Yucatán

Leyendas de Yucatán: Conoce la historia del siniestro Walampach

Leyendas de Yucatán: Conoce la historia del siniestro Walampach

Leyendas de Yucatán: Conoce la historia del siniestro Walampach

Uno de los personajes más siniestros y temidos del mayab es el Walampach, quien aterrorizó Yucatán antes de la llegada de la electricidad.

Por La Verdad

13/11/2020 01:44

Al mediar el Siglo XIX, antes de la llegada de la electricidad,  en los pueblos y ciudades de Yucatán la iluminación de las casas se hacían con velas y lámparas de aceite de higuerilla y aceite de sebo, los cuales eran los mismos materiales se usaban para la iluminación de las calles en las villas y ciudades más importantes.

Fueron estos los tiempos en los que un ser sobrenatural aterrorizaba a los pobladores de Yucatán, se trataba del Walampach, el cual era descrito como un fantasma tan alto que superaba los árboles de la región, de color negro, el cual era poseedor de una horrorosa cabeza y unos siniestros y largos miembros.

En los pueblos remotos de Yucatán se cuenta de un fantasma tan alto, como un poste de luz, el Walampach, quien atrapaba a las personas para apoderarse de sus almas.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

En La Verdad Noticias hemos compartido diversas leyendas mayas, algunas de personajes muy conocidos como la Xtabay, el Huay Chivo y los aluxes, pero también de otros no tan comunes pero igualmente interesantes como el que nos ocupa en esta ocasión.     

Se cuenta que en los pueblos remotos de Yucatán habitaba un fantasma tan alto, como un poste de luz, el cual al ser negro, apenas se le podía ver en la noche, lo que lo convertía en un ente peligroso.

El Walampach se alimentaba de almas

Ancianos de diversos municipios recuerdan las historias que sus abuelos les contaban acerca de cómo el Walampach caminaba por la calle y cuando sabía que la gente se detenía por cualquier motivo como orinar o fumarse un cigarro, los atrapaba con sus largos miembros para apoderarse de su alma.

El Walampach era tan espantoso, que incluso los brujos de los pueblos aconsejaban a las personas que cuando tuvieran la mala suerte de toparse con él debían huir rápidamente por este sin duda les causaría la muerte. 

Afirmaban que el Walampach siempre tiene un alma en la mano apenas le causa la muerte a alguien, el alma anterior se libera y la actual se apodera, por ello muchos creían que se alimentaba de esas desafortunadas almas.

Los campesinos de Yucatán aseguran que con la llegada de la electricidad, el Walampach ha dejado de aparecer porque odia la luz.

Te podría interesar: Leyendas de Yucatán: ¿Realmente existe el terrorífico Huay Chivo? 

Los pocos que lograron huir del Walampach aseguraban que tenía una forma aterradora y que siempre estaba en constante movimiento, acechando los ámbitos de la vida campesina.

Afortunadamente el Walampach odia la luz, por ello, desde que en 1883 comenzó a llegar la electricidad a Yucatán se le dejó de ver, aunque los ancianos de los pueblos del estado, recomiendan no pernoctar en zonas oscuras, pues se arriesgan a ser engullidos por este monstruo.

¿Sabes qué ocurrió con el caso de Eleazar Gómez? Síguenos en Google News y mantente informado.