Secciones
Encuestadores renuncian por maltrato, acoso y nulas medidas preventivas ante el coronavirus
Yucatán

Encuestadores renuncian por maltrato, acoso y nulas medidas preventivas ante el coronavirus

Debido a esto el Inegi inicia el censo en línea en Yucatán a partir de este lunes.

por LaVerdad

Encuestadores renuncian por maltrato, acoso y nulas medidas preventivas ante el coronavirus

Encuestadores renuncian por maltrato, acoso y nulas medidas preventivas ante el coronavirus

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) realizará en línea el censo a partir de este lunes 23 de marzo en Yucatán, debido a que muchos encuestadores comenzaron renunciar por hostigamiento sexual, desconfianza por parte de los pobladores, maltrato y por falta de medidas de prevención ante el coronavirus (Covid-19).

El Inegi informó a través de un comunicado oficial que el personal dejará de realizar  los cuestionarios del Censo 2020 de forma presencial, ante el riesgo de contagio del coronavirus COVID-19, por lo tanto a partir de este lunes, el grupo de encuestadores sólo entregará una carta invitación a los domicilios pendientes.

Varios trabajadores compartieron sus amargas experiencias a través de las redes sociales, que la situación se fue polarizando hasta llegar a casos en que era recibidos en diferentes domicilios con insultos totalmente injustos e innecesarios. 

Encuestadores renuncian por maltrato, acoso sexual y nulas medidas preventivas ante el coronavirus
Las personas simplemente ya no quieren recibir en sus casas a los censores del Inegi. Los atienden afuera o simplemente no les abren.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

Esto pudo comprobarse porque varias personas publicaron sus “hazañas” en Facebook. “Hoy llegó en "censador" del INEGI y lo mande a casa del carajo, ¿de qué sirve que nos censen, si su presidente siempre tiene "otros datos"? ¿En qué  nos ayuda el puto censo?. "prianista" "derechango" dejen su politiquería estupida. Todos son la misma basura”.

No faltó la respuesta de los buenos ciudadanos que recriminaron estas actitudes fuera de lugar. “¿Es verdad? Que culpa se tiene esa pobre gente que está bajo sol, calor, y con hambre, y todo por unos pesos, no seas asi no creo que te falten al respeto”. “Te pasas que culpa tiene el joven el solo cumple con su trabajo la verdad muy mal de tu parte”. 

Sufren un auténtico viacrucis 

Una joven censora admitió que en Yucatán ganaban bien, unos 11 mil pesos mensuales por su trabajo más gastos de campo,  no valía la pena el esfuerzo que están realizando porque de plano muchas personas se negaban a recibirlas.

“Aparte que la gente se niega a atendernos, estamos desprotegidos, no tenemos cubrebocas, gel antibacterial. Informamos a nuestros jefes de la situación pero no hicieron nada, solo nos amenazaron diciendo que podíamos renunciar si queríamos”, aseguró.

Otro factor que propició la renuncia de varios censores fue que la carga de trabajo era elevada, debiendo laborar hasta 10 horas diarias o más, aunque la razón principal fue que no los ayudaban a tomar medidas de prevención por el coronavirus (Covid-19), quedando totalmente expuestos. 

Encuestadores renuncian por maltrato, acoso sexual y nulas medidas preventivas ante el coronavirus
Las mujeres son más vulnerables ante el acoso sexual en las calles, los hogares a los que acuden y sus propios jefes.

Además, varias trabajadoras denunciaron acoso y hostigamiento sexual por parte de sus jefes, señalando que quienes se rehúsan a ceder, son castigadas con cubrir sitios más lejanos y con extenuantes jornadas laborales. 

Te podría interesar: Covid-19 Yucatán: Empresario dona dinero a sus empleados y no despedirá a ninguno

Las personas que se quedan es porque necesitan el dinero, pero ya se informó que a partir de esta semana que inicia laborarán por jornadas largas para concluir con el censo el viernes 27 de marzo.

El Inegi compartió un comunicado en el que afirma haber proporcionado a los empleados gel antibacterial, cubrebocas y jabón, pero esto fue negado por varios  encuestadores, al menos en Yucatán.

Ricardo D. Pat

Temas

Comentarios