Secciones
La triste historia de la “Esquina del Degollado” del centro de Mérida
Yucatán

La triste historia de la “Esquina del Degollado” del centro de Mérida

Una triste historia de desamor y suicidio dio origen a la "Esquina del Degollado", en pleno centro de Mérida.

por LaVerdad

La triste historia de la “Esquina del Degollado” del centro de Mérida

La triste historia de la “Esquina del Degollado” del centro de Mérida

El cruce de las calles 60 y 67 del Centro Histórico de Mérida es conocida como la “Esquina del Degollado”, la cual tomó ese nombre después de un acontecimiento donde se mezcló el desamor y el suicidio.

De acuerdo con la versión de Renán Irigoyen, en la última década del XVIII, los barberos de Mérida no se limitaban a las funciones estéticas de la cara, sino también eran solicitados como auxiliares médicos.

El protagonista de esta historia sangrienta es el barbero Lucas Pinzón, de quien se sabe tenía una novia de 17 años de edad, quien vivía en una casa de tejas cuyo frente principal daba a la calle 66 con 65 del centro.

La triste historia de la “Esquina del Degollado” del centro de Mérida
La "Esquina del Degollado" de Mérida, es actualmente la calle 60 con 67 del centro.

Lucas Pinzón acostumbraba a silbar a la bella jovencita, quien se llamaba Hipólita y cuyos amigos y familiares llamaban cariñosamente Lita, aunque el apodo hacía enojar al joven criollo enamorado.

En aquella época el gobernador de Yucatán era Lucas de Gálvez, un hombre joven y apuesto, el cual, según historiadores yucatecos, tenía un gran amor al prójimo, aunque tenía mucho más afecto hacía las mujeres.

Un día, durante una misa en la iglesia de Monjas, la madre de Lita observó las miradas que Lucas de Gálvez dirigía hacia su hija e incluso posó sus dedos sobre su vestido durante la toma de agua bendita.

Después de haber escuchado la última campana que anunciaba las seis de la tarde, el barbero se arregló con su mejor atuendo, compró unos panes y emprendió el recorrido para ir a visitar a su amada novia.

Al llegar a la casa de su novia, la mamá de Lita le dijo que la joven no podía salir, ya que le dolía la cabeza, por lo que Lucas Pinzón se retiró, pero al pasar por la iglesia de Monjas, observó el carruaje de Gálvez.

El criollo enamorado decidió seguirlo y observó que el carruaje de Lucas de Gálvez se detuvo en la puerta de la casa de su amada; se bajó el cochero y el gobernador, lo cual generó una mala intuición del joven.

El barbero intentó entrar antes a la casa de su amada, pero alguien gritó que se acercaba un “villano”, por lo que el cochero lo golpeó en la cabeza, lo que hizo que Pinzón cayera al suelo inconsciente.

La triste historia de la 'Esquina del Degollado' del centro de Mérida
La "Esquina del Degollado" guarda una historia triste y desamor.

Así fue trasladado a la cárcel pública de la época, para que al día siguiente compareciera con un alto funcionario, quien después de escuchar su versión lo dejó el libertad para ir a buscar a su amada.

Aún con la fe de ver a su amada, regresó a la casa de Lita, a quien escuchó cantar y aunque llamó a la puerta y ella abrió, al verlo, la joven gritó hacia el interior de su casa en busca de su mamá.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

Degollado por un desamor en Mérida

“Mamá vino el barbero, es mejor que usted le diga lo que tratamos. Me voy a peinar. Recuerde que tenemos visita en la noche”.

Lleno de dolor, se retiró y se dirigió a una cantina donde consumió azumbre de caña e incluso pidió más para seguir bebiendo en su babería, donde la tristeza y la decepción lo orillaron a beber más.

La triste historia de la “Esquina del Degollado” del centro de Mérida
La casa de Lita, ubicada en la calle 65 con 66, fue llamada "La Veleta".

Escribió cartas, recados, formó paquetes y mientras consumía licor asentaba en un cuero de venado su más filosa navaja, en espera de que caiga la noche para realizar lo que tenía planeado, su suicidio.

Al día siguiente, funcionarios de la cárcel lo visitaron, pero al no abrir, forzaron la cerradura y encontraron un asiento con media cabeza adherida al cuello del infeliz Lucas, quien se había matado por un desamor.

Te puede interesar: La trágica historia de la familia Medina de Mérida

Desde entonces, el predio donde fue la barbería de Lucas fue nombrado como la del “Degollado” por su trágica muerte, mientras que la casa de Lita fue llamada “La Veleta” por su facilidad de cambiar de amor.

Temas

Comentarios