Yucatán

En Yucatán la religión católica combate rezago de sus iglesias

En Yucatán religión católica combate rezago de sus iglesias

En Yucatán religión católica combate rezago de sus iglesias

Arquitectos de diversas universidades apoyan los proyectos con planos, pero no hay recursos; la comunidad tiene que aportar fondos para la edificación de los inmuebles.

Por La Verdad

03/02/2019 08:05

El crecimiento de la ciudad con nuevos complejos habitacionales y otros desarrollos en diversos municipios de Yucatán, han llevado a que se creen nuevas capillas; hasta el momento hay cerca de 30 en construcción con diferentes avances, y hay nuevas propuestas.

El padre Oscar Cetina Vega, quien tenía el título de rector de la Catedral y recientemente fue nombrado párroco de la Purísima Concepción y San José de Progreso, es encargado de la Dimensión de Bienes Eclesiásticos y Arte Sacro (Dibeas) en Yucatán, y al respecto, comentó que son diversas universidades quienes apoyan en la realización de los proyectos, debido a que muchas comunidades no tienen la solvencia para contratar un arquitecto.

En Yucatán religión católica combate rezago de sus iglesias 

“Nosotros como organismo normativo, les asesoramos para que llegue a buen fin el proyecto y nos vamos apoyando de esa manera. Ahora, hay como tres o cuatro que son nuevos proyectos, aparte los que ya se están construyendo”, dijo el párroco.

La parroquia de Santa Teresa de Calcuta, ubicada en Ciudad Caucel, es una de las que el padre encargado está perseverando a que se concrete, así como el que está en el fraccionamiento Las Américas, San José Sánchez del Río y la capilla de Country Club.

La capilla de Guadalupe, que pertenece a la parroquia de Conkal, está en etapa inicial, “y así hay varias, todo según las posibilidades de la comunidad”, indicó Antonio Ignacio Bojórquez, director técnico de Dibeas.

Lo que hace falta, de acuerdo con los entrevistados, son recursos, ya que con ellos se pueden lograr concluir las obras, realizar nuevas y preservar los patrimonios.

En todo Yucatán son 350 iglesias las que el Gobierno Federal tiene catalogadas, todas están en custodia de Dibeas y junto con instituciones de bienes culturales como el Patrimonio del Gobierno del Estado, Patrimonio del Ayuntamiento y comisarías, y con el asesoramiento del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se encargan de rescatarlas.

“Es la manera como actuamos, junto con dichas instituciones, y gestionando con comisiones de las propias iglesias de fieles, ante Gobierno Federal y Estatal y demás, con respecto a recursos. Ellos nos apoyan en algo cuando hay los programas y cuando hay las ganas a veces, hay gobiernos que nos apoyan mucho y otros que nada, como el anterior”, dijo el sacerdote, quien agregó que el sector privado es el que más acciona.

El primer contacto para enterarse que alguna iglesia se va a intervenir o que requiere restauración o mantenimiento, es el párroco, pues es quien da el aviso. “Ellos tienen su comité pro restauración en donde hacen sus eventos, según sus posibilidades, para intervenir de la mejor manera el templo”, dijo.

En Yucatán religión católica combate rezago de sus iglesias 

El director Técnico, aseguró que el esfuerzo es insuficiente porque constantemente se tienen que someter a revisión, mantenimiento y restauración las iglesias.

Actualmente, la iglesia de Maní se está interviniendo, debido a que sus techos se cayeron; esto con el apoyo que les brindó Banamex. “En otros lugares como Teabo, por ejemplo, le están dando mantenimiento, pero es con dinero con la comunidad; en Maxcanú de la misma manera y en Tecoh, estamos viendo los permisos con el INAH”, comentó.

Al año aproximadamente son intervenidas entre cuatro o cinco iglesias coloniales, pues todo depende de los recursos que se tengan. “Obras grandes, en realidad, han pasado dos años y no ha habido porque no hay el apoyo, por lo mismo, es costoso, estamos hablando de casi un millón de pesos”.

Actualmente han tenido acercamiento con el Gobierno del Estado, así como la Coordinación Metropolitana de Yucatán (Comey). “Estamos generando algunos ayudas-convenios. Este 2019, por lo mismo que se está generando los dineros de todo federal y demás, más bien va a ser un año de proyectos, como quién dice, qué es lo que se necesita, hacer la documentación, y ya cuando lo asignen, veremos en qué lo vamos aplicar”.

Por su parte, el delegado de INAH en Yucatán, Eduardo López Calzada, comentó que al año atienden entre 20 o 30 solicitudes de todo el Estado para realizar algún mantenimiento, ya sea mayor o menor, y no dañen al patrimonio.

Cabe mencionar que ellos mayormente brindan la asesoría y no son quienes aportan el recurso, aunque sí saben dónde dirigir a los gestores.

Las afectaciones que más sufren los templos son en los techos porque a veces, se obstruyen o les crecen plantas, así como en los muros. “En los techos siempre estamos vigilantes dentro lo posible, porque con un poco de descuido, normalmente los pájaros tiran semillas, crecen las plantas, hacen hueco y la humedad se filtra y puede haber problemas”, mencionó el presbístero.

En caso de derrumbarse, se indicó que los patrimonios tienen un seguro federal, pero realmente no cubre mucho. Se activa por medio de INAH, tal es el caso de la iglesia “San Agustín” en Nabalám.

Al respecto, López Calzada, dijo que: “nosotros tenemos el registro de estos inmuebles, procuramos tener diagnósticos actualizados de las condiciones de deterioro, intentamos igual promover la recuperación y conservación, siempre que lo amerite y se tengan los recursos”.

Temas

  • yucatán
  • Merida Yucatan
  • mérida