Secciones
Miles de burócratas se encuentran en las calles de Yucatán
Yucatán

Miles de burócratas se encuentran en las calles de Yucatán

La mayoría de los extrabajadores del gobierno estatal han emprendido denuncias por despido injustificado; no se respetaron sus derechos, muchos fueron dados de baja enmedio de un proceso irregular y humillante.

por Rebeca González

Miles de burócratas se encuentran en las calles de Yucatán

Miles de burócratas se encuentran en las calles de Yucatán

La presencia de David Alpizar Carrillo, ex secretario de Desarrollo Económico y ex rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana, en una de las muchas manifestaciones que hicieron a principios de este año, empleados “corridos o renunciados” del actual gobierno de Yucatán, tan solo dio un ejemplo de la forma y del fondo cómo fue aplicada la reingeniería y el pretendido “adelgazamiento” de la abultada burocracia que heredó el ex gobernador Rolando Zapata del PRI, a su sucesor Mauricio Vila del PAN.

“Fue una masacre” diría posteriormente el ex rector, al asegurar que la forma de despedir al grueso de la plantilla de confianza que laboraba en la institución educativa fue la más inadecuada por ilegal, pero del fondo, dijo que las bajas ocurridas no fueron para adelgazar la burocracia sino para colocar en los puestos vacantes a los allegados panistas de la nueva administración.

El desmantelamiento en las rectorías de las universidades estatales no fue la única medida del nuevo gobierno para “bajar la engrosada burocracia”, con el transcurso de las semanas y los meses, la barredora panista pasó por todas las dependencias.

Aunque no existe un recuento formal, son los propios corridos, renunciados o a quienes ya no se les renovó su contrato, quienes estiman que entre empleados de las áreas de Cultura, Educación Salud, Administración, Obras y otras, hasta la fecha han sido dados de baja a por lo menos unos 6 mil trabajadores, entre directores, sub directores, jefes de área, coordinadores, asistentes, secretarias, hasta intendentes, pero todos ligados -a los ojos de la nueva administración-, al PRI.

“Los gobiernos entrantes suelen venir con su propio equipo político y los despidos de personal son una constante luego de cada proceso electoral, sobre todo, en los gobiernos municipales y estatales donde no se respeta el Estado de Derecho”, denunció a su vez el titular de la Confederación de Servidores Públicos de los Poderes de los Estados, Municipios e Instituciones Descentralizadas de la República Mexicana (Confepider), Sergio Padilla.

SIN RESPETO

Uno de los casos más emblemáticos fue el ocurrido en el Instituto para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, instancia desaparecida para dar paso a la nueva Secretaría de las Mujeres creada precisamente para salvaguardar los derechos femeniles, pero que en su arranque puso de patitas en la calle a los primeros 8 ex trabajadores, la mayoría mujeres, -quienes erradamente pensaron que por trabajar en la nueve flamante Secretaría de la Mujeres, sus puestos estaban a salvo-.

Las mujeres aseguraron que fueron dadas de baja sin liquidación y sin cobrar los días trabajados a partir del 15 de septiembre. Acusaron de violencia y falta de respeto a las profesiones de varias de las afectadas.

En la Secretaria de Cultura a cargo de Erica Millet, quien se ha distinguido por mostrar una baja cultura en el manejo del recurso humano, de golpe y porrazo fueron dados de baja un centenar de personas que prestaban sus servicios como promotores y creadores culturales.

La idea que tuvo la secretaria Millet para simplificar el proceso de despido de estos ex empleados fue la de desaparecer sus huellas digitales en el reloj checador de personal de la dependencia.

Algunos creadores de arte con trayectorias destacadas de un día a otro se vieron en la calle sin siquiera ser informados mediante una carta, memorándum o “nota” administrativa, sencillamente quitaron sus huellas digitales de los dispositivos checadores de entrada y salida laboral, causando el descontento y asombro de los afectados.

La funcionaria estatal, también esgrimió como argumento el que estas personas estaban al servicio de los candidatos del PRI, haciendo encuestas casa por casa, sin embargo no ha tenido hasta ahora las pruebas para confirmar esta acusación.

HUMILLACIONES

Los casos de despidos injustificados se sucedieron durante los primeros meses de este año, y entre estos destacó –por el grado de humillación- la baja de una funcionaria de primer nivel que se desempeñaba en el Gran Museo del Mundo Maya, de cuya oficina no pudo ni sacar sus efectos personales, a pesar de su impecable desempeño y un hoja curricular en el rubro de la cultura.

Cepredey, Japay, Servicios de salud, Jurisdicciones Sanitarias, fueron entre otras dependencias las que siguieron en la mira de quienes llegaron a limpiar espacios para entregarlos a incondicionales, amigos y recomendados del PAN.

PAGO DE FAVORES

En el caso de los servicios de Salud, hasta ahora alrededor de doscientos ex trabajadores, sin contar los dados de baja en los municipios a través de las jurisdicciones sanitarias y la red hospitalaria de la dependencias, además de los ex funcionarios en puestos de confianza, han sido dados de baja sin considerar que algunos llevaban hasta 20 años al servicio de la dependencia como médicos, asistentes, enfermeros, camilleros e intendentes; las plazas no han sido cerradas sino entregadas a los incondicionales del Mauricio Sauri Vivas, titular de los Servicios de salud en Yucatán, de acuerdo con las recurrentes denuncias del secretario general del Sindicato de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud (STSNS) sección 10, José Maldonado González.

Pero además de la Secretaría de Salud otra dependencia donde se ha dado el mayor número de trabajadores despedidos sin entregarles una liquidación o al menos una explicación convincente de su baja, es la Secretaria de Educación.

DEPURACIÓN

“Se está haciendo una depuración en la plantilla de maestros, hay personal que estaba en la Secretaría y no tenía una función clara, a esas personas las estamos despidiendo porque ya se vence el plazo”, aseguró en una entrevista con motivo de los despidos la titular de la Segey, Loreto Villanueva.

Hasta ahora en la Segey han sido dadas de baja unas 3 mil personas entre trabajadores administrativos, docentes e intendentes.

El mecanismo ha sido como lo relata Rubí Capistran docente de telebachillerato: “No nos dan explicaciones, ni siquiera un memorándum, solo un mensaje de whatsapp es suficiente para ellos (jefes) para decirnos que nos quedamos sin trabajo.

A la mayoría de los docentes de todos los niveles con no darles un nuevo contrato, el mensaje que ya no tienen oportunidad laboral, va implícito.

DENUNCIAS

La Procuraduría de la Defensa de los Trabajadores al Servicio del Estado, el Tribunal de los Trabajadores al Servicio del Estado y de los Municipios de Yucatán y la Junta de Conciliación y Arbitraje, concentran en conjunto alrededor de 5 mil denuncias por despidos injustificados de las dependencias estatales y los organismos descentralizadas de gobierno, en lo que va de la actual administración.

De hecho una de las causas por las que ya no fue ratificado el ahora ex magistrado Cesar Antuña en el Tribunal de los Trabajadores al Servicio del Estado y de los Municipios de Yucatán, fue el cúmulo de 4 mil 300 expedientes por despidos sin resolver.

 

Temas

Comentarios