Secciones
PRI Yucatán, sin poder y sin credibilidad
Yucatán

PRI Yucatán, sin poder y sin credibilidad

El tricolor yucateco sufre falta de liderazgo; carece de credibilidad, antipatía y financiamiento está en quiebra. Busca renovarse nombrando a 250 consejeros.

por LaVerdad

PRI Yucatán, sin poder y sin credibilidad

PRI Yucatán, sin poder y sin credibilidad

A ciento once días de que el PAN triunfara sobre el PRI, hoy 20 de enero el priismo yucateco formalmente sale a la luz para la toma de protesta del Consejo Político Estatal del tricolor con 250 consejeros.

La abrumadora votación que se registró el domingo 1 de julio de 2018 y que dio el triunfo en la nación a Andrés Manuel López Obrador, mientras que en Yucatán sacó al PRI del Palacio de Gobierno para dar paso nuevamente a un gobierno del PAN representó no solo la pulverización del PRI yucateco, sino que dejó a este partido sin poder y en una enorme crisis de credibilidad que ya se padecía en otras entidades y que acabó por llegar a la península con la fuerza devastadora de un tsunami.

El golpe acá se llamó PAN pero mucho tuvo que ver la falta de credibilidad de los candidatos del tricolor, la forma caciquil de gobernar las comunas en el interior, la desatención a añejos problemas como el despojo de tierras y la contaminación a los mantos de agua.

PRI Yucatán, sin poder y sin credibilidad

Inmerso en la peor crisis de su historia, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Yucatán podría con una unidad real y verdadera, resurgir de entre las cenizas en esta oportunidad que se presenta con la conformación de su Consejo, una de las primeras acciones en la reorganización para continuar de frente con miras a las elecciones intermedias del 2021.

Acostumbrado al dispendio, con gobiernos que habían sido aliados a la hora de financiar a sus candidatos, el PRI Yucatán enfrenta uno de sus desafíos más graves: el escaso financiamiento; los votos obtenidos en la última jornada electoral apenas alcanzan para que el PRI obtenga un presupuesto de alrededor de 25 millones de pesos para 2019; una bagatela si se revisan los gastos onerosos realizados en otras circunstancias pero sobre todo en tiempos de campaña.

Pero si el aspecto económico no es suficiente, tampoco lo es el aspecto de la “rentabilidad”, tal como mencionó recientemente la ex gobernadora priista de Yucatán Ivonne Ortega Pacheco, quien en una publicación en redes sociales, realiza una encuesta para intentar obtener propuestas que le permitan resolver la crisis de rentabilidad que su instituto político atraviesa.

PRI Yucatán, sin poder y sin credibilidad

Desde la perspectiva de mercadotecnia, para los propios priistas ya no es rentable el PRI por la falta de credibilidad; podría si tuviera “las carretadas de dinero” tratar de comprarse una nueva imagen, pero la ciudadanía en general y la propia militancia ya no creen, es echar los esfuerzos y los recursos a un barril sin fondo.

En medio de este panorama, la ex gobernadora yucateca regresa a Yucatán teniendo únicamente a uno de sus alfiles Felipe Cervera, al frente de un Congreso que no encuentra la cohesión ni en los asuntos más polémicos.

Aun con 10 diputados tricolores en el Congreso mandan todos y nadie obedece, convirtiéndose hoy por hoy en uno de los poderes más frágiles tanto hacia adentro como externamente. Felipe Cervera, ligado al grupo ivonista es tan solo una figura decorativa en la actual legislatura.

Las aguas del PRI se movieron la semana pasada con la presencia de la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, la Comisión de Procesos Internos del Comité Directivo Estatal del PRI recibió la planilla única de “unidad” para integrar el Consejo Político de este instituto, el cual a decir verdad, no tiene presidente “oficial” desde la partida de Carlos Pavón quien tenía a su cargo el periodo que terminaba en el mes de diciembre de 2017, el cual fue “relevado” de manera “interina” por Carlos Sobrino Argáez.

Sin embargo, a decir de los militantes, luego de la reaparición de la ex mandataria las aguas del partido se “tranquilizaron” pero solo por los pasillos de la antigua Casa del Pueblo ya que se sabe que por fuera se realizan reuniones para designar al próximo dirigente del partido; figura que será quien reestructure y rescate a este instituto que está hundido en desconfianza y nula credibilidad por parte de la sociedad.

A decir de las bases hasta ahora “en la sede del tricolor no se paran ni las moscas”.

El ex gobernador Rolando Zapata Bello, ocupado más en defender su mandato de las acusaciones de malversación de recursos públicos, no estuvo presente en este evento y sabe que no es aceptado por muchos de los que ahí están pues es quien entregó el Gobierno.

Muestra de la falta de unidad, de la unidad de mentiras que hay en el PRI Yucatán es luego que fueron interpuestas las 31 denuncias contra la administración rolandista, ni uno solo de sus ex colaboradores, ni uno solo de los cuadros distinguidos del PRI ha arropado al ex gobernante, no han salido al menos a dar su posición en las investigaciones que ya se iniciaron.

Se sabe que entre los nombres que suenan para relevar a Carlos Sobrino están Pablo Gamboa Miner, ex diputado federal; Walter Salazar Cano, ex secretario de Desarrollo Social; Panchito Torres, dirigente del PRI Mérida; Antonio Homá Serrano, ex diputado local y gente muy cercana a Ivonne Ortega Pacheco y Luis Borjas Romero, ex titular de la extinta secretaria de la Juventud y actual diputado en el Congreso Local, a quien recientemente se le ha visto muy de cerca del actual gobernador de Yucatán. Lo cierto es que el grupo ivonista empuja fuerte por apoderarse de lo que queda del PRI yucateco.

Temas

Comentarios