos. Los activos son socios, están inscritos y participan en los eventos que organizamos; los pasivos son accionistas del club,  pueden o no ser socios, pero nos acompañan en los eventos. El cónsul, Ricardo Dájer Nahum está preparando un libro que se llamará “Fundadores”, abarca la península de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. 


Con un gran potencial, porque habrá nuevas generaciones de empresarios. Aquí permíteme recordar cómo ha sido la evolución.  Los primeros migrantes llegaron a finales de 1879; la puerta de entrada fueron los puertos de Veracruz, Tampico y Progreso, en el año 1879. 


Tenemos claras cuatro etapas de la comunidad libanesa en Yucatán. La primera fue “La etapa formativa”, así le llamamos, el periodo es de 1879 a 1930. En ese entonces comenzó un modelo de negocio que se encontraba vacío, fue el comercio de tela bajo un sistema de ventas por abonos. Es así como empezamos a apoyar la economía de Yucatán en este nicho de negocio que no existía.  


La segunda etapa se llama consolidación y va desde 1930 hasta 1950. Aquí se da el crecimiento pleno de la primera generación, empieza el nacimiento de la segunda generación y hay identidad y solidaridad.


La tercera etapa es de 1950 a 1990 y es conocida como la etapa de la integración, porque es donde ya se dan los matrimonios mixtos de libaneses con mexicanos, con yucatecos, y es algo natural. En este momento ya hay segundas y terceras generaciones con apellidos de libaneses y mixtos, y se amplía el horizonte de la comunidad. 


La última etapa que es de 1990 a la fecha  2019 es la etapa de la asimilación. Aquí los descendientes de libaneses reconocemos y agradecemos la oportunidad de tener los valores de la comunidad libanesa y yucateca; es una mezcla de culturas de todo lo bueno de ambas comunidades. 


Hay familias que generan desde siete hasta 15, 000 empleos, estamos hablando de trabajos directos pero indirectos se multiplican al triple y eso es importante no solo en la Península. Estamos presentes en giros comerciales muy importantes como la hotelería,  el comercio, tiendas departamentales, supermercados,  telas, plásticos, muchas áreas del sector comercio y servicios, también servicios financieros, casas de cambio, en la manufactura, en la construcción, el sector restaurantero. 


En el sector comercio y textil se le está dando un valor agregado a las telas, utilizando la mano de obra muy especializada de los yucatecos.

Temas

Comentarios