Secciones
Robo de arte sacro en Yucatán, un delito impune
Yucatán

Robo de arte sacro en Yucatán, un delito impune

El arte sacro de Yucatán, es reflejo de historia, cultura y fe del pueblo. La Virgen de Izamal es considerada una de las más antiguas, data de principios de la época colonial, aproximadamente del Siglo XVII

por LaVerdad

Robo de arte sacro en Yucatán, un delito impune

Robo de arte sacro en Yucatán, un delito impune

El robo de arte sacro en el país no es tan frecuente, pero se da porque existe un mercado negro. Puebla es el estado con mayor incidencia en este delito, seguido por Tlaxcala, Estado de México, San Luis Potosí, Hidalgo, Guanajuato, Zacatecas, Morelos y Jalisco. Aunque Yucatán no figura en los primeros lugares, tampoco está exento en este tipo de delitos,  comentó el Pbro. Jorge Martínez Ruz, vocero de la Arquidiócesis de Yucatán

Pese a que México es el segundo país con mayor número de católicos del mundo, ocupa el primer lugar de hurtos de ese tipo en América Latina. Según datos de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX en los últimos 15 años se han registrado al menos 250 robos de piezas de valor histórico dentro de los templos católicos.

El 42% de los robos a templos son cometidos por grupos organizados que se dedican al tráfico internacional de piezas de arte y lamentablemente, operan con absoluta impunidad en México.

México ocupa el primer lugar de robos en arte sacro en América Latina

También en años pasados, en la Cámara de Diputados, los legisladores solicitaron a la Procuraduría General de la República crear un organismo especializado en investigar este ilícito, debido a que en los últimos 12 años se ha reportado la desaparición de alrededor de mil piezas de templos católicos, de las cuales el 80% es arte sacro, y de las que sólo el 10% se ha logrado recuperar.

De acuerdo al INAH, se calcula que en México hay más de 19 mil espacios religiosos, todos ellos construidos antes de la Independencia, en donde se localiza la mayor parte del acervo cultural de los siglos XVII y XVIII que arrojan una existencia de más de 4 millones y medio de piezas; sin embargo, sólo se tiene registrado 1.5% de esas existencias.

Comisión de arte sacro en Yucatán

Caminar y admirar las Iglesias de Yucatán, así como sus piezas sacras, es dar un recorrido por la historia y cultura del pueblo yucateco, comentó el Pbro. Jorge Martínez Ruz, vocero de la Arquidiócesis de Yucatán, a Grupo Editorial La Verdad.

“La arquidiócesis tiene una comisión de Arte Sacro, y esta vela por el resguardo de las obras y que las piezas sean custodiadas como debe ser; el Padre Oscar Cetina Vega es el encargado de esta área y él tiene un equipo de asistente que lo apoyan y que trabajan en conjunto por cualquier necesidad que surja”.

Asimismo, indicó que también ellos tratan directo con el Instituto Nacional de Arquitectura e Historia, porque muchas de esas obras son  antiguas, sobre  todo los edificios que tienen un valor histórico y arquitectónico.

En la Iglesia de Conkal existe un Museo Sacro en donde se pueden admirar muchas obras de valor, pero es de destacar que en las iglesias del interior del estado, como Izamal, Maní y Valladolid, se pueden apreciar retablos y pinturas de gran valor histórico y cultural de Yucatán.

Por su parte, el Pbro. Óscar Cetina Vega, rector de la Iglesia Catedral de Mérida dijo: “como Comisión formamos parte de la comisión de liturgia, somos un apartado. Porque la Comisión de Liturgia tiene: música, arte sacro, santuarios”.

Para llevar a cabo esta obra “tenemos varios departamentos: el de coordinación, el de dirección técnica, el de proyectos, el de construcción, el de diseño estructural, el de archivo histórico, museos eclesiásticos, de cultura y difusión, jurídico, y el de restauración. Este último vela por los retablos, las imágenes, lo que es el arte sagrado en cuanto a bienes inmuebles”.

Por otra parte, el Pbro. Cetina Vega explicó que en Yucatán existen más de 300 Iglesias con un valor histórico, cultural, arquitectónico y religioso; como la de Izamal, Maní, Oxcutzcab, y la propia Iglesia Catedral de Mérida.

“Hay retablos muy interesantes y con gran valor, como los de Izamal y los de Maní. Y también las imágenes de los Santos Patronos, son dos cosas muy sentidas, muy queridas, muy cuidadas. Y entre estos últimos, a la Virgen de Izamal se le puede considerar de las más antiguas, es de principios de la época colonial, aproximadamente del Siglo XVII”.

La Santa Catedral de Mérida es una de las joyas arquitectónicas con más valor histórico, ya que fue concluida en 1598. “Y la Virgen de Yucatán, que ahí se encuentra, es muy venerada y muy querida. También está la Iglesia de Valladolid, que tiene una presencia muy importante en el oriente del Estado. Y hay otras Iglesias grandes y hermosas como la de Hunucmá, la de Peto”.

Por otra parte, el rector de la Santa Catedral de Mérida explicó que si bien en Yucatán no es común que se robe arte sacro: “de manera aislada nos hemos enterado (de estos hechos); hace algunos años fue hurtada una imagen de San José aquí en Santa Lucia. Nosotros por ley cuando nos enteramos de este tipo de robos, notificamos al Ministerio Público Federal.

En 2014 los pobladores del municipio maya de Hocabá esperaban el llamado a la tradicional misa en el templo católico de San Cristóbal, pero se quedaron esperando el repicar de las campanas, porque fueron robadas.

En la iglesia de San Francisco, de la misma comunidad de Hocabá, también desapareció la antigua campana. Un rayo la resquebrajó y fue bajada para su reparación.

En Mérida, la popular iglesia de Monjas –cuyo nombre oficial es Templo expiatorio de Nuestra Señora de la Consolación– también fue objeto del robo de una réplica de la Virgen María del siglo XIX. Casi a la par, continuaron los hurtos en sedes católicas rurales.

Los ladrones se han apoderado lo mismo de campanillas de oro que adornaban estatuillas de imágenes, que prendas de ropa y otras imágenes que, por su antigüedad, son objetos muy preciados.

De 2013 a la fecha, el robo de arte sacro en Yucatán, principalmente en iglesias o capillas católicas de zonas mayas del estado, se ha incrementado, según denuncias presentadas ante el Ministerio Público.

Desde 2013, responsables de sitios católicos han presentado alrededor de cien quejas, y sólo un caso se ha resuelto: La devolución de un rosario de oro. El ladrón sólo recibió una pena corporal de seis meses y salió en libertad.

El saqueo en Hocabá, el colmo

El mayor hurto sucedió en Hocabá, en 2014 los pobladores de ese municipio se sorprendieron al descubrir que las tres campanas de la vetusta iglesia de San Cristóbal no repicaran llamando a la misa matutina.

La iglesia de Hocabá, según el Catálogo de construcciones religiosas de Yucatán, fue edificada en el siglo XVII y sus tres campanas eran de bronce con otros metales, pero también forjadas en los años de 1600.

Temas

Comentarios

Te puede interesar