Secciones
Yucatán

Gracias al Acuaparque, moscos ‘invaden’ los Vergeles

por La Verdad

El gran productor de estos insectos es el Acuaparque; vecinos temen de contraer enfermedades como el dengue, zika o chikungunya

Ylmar Pacheco/Diario La Verdad MÉRIDA, Yucatán.- Vecinos de los Vergeles denunciaron que pese a la incorporación de gambusias, mejor conocidos como ‘ peces mosquitos’ en el Acuaparque de esta zona habitacional, este lugar sigue siendo un gran productor de zancudos, por lo que la alerta de contraer enfermedades como dengue, chikungunya y zika está latente entre la población. En ese sentido, aseguraron que a cualquier hora del día se puede sentir como los mosquitos se dedican a picotear todas las partes del cuerpo, pero es principalmente por las tardes cuando comienza la proliferación de los moscos, lo que ha provocado que los vecinos que viven alrededor del lugar tengan que mantener cerradas sus ventanas y soportar el calor. Este problema afecta a los colonos de los fraccionamientos de los Vergeles I, II, III, IV y V, así como a Vergel 65 y San José Vergel, además de San Antonio Kaua, quienes precisaron que el hecho de que los peces se coman las larvas del mosco no quiere decir que no puedan salir de ese Acuaparque, por lo que son vulnerables a padecer alguna de esas enfermedades. Los quejosos pidieron a las autoridades municipales que pongan más atención en este lugar para que no siga siendo criadero de moscos y moscas, gran parte de ellas ‘dzinzines’ (mosca verde) debido a que en los alrededor del Acuaparque mueren decenas de zorros (zarigüeyas) y perros, así como hay gente que allá va a tirar a sus mascotas muertas.  

OTRAS HISTORIAS

El Acuaparque comenzó siendo una sacabera en montes de lo que ahora son los Vergeles, en cuyos caminos los enamorados daban rienda suelta a sus pasiones, incluso dejaban colgados en los árboles el reflejo de ese sentimiento; también ha cobrado vidas humanas, pues por la inconsistencia de su piso, varias personas se han muerto ahogadas. Para evitar ese tipo de fallecimientos las autoridades municipales dispusieron de vigilantes que se movían en bicicletas, pero eso quedó en el pasado, pues a la fecha es raro ver a algún empleado del municipio hacer tareas de vigilancia, por lo que este lugar en un foco de problemas para los vecinos que viven alrededor del sitio.

Comentarios

Te puede interesar