Secciones
Gaspar Gómez Chacón, un enamorado de los libros.
Yucatán

Gaspar Gómez Chacón, un apasionado de los libros

Para Gaspar Gómez, editar y producir libros es una actividad que se soporta más en el disfrute de los mismos que en las utilidades o cualquier otra ganancia.

por LaVerdad

Gaspar Gómez Chacón, un enamorado de los libros.

Gaspar Gómez Chacón, un enamorado de los libros.

Sin duda a través de un libro el ser humano puede obtener nuevos conocimientos, estar en contacto con otros pueblos y culturas, echar a volar su imaginación e incluso ver reflejados o expresar sus sentimientos.

Sin embargo, para que una obra impresa llegue a las manos del lector no es tan fácil, no hablemos únicamente de los costos de producción, sino de la importante labor que tienen los editores y promotores de las obras literarias.

Otra de las grades aficiones del editor es la pintura.

En ese sentido Gaspar Gómez Chacón es un reconocido personaje en la materia, Compañía Editorial de la Península S.A. (CEPSA), la empresa que encabeza, tiene 28 años en el mercado y es una de las más solicitadas a nivel local, peninsular y nacional por la cantidad y calidad de obra producida.

El gusto de Gómez Chacón por los libros no es fortuito; como él mismo menciona, su vida ha estado vinculada desde la infancia a lectura de obras literarias e históricas y eso precisamente marcó su camino como editor.

Para el entrevistado existe una clara diferencia entre un impresor y un editor, “el primero trabaja con sus máquinas para atender un mercado de impresos básicamente comerciales”.

“Ser editor, en cambio, comprende otras actividades como el trato con los autores, la corrección de textos y afinación de estilo, la promoción de nuevos valores, consecución de patrocinios, participación en ferias y trámites legales sobre derechos de autor”, acotó Gómez Chacón.

En palabras de Gómez Chacón, las ferias de lectura, como la FILEY, revisten importancia como puntos de encuentro.

En cuanto al gusto por la lectura por parte de los yucatecos, existe la percepción generalizada que Yucatán tiene un pueblo culto y que si lee, a pesar que no existen indicadores que arrojen datos confiables en ese sentido.

“Se puede inferir de alguna manera por el alto número de lectores de prensa diaria y por el lirismo de las canciones tradicionales yucatecas, aunque curiosamente no son los libros de poesía los que más se venden y leen, si no los de historia o los de leyendas mayas” complementó Gaspar Gómez.

La cercanía de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (FILEY) obliga a cuestionar la utilidad de eventos como éste; para Gaspar Gómez queda claro que su importancia radica en que brindan un espacio de encuentro entre autores, editores y compradores potenciales.

“Debe subrayarse que cumplen la importante función de dar a conocer a los últimos nuevos escritores, hasta donde alcanzamos saber, las ventas no compensan la inversión”, remarcó.

Para Gaspar Gómez llegará el momento en que el libro tradicional se vuelva obsoleto, pero no así el gusto por la lectura.

Gaspar Gómez Chacón no tiene temor al avance de la tecnología en la producción editorial, sin embargo está consciente que llegará un punto sin retorno para la edición editorial impresa.

“Hoy conviven lectores digitales con las tecnologías tradicionales. Sin embargo, todo indica que el ingenio humano seguirá creando formas nuevas y más eficientes que llevarán al libro, en la forma que hoy se produce, a un punto de obsolescencia total. Hay que estar preparado para ello”, sentenció.

Gaspar Gómez ha tenido un paso por el servicio público, lo que le ha permitido promover la lectura desde otra trinchera. En su punto de vista la producción de libros en el estado por parte de diversas dependencias ha sido la apropiada, sin embargo la distribución siempre ha sido esa piedrita que impide que esas obras lleguen a las manos de más lectores.

La Biblioteca Básica de Yucatán, editada e impresa en la empresa que dirige Gaspar Gómez, ha sido una de las más importantes ediciones de los últimos años.

“Se avanzó significativamente con la Segey que hizo circular miles de textos de la colección ‘Biblioteca Básica de Yucatán’ (obra impresa precisamente por CEPSA), tanto en Mérida como en escuelas del interior del estado”, recordó Gómez Chacón.

Señaló que también que existen a asociaciones privadas como Prohispen, que constantemente edita obras, las presenta y promueve con acierto.

Para Gaspar Gómez Chacón, en el panorama cultural y lector de Yucatán hay señales suficientes para documentar un optimismo de que las cosas pueden mejorar.

Carlos Vivas

Temas

Comentarios

Te puede interesar