Secciones
Invasores del sur de Mérida, sin derecho a regularizarse
Yucatán

Invasores del sur de Mérida, sin derecho a regularizarse

La colonia Emiliano Zapata Sur III es considerada, incluso por las autoridades, como el asentamiento informal probablemente más grande de Mérida.

por LaVerdad

Invasores del sur de Mérida, sin derecho a regularizarse

Invasores del sur de Mérida, sin derecho a regularizarse

Luis es un hombre joven que trabajando perdió una de sus piernas; él vive en la colonia Emiliano Zapata Sur, en un sitio al que le dicen “Invasión”, y hace cinco años aproximadamente fue reubicado, debido a que el espacio en el que estaba, fue vendido. Actualmente, para sobrevivir, vende frituras, refrescos y otros perecederos.

El caballero de tez morena, con el cabello semi  cortado y que anda sin muletas, a finales de 2018 fue beneficiado, así como varios de sus vecinos, con la construcción de una pieza, ya que antes vivía en una casa de palos y cartón. También le otorgaron una constancia en la que decía que el sitio es suyo y que nadie puede desalojarlo, a menos que la  hipoteque o venda.

Invasores del sur de Mérida

Mala planeación

A pesar de ello, hay otras situaciones que hacen que todos sus días sean pesados, así como de las muchas familias que están a su alrededor, entre ellas: la falta de pavimentación, la mala planeación de la energía eléctrica, la cual no le llega a todos, y la carencia del agua potable, ya que sólo se abastecen de ella por medio de tomas que no fueron puestas por la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay).

Hace dos semanas cuando azotó el Frente Frío número 31, no sólo el “muchacho” se vio afectado, sino las más de 30 personas que están discapacitadas y aquellos que recientemente llegaron a vivir a la zona. La lluvia y los fuertes vientos mojaron y volaron varias de sus pertenencias, ya que además de tener el cuarto de bloques, tienen chozas hechas de tarimas, pedazos de láminas e, incluso, tela.

En el Estado, los asentamientos informales cada vez son más frecuentes y van en crecimiento; muchos son los ciudadanos que no cuentan con la suficiente economía para rentar casa y mucho menos comprar una.

 

Casas de papel

La vivienda se ha convertido en Mérida en un objeto de especulación, un producto 100 por ciento de mercado, no vista como un derecho que tiene que ser garantizado para todas las personas, indicó, Carlos Luis Escoffié Duarte, miembro de la organización TECHO México y del Centro de Estudios de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Los asentamientos informales, que no sólo están presentes en México, sino en el Estado, son núcleos poblacionales de ocho o más familias que carecen de titularidad de sus tierras y servicios básicos, los cuales incluyen los derechos a la vivienda.

En Yucatán, la vivienda de autoconstrucción o autoproducción, está cerca de un 75 por ciento, arriba de la media nacional, que es del 74 por ciento. “Esto quiere decir que la construcción no se hace a través de alguna empresa privada, sino las personas arman sus propias casas”, explicó el entrevistado.

Hasta el día de hoy, los asentamientos se siguen formando y conglomerando en el sur de la ciudad principalmente, así como en las orillas de periféricos de Mérida-Progreso y otros puntos, debido a que “la ciudad de Mérida está creciendo sin control o planificación urbana, o bien, una planificación urbana que favorece los diseños privados, ya sea de centros comerciales o complejos habitacionales privados para clase media y media alta”, dijo.

 

Irregularidad en crecimiento

La colonia Emiliano Zapata Sur III es considerada, incluso por las autoridades, como el asentamiento informal probablemente más grande de la capital yucateca, por lo que, “esta situación al final se nutre de la falta de acceso a una vivienda asequible y accesible”.

La gente que llega a los asentamientos lo hace por falta de acceso a una vivienda que responda a su capacidad económica, ya que no alcanzan a créditos de vivienda como el del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) o los privados que otorgan los bancos.

Normalmente, los préstamos de vivienda pueden ser herramientas muy oportunas para clases medias, pero no para la clase baja, pues no acceden a ello porque su ingreso es fluctuante, es decir, no tienen la certeza de recibir la misma cantidad de dinero todos los meses, o tienen miedo de obtenerlo y no poder pagarlo.

“Esta situación hace que la gente opte por la opción de autoconstrución no planificada en asentamientos informales”, señaló Escoffié Duarte para La Verdad.

Cabe mencionar que el costo de una vivienda, en algún fraccionamiento al sur, oriente o poniente de Mérida, ronda de los 99 mil pesos a 300 mil pesos; y los pagos mensuales están entre los 600 pesos a dos mil pesos, dinero que los ciudadanos necesitan para cubrir sus necesidades básicas como el alimento, higiene personal y, tal vez, transporte.

 

Regularización a medias

La formación de dichos sitios ha sido promovida por el mismo Gobierno y acciones del sector privado, y sigue en crecimiento, sin embargo, no hay comunidades de gran magnitud como en Tijuana, Jalisco o Ciudad de México.

En agosto del año pasado, a escasas semanas de culminar el la administración anterior, a 427 personas les entregaron el certificado de sus terrenos y el arranque de la construcción de sus casas, según, como parte de la proyección de un plano urbano.

En el evento, el que era el titular del Instituto de Vivienda de Yucatán (IVEY), César Escobedo May, comentó que culminó un primer trámite en la posesión de sus nuevas propiedades, las cuales están ubicadas en 14 hectáreas delimitadas por las calles 96 A y 171 de dicho fraccionamiento.

“Recientemente, las autoridades, a través del IVEY, anunciaron este plan de garantizar que poco más de 400 personas familias en la Emiliano Zapata Sur puedan regularizarse, pero digamos que si la administración actual lo está contemplando, es un reconocimiento donde hay una falta de acceso y ejercicio al derecho a la vivienda en ese sector”, aseveró.

 

 

_ Kattia Castañeda

Temas

  • invasores
  • sur de mérida
  • mérida

Comentarios