Secciones
Forman frente de defensa, ejidatarios despojados de sus tierras
Yucatán

Forman frente de defensa, ejidatarios despojados de sus tierras en Yucatán

Mientras la mayor parte de los recursos naturales son resguardados por los campesinos mayas de Yucatán,  se enfrentan a la pandemia entre la precariedad y el olvido,

por RebecaGonzalez

Forman frente de defensa, ejidatarios despojados de sus tierras

Forman frente de defensa, ejidatarios despojados de sus tierras

Enfrentar la pandemia de coronavirus es doblemente duro para los pueblos mayas, ya que se enfrentan de por sí a la pobreza, la discriminación y el nulo acceso a servicios de sanidad.

Pero además deben vivir con la falta de acceso a la justicia en la defensa de sus territorios.“Ni por la pandemia y las disposiciones para frenar los contagios de Covid-19, han frenado a los especuladores de tierras”, afirma Rubén Ernesto Toh, comisario ejidal de Noc –Ha.

En ese lugar, los ejidatarios enfrentan desde hace cinco años, intentos de particulares con la colusión de funcionarios de la Procuraduría Agraria, por quitarles una porción de las tierras ejidales donde también hay un cenote que es una de las únicas fuente de empleo e ingresos para los ejidatarios.

El caso de Noc-ha, no es único, tan sólo en Yucatán existen alrededor de 1,500 denuncias iniciadas, ya sea por un solo campesino o en grupos de varios ejidatarios, pero todas en el sentido de los despojos, coacción de particulares para que vendan sus tierras, simulación de asambleas, usurpación de funciones y compra-venta de tierra a precios de ganga pero sin la autorización de la asamblea, que es el máximo órgano rector en un ejido.

Se unen campesinos en un frente

El año pasado, cientos de campesinos se unieron para pedir la destitución del entonces Procurador Agrario, Alfredo Ramírez Gómez, acusado en múltiples casos de poner la ley agraria al servicio de acaparadores, terratenientes e inversionistas interesados en las tierras mayas.

Aunque lograron el cambio y consiguieron que fuese designado un encargado de despacho en la persona de Felipe de la Cruz Díaz García, éste hasta ahora ha tenido un gris desempeño y aunado a la pandemia de coronavirus en Yucatán, la justicia agraria prácticamente se encuentra frenada.

Ante ello, campesinos de varios municipios afectados por el despojo de tierras promovido por  empresarios inmobiliarios e industriales, decidieron organizarse en el Frente Campesino en Defensa de la Tierra y la Vida.

De nada sirvió el cambio en la delegación de la Procuraduría Agraria en Yucatán, ya que es una maraña de corrupción; la misma situación se observa en el Registro Agrario Nacional sigue y el Tribunal Unitario Agrario; en conjunto las tres dependencias han formado una cadena de corrupción al servicio de pudiente”, denunciaron los campesinos mayas.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

Dividen y vencen

En este sentido, ejidatarios de Ixil, Yaxkukul, Baca, Samahil, Motul y Seyé, recordaron que en casi todas las denuncias por despojo, acaparamiento y simulación de asambleas en los ejidos un nombre surge repetitivamente, el de Rafael Acosta Solís como el “empresario beneficiado”, a quien han señalado como testaferro de funcionarios estatales y federales.

Este supuesto empresario lo mismo de proyectos de viviendas que de propuestas turísticas, tiene un modus operandi muy definido para ingresar a las comunidades, romper la unidad entre los ejidatarios bajo la máxima del “divide y vencerás.

Portada de yucatán
Portada de La Verdad Yucatán el 28 de agosto de 2020

Su fórmula infalible es intervenir en las asambleas ficticias en los ejidos, en donde los comisarios actúan en contubernio con presidentes municipales y visitadores agrarios; entregan una suma de dinero el presidente del comisario para que convenza a varios de los comisarios más antiguos de dar su anuencia en la venta de las tierras ejidales.

“Al cabo que ya estás viejo, y puedes agarrar el dinero de la venta de tu parcela, para salir a pasear o simplemente para pasar tu vejez sin tener que trabajar, además así no dejas tierra por la que se peleen tus hijos o tus nietos”, les dicen.

Una vez convencidos el 50 por ciento más uno para acceder a la venta, aunque el resto proteste, ya no habrá marcha atrás en la compra – venta legaloide, pero además las “perlas de la virgen y las estrellas prometidas a los viejos ejidatarios, nunca llegan a sus manos”, relataron.

Al respecto, Cecilio Cisneros Rivero, integrantes del Consejo de Vigilancia de Ixil; Gilberto Chan Aké, presidente del comisariado de Yaxkukul; Isidro Pech Canché, ejidatario de Baca; Lorenzo Balam Canul, de Samahil; Luis Tzá Sánchez, de Motul, y Matilde May Chan, de Seyé, entre otros, pidieron al gobierno de la república que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador su intervención directa para indagar y ponerle un alto al imparable despojo de tierras ejidales mayas.

A la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) solicitaron que abra una investigación sobre el origen de los recursos financieros de los compradores de tierras, pues sospechan que sean de dudosa procedencia e incluso sean de la hacienda pública.

Esconden 22 hectáreas en Muna

Un viejo documento y un antiguo plano de San José Tipceh, en el municipio de Muna, dan cuenta de una reserva territorial de casi 22 hectáreas propiedad de dicho ejido, pero con las argucias ya conocidas un particular identificado como Ignacio Salomón Isaac se ha apoderado de esta importante reserva alegando sin comprobar, que se trata de su propiedad.

En el predio en cuestión, el hombre tiene ganado y ha amenazado con sacar por la fuerza a algunos de los 70 ejidatarios que han construido sus casitas en el citado terreno.

campesinos yucatán
Los campesinos de Yucatán buscan justicia

Los ejidatarios ya han pedido la intervención de las autoridades pero temen que amparados con la pandemia y posibles acuerdos bajo la mesa, les sigan dando “largas” tal como ya ha ocurrido en otros ejidos y al final se impongan las razones económicas más no las leyes agrarias.

Te puede interesar:Mauricio Vila, hundió más al campo de Yucatán con la pandemia

Los territorios indígenas mayas albergan el 80% de la biodiversidad, y han enfrentado el asedio y los intereses empresariales para despojarlos de los recursos, como la deforestación, la explotación de la piedra, la instalación de agronegocios, parques solares y eólicos, construcción de proyectos viviendísticos y hoteles, entre otros que han ido emergiendo, sepultando las formas tradicionales de vida y trabajo de los indígenas mayas de Yucatán.

Temas

Comentarios