Secciones
Intenso frío castiga a los más necesitados en el sur de Mérida
Yucatán

Intenso frío castiga a los más necesitados en el sur de Mérida

Habitantes de las comisarías y el sur de Mérida se las ingenian para aguantar la ‘heladez’ en estas fechas

por LaVerdad

Intenso frío castiga a los más necesitados en el sur de Mérida

Intenso frío castiga a los más necesitados en el sur de Mérida

Entre casas de madera, algunas con techos de lámina y otras de cartón, decenas de familias meridanas han pasado los últimos días en una congeladora, pues sus endebles viviendas y el poco repertorio de abrigos y sábanas, no han podido frenar el intenso frío.

La ‘heladez’ volvió a sentirse en la capital, pues de nueva cuenta el Observatorio Meteorológico de Mérida registró una temperatura mínima de 13.8 grados Celsius, y al menos tres familias de la zona conocida como San Lucas, un asentamiento de paracaidistas, relatan que entre el monte se siente más el frío.

Faride García Pech, quien tiene dos niñas, menciona que en San Lucas el frío es duro, pues ‘a veces no nos da con las sábanas. Tenemos que abrigarnos muy bien y no salir a la puerta para no sentir la ‘heladez’, ya que afuera se siente mucho, se siente feo’.

La entrevistada señala que debido a que su techo de lámina tiene varios ‘huequitos’, por las mañanas caen gotas. ‘Creo que es la humedad lo que ocasiona que por las mañanas caiga agua entre esos agujeros, lo cual a veces nos despierta’.

Sin embargo, dice que ya se acostumbró, pues ya lleva un año viviendo en ese asentamiento, donde la mayoría de los hombres son de oficio albañil, donde sólo existen dos postes de alumbrado público que están de adorno, pues por las noches todo permanece oscuro en las calles de terracería.

Otra de las entrevistadas, Rosa Feliciana May Tec, dice su familia se cubre con las pocas sábanas que tienes, pero a veces es insuficiente, sobre todo ayer, cuando el Observatorio Meteorológico de Mérida registró 13.8 grados Celsius.

A comparación de su vecina Faride, ella lleva cinco años viviendo en este lugar donde ellos mismos le ponen números a las calles. ‘Nos basamos por la última calles de la Emiliano Zapata Sur III, que es la 171. Entre nosotros la calle donde vivimos es la 171, pero en realidad no existe. Esta zona es conocida nada más como San Lucas’, mencionó.

Faride, con un tono positivo, relata que para las autoridades municipales y estatales este asentamiento de paracaidistas es inexiste, ya los vándalos se agarran a pedradas en este lugar y nadie los detiene, ya que la policía ni siquiera entra. ‘Hace unos meses un señor mató a golpes o a cuchillazos a su mujer y nadie hizo nada’, señaló.

CONDICIONES DEPLORABLES

El tema del frío y la pobreza no es exclusiva de la zona sur de esta capital, ya que también se vive en comisarías de Mérida, como es el caso de Sierra Papacal, donde gran parte de sus pobladores viven en casas donde el frío es tan intenso que provoca estragos en la salud.

Varios entrevistados señalaron que sí les está afectando el frío, sobre todo en las mañanas y a partir de las tres de la tarde, pues a esa hora la ‘heladez’ se hace presente en sus hogares, por lo que deben empezar a cerrar sus puertas y ventanas para amortiguar las bajas temperaturas.

Doña Margarita Piña Noh señaló que desde las seis de la mañana se levanta todos los días a hacer sus quehaceres de la casa con cuatro calcetines, un suéter y un short para poder ‘aguantar’ el frío que hay en su casa, el cual es ‘mucho, porque algunas partes del techo de lámina están rotos y la ‘heladez’ se siente por todos lados.

‘Tanto mi esposo como yo debemos taparnos con al menos cuatro pares de calcetines y dos colchas, además de nuestros suéteres para mantenernos ‘calientitos’, pero a veces eso no es suficiente para no enfermarnos, ya que hace poco nos dio resfriado’, señaló doña Margarita de 63 años.

Temas

Comentarios

Te puede interesar