Secciones
La planta siempreviva, una triste leyenda surgida en Yucatán
Yucatán

La planta siempreviva, una triste leyenda surgida en Yucatán

En Yucatán la leyenda de la planta siempreviva, la cual le habla a los caminantes del Mayab, surge de una triste historia de amor imposible.

por LaVerdad

La planta siempreviva, una triste leyenda surgida en Yucatán

La planta siempreviva, una triste leyenda surgida en Yucatán

Una leyenda surgida en Yucatán muy interesante aunque no tan conocida cuyos orígenes no puede precisarse relata la aterradora experiencia de un hombre que se encontraba viajando por el estado.

Este viajero se encontró con un sonido que venía desde una planta, sin entender lo que ocurría siguió caminando, pero luego fue más claro que la planta siempreviva le estaba preguntando ¿Eres tú Balám? 

La planta siempreviva, una triste leyenda surgida en Yucatán
Se afirma que hasta en nuestros días, los caminantes del Mayab a veces escuchan la voz de la planta siempreviva, cuya leyenda surgió de una triste historia de amor imposible.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

El caminante, sin salir todavía del asombro que aquello le causaba, respondió que no y la planta quiso entonces contarle su triste historia que la convirtió en la flor que ahora él podía escuchar.

El hombre se pellizcaba el brazo para tratar de despertar pues llegó a la conclusión de que aquello debía ser un sueño, pero pronto aceptó que no era así y que el insólito suceso estaba ocurriendo en la vida real.

La historia de la planta siempreviva 

La planta comenzó a narrar que su padre era un hombre muy respetado en la tribu de la cual provenía donde ella tenía el puesto de sacerdotisa, por lo cual solamente podría amar a su Dios y no brindarle amor a un mortal. 

Sin embargo, con el tiempo conoció a Balám, hombre del cual quedó totalmente enamorada y su padre supo de los encuentro que tenían siempre a sus espaldas. Por esto es que tomó la determinación de castigar a la pareja, a ella la sacrificaría para el Dios Kinich y obligaría a su amado a que viera todo lo que ocurría frente a ella.

Llegó el día de su sacrificio y la vistieron para el mismo, luego sintió un dolor en el pecho como si le hubieran quitado el corazón, el cual rodó aun latiendo por las escaleras hasta llegar a los pies de su amor, quien huyó con el corazón luego de escuchar que sería suya por siempre. 

La planta siempreviva, una triste leyenda surgida en Yucatán
Una sacerdotisa maya se enamoró de un mortal cuando estaba destinada a solamente amar a su Dios, siendo sacrificada por su acción convirtiéndose en la planta siempreviva.

Te podría interesar: El siniestro demonio del pueblo fantasma de Misnébalam

Balám la enterró a los pies del templo y le dijo que volvería por ella pero pasaron los días, las semanas que se fueron convirtiendo en meses y estos en años sin que el amado cumpliera su promesa.

Pasaron muchas lunas llenas y nunca más volvió a ver al amor de su vida, quedando convertida para siempre en una yerba silvestre que sin embargo estaba dispuesto a esperar a su amado por toda la eternidad.

Temas

Comentarios