Yucatán

Prepotencia y corrupción en Cobay Xoclán de Mérida

Prepotencia y corrupción en Cobay Xoclán de Mérida

Directora lleva 11 años al frente de manera poco clara; docentes y administrativos con excelente preparación se quejan de ser desplazados de la noche a la mañana; exigen auditoría de plazas y de la cafetería

Por La Verdad

08/10/2018 07:29

Los Colegios de Bachilleres de Yucatán (Cobay) están inmersos en numerosas irregularidades, pero que tradicionalmente no trascienden.

Maestros se quejan de que lograron calificaciones destacadas en el examen docente, pero no se vio reflejado en plazas o mejoras en cuanto a los méritos logrados en la prueba.

Personal del plantel Xoclán señalan a la cirujana dentista, Gloria Elena Montero, quien es directora desde hace 11 años en esa escuela, de impedir el ascenso de maestros con buenas calificaciones en la evaluación docente.

Aseguran que lo mismo pasa con el personal administrativo que desde hace años están en lista de espera, con buenas calificaciones, son “rebasados” inexplicablemente por personas que muchas veces no conocen, pero que por miedo a lo que señalan es un estado de totalitarismo, no se atreven a seguir denunciando.

“Están bien identificados sus colaboradores (de la directora), como la administrativa Teresa Martínez, quien al principio lo hacía discretamente, pero luego descaradamente empezó a tomar fotografías al personal como una especie de presión”, externan molestos.

Indican que por estatuto un director no debe durar más de ocho años en el cargo, pero la profesional lleva 11, amparada, según indican los quejosos, en que su esposo fue “asesor” en las dos últimas administraciones estatales.

Acusan a la directora de enrarecer el ambiente y dividir al personal en aras, algunos, de mantener su trabajo y privilegios. Indican que los principales protagonismos de esta prepotencia son el profesor Luis Santamaría y la administrativa Teresa Martínez.

Ignorados por la autoridad

Maestros afectados aseguran que muchos de sus compañeros acudieron a la dirección general del Cobay, con el entonces titular, Porfirio Trejo Zozaya, ex encargado del Instituto del Deporte de Yucatán y ex alcalde de Progreso, a externar las irregularidades, incluso por escrito, pero nunca pasó a más y hubo represalias.

Esos escritos solamente llegaban a manos de la directora académica, Karime Ávila Rosado, dicen los afectados, y ella decidía junto con la directora del plantel Xoclán a quiénes se le asignaba más horas frente a salón.

Señalan a Erik Bobadilla Cervantes, quien es abogado, con base en dirección general, quien les decía que no cumplían con el perfil, por lo que exigen una auditoría de plazas y horas asignadas a los maestros, “para ver que en realidad cumplan con el famoso perfil”.

Acusan que otra mina de oro en Xoclán es la cafetería, la cual controla completamente la directora y piden que rinda informe sobre las ganancias que ingresan a diario, así como los “negocios” con proveedores y sospechan de moches hacia los directores generales anteriores.

Indican que no saben de venta de plazas, sino que son asignadas como pago de facturas políticas y electorales.

Piden al nuevo supersecretario Joaquín Díaz Mena recordar su promesa de campaña de la homologación de los salarios docentes, “pues en el Cobay son los peores pagados”, se quejaron.

Revelan corrupción

Ex alumnos señalan que se han encubierto redes de corrupción, en la que profesores venden exámenes y manipulan y acosan a estudiantes de ambos sexos durante fiestas organizadas ex profeso, en la que participaban más profesores del turno vespertino.

Solamente a uno recuerdan que se le sancionó con su baja ante la solidez de las acusaciones por acoso a muchachos.

Por último, los quejosos piden a las nuevas autoridades que investiguen a la directora del plantel Xoclán y la legalidad de su permanencia, así como un freno a la prepotencia y división que priva al interior del plantel, pues, aseguran, “estamos cansados de ser humillados”.

Temas

Últimas noticias