Secciones
Piden perdón antes de noche buena en Yucatán
Yucatán

Piden perdón antes de noche buena en Yucatán

Habitantes de Yucatán realizan larga fila en la Catedral de la ciudad de Mérida para confesarse y llegar sin culpas y pecados a la cena de noche buena.

por LaVerdad

Piden perdón antes de noche buena en Yucatán

Piden perdón antes de noche buena en Yucatán

A pocas horas de la cena de noche buena cientos de yucatecos ya forman larga fila en la Catedral de la ciudad de Mérida para poder confesarse,
comulgar en la misa de esta noche y poder llegar sin culpas y pecados a la cena de noche buena.
 

La fila se ha prolongado hasta la vuelta de la Catedral en la cual se aprecia a personas de diferente edades, quienes esperan a que los sacerdotes de Yucatán puedan hablar con ellos y absorberles sus pecados.

Como cada año y buenos mexicanos que dejan todo para el último momento, los católicos esperan serenamente en la fila que se ha formado a las puertas de ese recinto religioso.

Por su parte, el arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega emitió el siguiente mensaje en el cuarto domingo del santo tiempo del Adviento "es importante no dejar de lado el verdadero significado de estas celebraciones".

"Ahora mucha gente está corriendo para hacer las últimas compras navideñas y muchas señoras lo hacen para preparar la cena de Noche Buena. Ojalá que mientras hacemos todo eso, no perdamos el gozo de la Navidad; si vamos a regalar, lo hagamos con gozo pensando en la alegría que vamos a provocar a otros al manifestarles nuestro amor", refirió.

Asimismo expresó, "Tengamos presente que el mejor regalo eres tú mismo, cada uno de nosotros; que Cristo vino a darse a sí mismo, como el mejor de todos los regalos para la humanidad y para cada persona. Todo lo que tenemos nos viene de él, nada de cuanto tenemos se compara con él mismo".

Hoy el profeta Miqueas en la primera lectura nos presenta el anuncio del lugar donde provendrá el Mesías: “De ti, Belén de Efrata, pequeña entre las aldeas de Judá, saldrá el jefe de Israel” (Miq 5, 1). Las grandes ciudades brindan diversas ofertas para el desarrollo integral de las personas, pero no todos saben aprovechar esas oportunidades, ya que no buscan el desarrollo integral, sino solamente el material. Todos somos testigos por la historia de que muchos de los grandes personajes no provienen de grandes ciudades, sino de los más pequeños poblados.

No es la ciudad la que te hace grande, sino que tú puedes engrandecer tu terruño con una vida llena de realización personal y de servicio a la comunidad. No nos avergoncemos pues, nunca de nuestro origen. El Hijo de Dios hubiera nacido en el humilde poblado de Nazaret, sin embargo vino a nacer en una aldea menor en importancia.

Esperemos que nuestras autoridades, tanto federales como estatales, puedan acercar a todos nuestros municipios y comisarías, las oportunidades que todos necesitan para la salud, el estudio, el trabajo, así como todo lo que implica el desarrollo humano integral. Que Dios guíe y fortalezca a nuestras autoridades para conseguir este objetivo, y que todos podamos contribuir para el bien de cada pequeño poblado...

Aquí les dejamos el mensaje completo:

http://arquidiocesisdeyucatan.org.mx/homilias/homilia-arzobispo-de-yucatan-iv-domingo-del-tiempo-de-adviento-ciclo-c/

Temas

Comentarios