Secciones
Mafia en el  sector apícola provoca crisis
Yucatán

Mafia en el sector apícola provoca crisis

La producción de miel cae un 70 %, lo cual pone en riesgo a más de 11 mil familias yucatecas; plagas, medio ambiente y precio controlado pone

por LaVerdad

Mafia en el  sector apícola provoca crisis

Mafia en el sector apícola provoca crisis

En Yucatán más de 11 mil productores de miel enfrentan una crisis que aumenta paulatinamente, ya que los centros de acopio están amafiados y les ofrecen 45 pesos por el kilogramo, mientras que en el resto del país alcanza los 70 pesos. Esto, sumado a problemas del medio ambiente y las plagas, los coloca en circunstancias adversas, revelaron representantes de diversas agrupaciones, tras señalar que la producción ha caído hasta en un 70 por ciento.

En 2017 de acuerdo con la Secretaría de Aricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), México produjo 57 mil toneladas de este producto con lo cual se colocaba como el séptimo país a nivel mundial, siendo Alemania es el país que compra la mayor parte de la miel que producimos.

La península de Yucatán produce 40% de la miel del país, esto quiere decir que casi la mitad de la miel proviene de los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

Mafia en el sector apícola provoca crisis

Sin embargo, apicultores afirman que desde hace 4 años la situación no es como la pintan y esta actividad está siendo explotada, pues los precios están muy baratos y en Yucatán los centros de acopio están coludidos para ofrecerles a los productores un precio muy bajo por la miel.

Por si fuera poco, el problema se agrava con la falta de apoyo, las plagas, las lluvias, la deforestación junto con el precio barato y unificado de este producto, actividad que ya no es buen negocio para los apicultores.

En entrevista para el periódico La Verdad, varios apicultores de Hoctún que pidieron el anonimato por miedo a represalias comentaron que el precio de la miel cada vez está peor y las ganancias solo permiten recuperar la inversión sin dejarles nada extra, que pueda ayudarles a pasar las malas temporadas.

“Nosotros padecemos muchas cosas, para poder ir a ver nuestras colmenas, tenemos que recorrer kilómetros y entrar al monte y muchas veces ni hay acceso o no tenemos vehículo y tenemos que ver cómo llevarles agua, gastamos cada semana cerca de 100 pesos para poder ver que estén bien y estén produciendo, dependiendo del estado del tiempo. Por ejemplo, cuando hay lluvia estás hablando de 150 pesos para pagarle a una persona que revise el estado en el que están las abejas y evitar que se les suban las hormigas”, apuntó.

Sector apícola en Yucatán

Citaron que por poner un ejemplo, el precio de la miel en Yucatán oscila entre los 45 pesos mientras que en el resto del país alcanza los 70 pesos, por kilogramo.

Si el precio del kilo de miel estuviera en 70 pesos dentro de mes y medio y con una buena producción de 300 kilos, ganaríamos 21 mil pesos por tambor, mientras que aquí los productores locales lo máximo que hemos ganado son 13 mil pesos, explicó J. R.P., uno de los entrevistados.

De igual manera, mencionó que además de los problemas con el cambio climático también la crisis se debe a la unificación de precios por parte de los centros de acopio.

“Nos enfrentamos al cambio climático, a las plagas como el escarabajo que destruye las colmenas pero también a la unificación y la mafia que hay en los centros recolectores que te pagan muy poco por la miel, la diferencia en los precios es de solo 50 centavos, eso es lo peor y lo que nos tiene en crisis”, explicó.

“En otros estados del país, existe únicamente una Asociación que está conformada por los mismos apicultores y es la encargada de fijar el precio, algo que aquí no sucede pues es un secreto a voces que todos los centros se reúnen y dan el precio y no pasamos de 50 centavos de diferencia por cada centro de acopio, ellos están coludidos para fijar precio”, afirmó.

Agregó que el cambio climático impacta terriblemente, “ahora yo esperaba una buena producción de miel en la temporada tajonal que es la que está dando ahorita pero estamos sin buenas flores, se está acabando por zonas y no está floreciendo como debe ser, eso por una parte, otra es el clima que destruye la flora y no produce néctar”, señaló.

Al respecto de las plagas, los entrevistados expusieron que si bien es cierto que el escarabajo es un problema que puede acabar con una producción, también impacta que los apicultores de zonas muy alejadas no sepan combatirlo y usar la tecnología.

Los apicultores señalan que desde hace como hace tres o cuatro años empezó a bajar la producción de miel hasta en un 70 por ciento.

El entrevistado J.E. que lleva poco más de dos décadas en esta actividad explicó que en su caso, unas 15 o 30 colonias son suficientes para dar una buena producción, pues tres cajas “montadas” alcanzan hasta los 300 kilos aproximadamente.

“La producción varía, si tienes 30 colonias y en la primera cosecha sale medio tambor, después vas a conseguir más en la segunda cosecha, tendrías cerca de 2 tambores y si vas cuidando a las abejas incrementa y en un mes tendrías 3 o 4 tambores de miel por 30 colonias”, aseguró.

En esta actividad primaria los apicultores recurren a alimentar a las abejas artificialmente ahora que no hay buena flora, sin embargo, la calidad no es la misma y es muy costoso por lo que pocos son los que le apuestan a esta práctica.

Apícola Maya fue el primer centro de acopio en Yucatán, era el principal exportador al extranjero y era reconocido a nivel local e incluso nacional por su buena venta de miel en el mercado de otras latitudes.

Sin embargo, la empresa cerró en octubre de 2016, con lo cual se agravaría más el problema de la producción de miel.

Apícola Maya operaba en la entidad desde hace 50 años con mil 800 socios, surgió a raíz de organizar y acopiar la miel tanto de sus agremiados como de sus productores independientes.

En los años 2002 y 2004 la producción era de 9,700 toneladas al año en promedio con casi 7 mil apicultores con 351 mil colmenas.

Apícola Maya era la que más Centros de Acopio tenía (32).

Sin embargo, los malos manejos acabaron con esta buena producción y en 2010 el Servicio de Administración Tributaria (SAT) le realizó una auditoría a la empresa en la cual no pudo comprobar con facturas la compra de 38 millones de miel a campesinos; el cierre se concretó en octubre de 2016.

EL PAPEL DEL GOBIERNO, OTRO PUNTO QUE AFECTA

 

Los apicultores comentaron que también las decisiones y programas que el gobierno genera muchas veces impactan negativamente en la producción.

“En el mismo pueblo hay personas del gobierno que como parte de otros programas le pagan a la gente para tumbar una hectárea de monte, pero no se dan cuenta que al hacerlo nos afectan porque están deforestando y ayudando a que el cambio climático haga de las suyas, estas personas tumban para hacer su milpa y la milpa ya no es redituable, deja que sea el primer año pero ya después ese monte ya se perdió”, refirió.

“Y si tumban 2 o 5 hectáreas, perjudicas al apicultor y atribuyes al cambio climático y de 31 pueblos imagínate cuántas hectáreas están acabando, eso que hace el gobierno es contraproducente”, finalizó.

Cindy Manzanilla

Cindy Manzanilla

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR