Secciones
Yucatán

Obispo acepta nueva misión

por La Verdad

Monseñor Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz buscará consolidar formación sacerdotal y enseñanza de la Palabra de Dios

Redacción Web/Diario La Verdad MÉRIDA.- Con el compromiso de fortalecer vocaciones, preparar mejores sacerdotes y enseñarle a los yucatecos más acerca de Dios, ayer fue consagrado nuevo Arzobispo Auxiliar de la Diócesis de Yucatán monseñor Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz. En ceremonia efectuada en el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI, a la que asistieron más de siete mil personas, 14 Obispos y 247 sacerdotes, así como autoridades estatales y municipales, el Nuncio Apostólico del Vaticano, Franco Coppola, destacó que ‘la Iglesia atraviesa por una crisis de sacerdotes, debido a que pareciera que todos hablamos distintos idiomas, y ello ocurre hasta al interior de las familias, por lo que ‘es necesario comenzar a trabajar para tener jóvenes fuertes en la fe de Dios’. SU PRIMERA LECTURA En su mensaje de ordenación, el Arzobispo Auxiliar recordó su primera lectura. ‘Hoy recuerdo muy bien la primera lectura de mi cantamisa en mi pueblo, la Colonia Yucatán. Escogí el texto de Jeremías 18, ‘las manos del alfarero’, para decirle a Dios: ¡Haz de mí lo que quieras! Desde entonces han pasado treinta años y hoy, como obispo, le digo de nuevo al Señor: ‘¡Haz de mí lo que quieras!’ Posteriormente realizó varios agradecimientos. ‘Al Excelentísimo Señor Nuncio Apostólico, don Franco Coppola; Señor Arzobispo, don Gustavo Rodríguez Vega; Señor Arzobispo Emérito don Emilio Carlos Berlie Belaunzarán; hermanos en el Episcopado, hermanos sacerdotes, hermanos religiosos y religiosas; saludo con afecto a los sacerdotes participantes del ‘Curso Latinoamericano para Formadores de Seminarios, Pueblo’ santo de Yucatán: ‘¡Aquí estoy para hacer la voluntad de Dios!’, señaló Se dirigió al Nuncio, Franco Coppola: ‘Gracias por acompañarme en este día tan especial de mi vida, gracias por sus palabras, serán parte de mi proyecto de vida episcopal’. ‘Le pido que le haga llegar a Su Santidad mi agradecimiento por esta inmerecida elección. Dígale que -gustosamente- he subido a la barca de Pedro y me he unido a los sucesores de los Apóstoles; que he tomado el remo para ayudar a seguir avanzando mar adentro; que admiro en él su fortaleza de fe para seguir dirigiendo la barca de la Iglesia, no obstante los vientos contrarios y que hoy me comprometo a estar atento a sus indicaciones, para llegar con él y con toda la Iglesia, salvos a la otra orilla’. Al Arzobispo don Gustavo Rodríguez Vega le dijo: ‘Gracias por su confianza. Le reitero mi disposición como Obispo Auxiliar a trabajar en plena comunión y sintonía, para así contribuir a lo que por su naturaleza, debe ser cada obispo: ‘principio de unidad”. Gracias por sus manifestaciones de afecto y apoyo a mi persona. Una de las cosas que reflexioné en mis ejercicios espirituales es que había que desaprender para aprender. En ustedes encontraré verdaderas lecciones para aprender a ser un buen obispo.  El directorio para el ministerio de los obispos dice que: Entrar en la sucesión de los apóstoles, significa entrar en la batalla a favor del Evangelio. Cuenten conmigo para seguir dando una buena batalla a favor de la Buena Nueva. Gracias por su presencia y agradezco a todos los que, no pudiendo estar presentes, se comunicaron conmigo para ofrecerme su apoyo espiritual’, indicó a los Hermanos Episcopales. El nuevo dirigente de la Iglesia se dio tiempo para recalcar que: ‘Somos caminantes del Mayab, contempladores de nuestra maravillosa tierra que vemos arder de tarde las alas de Xtacay, que oímos el canto triste de la paloma azul y el grito tembloroso del pájaro ‘Pujuy’ y se comprometió a compartir ‘no solo el fecundo ministerio de ustedes, sino la misma vida y vocación que hemos recibido hasta que Cristo se forme en nosotros. De este modo seremos mediadores del llamado que Dios hace a muchos jóvenes a la vocación sacerdotal’. El Arzobispo Auxiliar se dio tiempo para dirigir un mensaje en maya, antes de recordar sus experiencias a lo largo de 30 años en Panabá, el Seminario, en la Villa de Guadalupe, en Conkal y en Mérida, en San Cristóba, Santa María de Goretti y la Sagrada Familia. Se despidió con: ¡Respondámosle al Señor! ¡Trabajemos juntos para madurar y fortalecer nuestra fe! Antes de la ceremonia monseñor Mena Díaz se reunió con el gobernador Rolando Zapata Bello, su esposa y presidente honoraria del DIF Yucatán, Sarita Blancarte de Zapata, y el alcalde de Mérida. NUMERALIAS 7,000 mil feligreses asistieron 14 obispos 247 sacerdotes FRASE ‘Vengo a ocupar la barca de la Iglesia no obstante los vientos contrarios’. Mons. Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz, Arzobispo Auxiliar.

Comentarios

Te puede interesar