Secciones
Christophe Belloncle
Yucatán

Hablemos de negocios

Franquiciatario y franquiciante

por Christophe Belloncle/Diario La Verdad

Christophe Belloncle

Christophe Belloncle

Antes de firmar el contrato de franquicia y así confirmar la relación de negocio, ambas partes deben asegurarse de tener una buena relación así como la misma visión de negocios.

La relación entre franquiciatario y franquiciante es como un matrimonio. Hay que tomar en cuenta que en la mayoría de los casos, será una convivencia de entre 5 a 10 años mínimo y que, a pesar de que al momento del corte de listón el franquiciante ponga una cara amable, debes ver más allá y averiguar qué es lo que realmente lo motiva y lo hace enojar.

La relación siempre comienza como un matrimonio feliz, con ambas partes sabiendo muy poco sobre el otro, y sorprendemente la mayoría de las personas que invierten en una franquicia eligen un negocio en una industria que desconocen, aunque por la mayoría son clientes activos de la misma franquicia de su interés. Por esta razón debes encontrar la franquicia correcta y para lograrlo, debes ser analítico, investigar acerca de la marca preguntando por referencias, y tener la cabeza fría al momento de tu selección, pero también debes involucrar el corazón, ya que debes engancharte a una marca que alimente tu deseo empresarial.

La buena comunicación y el diálogo abierto entre ambas partes desde las etapas más tempranas son cruciales para tener una sociedad exitosa. Esto permite que tanto franquiciante como franquiciatario se sientan cómodos entre sí.

También el espíritu de cooperación es clave para asegurar relaciones más duraderas en el mundo de las franquicias. El común denominador es tener un franquiciante que vea a sus franquiciatarios como socios a su mismo nivel, no como una relación entre patrón y empleado. Además, el franquiciante debe entender que tiene varios clientes: los empleados de su franquicia, sus mismos franquiciatarios y los consumidores de sus servicios y/o productos.

La falta de comunicación clara y sincera de un franquiciante es un factor que puede provocar un deterioro en la relación. Lo mejor es tener un franquiciante que enfrente los problemas, admita los errores cuando sucedan y de inmediato tome acción. Eso es lo que solidifica las relaciones entre ambas partes.

Pero ojo, no solamente es la culpa del franquiciante. Las cosas también pueden fallar si como franquiciatario no cumples tus responsabilidades diarias para mantener el negocio según los estándares y políticas de la franquicia.

Al final de cuenta, para ambas partes tener una buena relación y clara comunicación es de suma importancia para garantizar el éxito comercial de ambos, y en consecuencia de la marca!

Sus comentarios son muy importantes para nosotros, escríbanos a: [email protected]

Comentarios

Te puede interesar