Secciones
Mujeres mayas alzan la voz frente al Congreso de Yucatán
Yucatán

Mujeres mayas alzan la voz frente al Congreso de Yucatán

Lamentaron que a 15 días de entregar un documento, las legisladoras no hayan emitido algún posicionamiento sobre sus demandas para frenar la violencia de género

por Jesús ArmandoCámara Ríos

Mujeres mayas alzan la voz frente al Congreso de Yucatán

Mujeres mayas alzan la voz frente al Congreso de Yucatán

Ante lo que señalaron como un “silencio” y “falta de interés” de parte de las diputadas de la LXIII Legislatura, para escuchar la palabra y las demandas de las mujeres mayas de Yucatán, los colectivos Chuun’taan e Indignación llevaron a cabo una manifestación a las afueras del Congreso del Estado.

Las manifestantes llegaron al recinto del Poder Legislativo poco antes de las 11:00 horas y se plantaron sobre las escalinatas, donde desplegaron las banderas mayas con colores rojo, nego, blanco y amarillo, así como pancartas en las que se leía “En mi pueblo manda el pueblo”, “Somos hartas las hartas” y “Ya volvimos”.

La intención de la movilización fue entregar a las legisladoras yucatecas, una carta en donde expresan la violencia que se vive en Yucatán, sin embargo, al intentar ingresar al edificio el personal del Congreso les impidió el acceso y señaló que el documento tendría que ser recibido a través de la Oficialía de Partes.

No hubo respuesta

Mujeres mayas alzan la voz frente al Congreso de Yucatán Jesús Cámara Ante lo que señalaron como un “silencio” y “falta de interés” de parte de las diputadas de la LXIII Legislatura, para escuchar la palabra y las demandas de las mujeres mayas de Yucatán, los colectivos Chuun’taan e Indignación llevaron a cabo una manifestación a las afueras del Congreso del Estado. Las manifestantes llegaron al recinto del Poder Legislativo poco antes de las 11:00 horas y se plantaron sobre las escalinatas, donde desplegaron las banderas mayas con colores rojo, nego, blanco y amarillo, así como pancartas en las que se leía “En mi pueblo manda el pueblo”, “Somos hartas las hartas” y “Ya volvimos”. La intención de la movilización fue entregar a las legisladoras yucatecas, una carta en donde expresan la violencia que se vive en Yucatán, sin embargo, al intentar ingresar al edificio el personal del Congreso les impidió el acceso y señaló que el documento tendría que ser recibido a través de la Oficialía de Partes. Ante esto, recordaron que el pasado 24 de noviembre acudieron al mismo lugar y realizaron el proceso como marca el protocolo, sin que obtuvieran respuesta o posicionamiento por parte de alguna de las diputadas.  “Somos las mujeres mayas del Chuunt’aan que antes les hemos mandado cartas, firmas, hasta hemos venido a sus oficinas. Ahora venimos solas. Hace mucho tiempo que nosotras estamos dándole al tsikbal para encontrar el modo de cambiar las cosas”, expresó Silvia Chalé, a las afueras del Congreso. La manifestante expresó que cada ley, cada presupuesto y cada plan de desarrollo que se aprueba desde el recinto legislativo, amenaza el derecho de los pueblos indígenas a la Libre Determinación. “Nosotras como mayas estamos viendo que así como ustedes que no son mayas, encontraron que eso que se llama patriarcado es un grandísimo y eterno problema, y que los hombres que mandan en los Estados nada más ni lo entienden”, añadió la representante del Chuunt’aan. Silvia Chale recalcó que las mujeres que viven violencia en los pueblos están peor ahora, ya que anteriormente en los casos de violencia machista, se hacía justicia en el pueblo “a nuestro modo, en nuestra lengua y de acuerdo con sus usos y costumbres. “Esa gente de la ciudad que poco sabe, pero que creen que lo saben todo, dijeron que nuestra justicia no sirve y para ir a Mérida a que nos discriminen, mejor no vamos”, añadió. Los manifestantes lamentaron que a 15 días de haber asistido a entregar el documento con sus demandas, no ha habido ningún comentario acerca de las leyes que consideran como “racistas” y señalaron que en los pueblos de Yucatán “no existe” una vida libre de violencia, pues tan solo en 2021 ocho mujeres fueron asesinadas con violencia, aunque solo se tipificaron cuatro feminicidios. “¿Con qué cara nos piden que confiemos en su sistema de justicia? ¿con qué cara nos afirman que nuestro sistema de justicia no funciona y el de ustedes sí?”, cuestionó. De igual forma, aprovecharon la ocasión para pedir la liberación de una mujer de nombre Zelina, recluida en la penitenciaría de Tekax, así como la libertad para todas las mujeres, acusadas de homicidio en razón de parentesco por haber tenido un aborto involuntario, así como la derogación de todas las normas que criminalicen el derecho a las mujeres, a decidir sobre su propio cuerto.
Las manifestantes indicaron que Yucatán no es un Estado seguro para las mujeres

Ante esto, recordaron que el pasado 24 de noviembre acudieron al mismo lugar y realizaron el proceso como marca el protocolo, sin que obtuvieran respuesta o posicionamiento por parte de alguna de las diputadas.

 “Somos las mujeres mayas del Chuunt’aan que antes les hemos mandado cartas, firmas, hasta hemos venido a sus oficinas. Ahora venimos solas. Hace mucho tiempo que nosotras estamos dándole al tsikbal para encontrar el modo de cambiar las cosas”, expresó Silvia Chalé, a las afueras del Congreso.

La manifestante expresó que cada ley, cada presupuesto y cada plan de desarrollo que se aprueba desde el recinto legislativo, amenaza el derecho de los pueblos indígenas a la Libre Determinación.

“Nosotras como mayas estamos viendo que así como ustedes que no son mayas, encontraron que eso que se llama patriarcado es un grandísimo y eterno problema, y que los hombres que mandan en los Estados nada más ni lo entienden”, añadió la representante del Chuunt’aan.

Empeoró situación

Mujeres mayas alzan la voz frente al Congreso de Yucatán Jesús Cámara Ante lo que señalaron como un “silencio” y “falta de interés” de parte de las diputadas de la LXIII Legislatura, para escuchar la palabra y las demandas de las mujeres mayas de Yucatán, los colectivos Chuun’taan e Indignación llevaron a cabo una manifestación a las afueras del Congreso del Estado. Las manifestantes llegaron al recinto del Poder Legislativo poco antes de las 11:00 horas y se plantaron sobre las escalinatas, donde desplegaron las banderas mayas con colores rojo, nego, blanco y amarillo, así como pancartas en las que se leía “En mi pueblo manda el pueblo”, “Somos hartas las hartas” y “Ya volvimos”. La intención de la movilización fue entregar a las legisladoras yucatecas, una carta en donde expresan la violencia que se vive en Yucatán, sin embargo, al intentar ingresar al edificio el personal del Congreso les impidió el acceso y señaló que el documento tendría que ser recibido a través de la Oficialía de Partes. Ante esto, recordaron que el pasado 24 de noviembre acudieron al mismo lugar y realizaron el proceso como marca el protocolo, sin que obtuvieran respuesta o posicionamiento por parte de alguna de las diputadas.  “Somos las mujeres mayas del Chuunt’aan que antes les hemos mandado cartas, firmas, hasta hemos venido a sus oficinas. Ahora venimos solas. Hace mucho tiempo que nosotras estamos dándole al tsikbal para encontrar el modo de cambiar las cosas”, expresó Silvia Chalé, a las afueras del Congreso. La manifestante expresó que cada ley, cada presupuesto y cada plan de desarrollo que se aprueba desde el recinto legislativo, amenaza el derecho de los pueblos indígenas a la Libre Determinación. “Nosotras como mayas estamos viendo que así como ustedes que no son mayas, encontraron que eso que se llama patriarcado es un grandísimo y eterno problema, y que los hombres que mandan en los Estados nada más ni lo entienden”, añadió la representante del Chuunt’aan. Silvia Chale recalcó que las mujeres que viven violencia en los pueblos están peor ahora, ya que anteriormente en los casos de violencia machista, se hacía justicia en el pueblo “a nuestro modo, en nuestra lengua y de acuerdo con sus usos y costumbres. “Esa gente de la ciudad que poco sabe, pero que creen que lo saben todo, dijeron que nuestra justicia no sirve y para ir a Mérida a que nos discriminen, mejor no vamos”, añadió. Los manifestantes lamentaron que a 15 días de haber asistido a entregar el documento con sus demandas, no ha habido ningún comentario acerca de las leyes que consideran como “racistas” y señalaron que en los pueblos de Yucatán “no existe” una vida libre de violencia, pues tan solo en 2021 ocho mujeres fueron asesinadas con violencia, aunque solo se tipificaron cuatro feminicidios. “¿Con qué cara nos piden que confiemos en su sistema de justicia? ¿con qué cara nos afirman que nuestro sistema de justicia no funciona y el de ustedes sí?”, cuestionó. De igual forma, aprovecharon la ocasión para pedir la liberación de una mujer de nombre Zelina, recluida en la penitenciaría de Tekax, así como la libertad para todas las mujeres, acusadas de homicidio en razón de parentesco por haber tenido un aborto involuntario, así como la derogación de todas las normas que criminalicen el derecho a las mujeres, a decidir sobre su propio cuerto.
Reprocharon que las diputadas locales no hayan hecho ningún comentario al respecto

Silvia Chale recalcó que las mujeres que viven violencia en los pueblos están peor ahora, ya que anteriormente en los casos de violencia machista, se hacía justicia en el pueblo “a nuestro modo, en nuestra lengua y de acuerdo con sus usos y costumbres.

“Esa gente de la ciudad que poco sabe, pero que creen que lo saben todo, dijeron que nuestra justicia no sirve y para ir a Mérida a que nos discriminen, mejor no vamos”, añadió.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

Los manifestantes lamentaron que a 15 días de haber asistido a entregar el documento con sus demandas, no ha habido ningún comentario acerca de las leyes que consideran como “racistas” y señalaron que en los pueblos de Yucatán “no existe” una vida libre de violencia, pues tan solo en 2021 ocho mujeres fueron asesinadas con violencia, aunque solo se tipificaron cuatro feminicidios.

“¿Con qué cara nos piden que confiemos en su sistema de justicia? ¿con qué cara nos afirman que nuestro sistema de justicia no funciona y el de ustedes sí?”, cuestionó.

De igual forma, aprovecharon la ocasión para pedir la liberación de una mujer de nombre Zelina, recluida en la penitenciaría de Tekax, así como la libertad para todas las mujeres, acusadas de homicidio en razón de parentesco por haber tenido un aborto involuntario, así como la derogación de todas las normas que criminalicen el derecho a las mujeres, a decidir sobre su propio cuerto.

¡Síguenos en Google News, Facebook y Twitter para mantenerse informado con las noticias de hoy!

Temas

Comentarios