Yucatán

Empresas ecocidas arrasan 24,202 hectáreas para energías limpias

Empresas ecocidas arrasan 24,202 hectáreas para energías limpias

En la Península de Yucatán son arrasadas zonas verdes para instalar parques de energías limpias

Por La Verdad

16/11/2020 08:23

La producción de las llamadas energías limpias en la península de Yucatán, pone en riesgo recursos naturales regionales, transgrede el tejido social y territorial, así como los derechos humanos.

Las llamadas energías limpias se producen sin una organización multidimensional

Colectivos de las comunidades locales e indígenas, dijeron que estos proyectos afectan a 24 mil 202 hectáreas, en las que 31 empresas ecocidas han talado zonas verdes para la instalación de su infraestructura.

Incluso algunas empresas como Vive Energía tienen hasta 3 permisos; 2 en Yucatán y uno en Campeche;  Aldener también cuenta con 3 en Yucatán; en tanto que las 29 restantes cuentan con un permiso para la deforestación e implantación de sus parques eólicos y fotovoltáicos.

Para que tenga una idea, Vive Energía ocupa en Yucatán 1370 hectáreas, mientras que en Champotón, Campeche 2018 hectáreas. Es decir que una sola empresa arrasó con 3,388 hectáreas. 

Las energías limpias en Yucatán se han hecho de un lugar jugando sucio

En el caso de Aldener  2,612 hectáreas. La empresa FyEL de México ocupa en Temax 3,989 hectáreas y en FyEL de Yucatán 3,222 en Sinanché I y II. 

Otras empresas que ocupan grandes cantidades de terreno son Eleonor con 4,940 en Kimbilá, Yucatán, así como BHCE Yucatán con 7,541 hectáreas en Cansahcab, Yucatán. 

En Campeche destaca Tequila Solar con 1,134 hectáreas en La Esperanza y Pimienta Solar con 1,229 hectáreas en La Pimienta. 

En la zona maya de la Península de Yucatán se han autorizado megaproyectos bajo criterios técnicos y financieros, excluyendo los contextos sociales, ambientales y culturales, de modo que éstos se buscan emplazar en zonas ecológicamente sensibles y territorios indígenas.

42 permisos en la Península de Yucatán

Los megaproyectos de energíaslimpias o renovables en la Península no se limitan a los nueve proyectos de la subasta a largo a plazo, ya que de 2012 a la fecha, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ha otorgado 42 permisos para proyectos de energías renovables a gran escala en la península de Yucatán (25 para proyectos eólicos y 17 para fotovoltaicos) concentrados principalmente en el estado de Yucatán (35 permisos en Yucatán; 4 para Quintana Roo y tres para Campeche).

Para la instalación de los parques eólicos serán ocupadas 19 mil 015 hectáreas de tierras

Ahora bien, como en algunas ocasiones se han otorgado varios permisos para un mismo proyecto, al final la CRE ha autorizado 14 proyectos eólicos y 13 proyectos fotovoltaicos en la península de Yucatán.

24 mil 202 hectáreas verdes serán arrasadas

De acuerdo con el monitoreo conjunto realizado por las agrupaciones Articulación Yucatán y Geo Comunes en total son  19 mil 015 hectáreas de tierras proyectadas para la instalación de los parques  eólicos y 5 mil 187 para los fotovoltaicos, lo que hace un total de 24 mil 202 hectáreas de tierras en riesgo en los tres estados de la península. De este este total, 14 mil 147 son tierras ejidales.

“Pero en esta transición energética, no se está haciendo una planeación integral”, advierte Pedro Be Uc, integrante del Colectivo Maya Defensores de la Tierra.

Por tratarse de una región predominantemente maya, de gran biodiversidad y relevancia biocultural, con un sistema hidrológico único en el mundo que incluye el anillo de cenotes, con ecosistemas costeros y forestales que funcionan como corredores para especies de interés continental, como las aves migratorias, con especies endémicas, en peligro de extinción y con alto valor cultural, como el jaguar, y es además un área de gran riqueza arqueológica, la península de Yucatán ha resultado altamente atractiva para la instalación de estos y otros proyectos de la industria alimenticia.

Organizaciones civiles se han enfrentado a la depredación de las empresas energéticas

De acuerdo al análisis de las agrupaciones Articulación Yucatán y Geo Comunes a las manifestaciones de impacto ambiental y las evaluaciones de impacto social, “se ha observado una fuerte disparidad y omisión de información básica para entender la dimensión real de los proyectos y de sus impactos acumulativos a nivel regional, mencionan los investigadores Jazmín Sánchez Arceo y Rodrigo Patiño.

Omisiones graves

Por ejemplo, en el caso de los parques eólicos se omiten estudios fundamentales tales como los de mecánica de suelo, o los monitoreos nocturnos de aves y en temporadas de migración (otoño y primavera), mientras que en el caso de los parques fotovoltaicos, se subestima las afectaciones por la deforestación de cientos de hectáreas de zonas verdes en buen estado, tales como afectación a la apicultura, fragmentación de la vegetación, la disminución del hábitat de diversas especies, la pérdida de protección contra el viento y el efecto isla de calor.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

La producción de energía eléctrica en la península de Yucatán se desarrolló en la segunda mitad del siglo XX por medio de centrales térmicas (10 centrales de más de 30 MW instaladas durante esta época, de las cuales ocho centrales se inauguraron entre 1976 y 1992).

Para la instalación de parques fotovoltaicos en la Península de Yucatán serán arrasadas
5 mil 187 hectáreas de zonas verdes

Si durante las tres últimas décadas del siglo pasado todas las centrales estaban a cargo de la CFE, a partir del nuevo milenio la privatización del sector eléctrico tomó fuerza con la apertura de cuatro nuevas centrales, todas a cargo de empresas privadas y con una capacidad instalada mayor (entre 275 y 500 MW).

Desequilibrio en la producción de energía

Por su lado, el consumo eléctrico entre los tres estados de la península de Yucatán muestra un cierto desequilibrio con respecto de la capacidad instalada y generación en la región.

De acuerdo con datos del INEGI, en 2015 el consumo eléctrico por persona en Quintana Roo fue superior a la media nacional, mientras que el de Yucatán fue ligeramente inferior y el de Campeche aún menor.

En otros términos, tam

bién es posible decir que mientras Campeche produce aproximadamente la electricidad que consume, Yucatán produce la mayor parte de la electricidad que requieren este estado y el de Quintana Roo juntos. Sin embargo, es notorio un déficit en la generación eléctrica de la península con respecto a su consumo.

El relativo poco peso que tiene la región de la península en términos de generación eléctrica, combinado al contexto general de cambio climático y al gran potencial eólico y solar identificado por la Secretaría de Energía en la península han sido los argumentos para justificar la expansión de proyectos eólicos y fotovoltaicos en la península dentro del plan de Transición Energética promovido a nivel nacional. 

Te puede interesar: Texas tiene como objetivo alcanzar un 100% de energia renovable

Sin considerar las afectaciones al agua, a las especies, a las tierras ejidales, a las organización social de las comunidades y más aún a la dunas costeras, cenotes, humedales, manglares, especies propias de la región y aves migratorias, todo en grave riesgo con la construcción e instalación de parques fotovoltaicos y eólicos en Yucatán.