Secciones
Empleado denuncia a su expatrón por acoso
Yucatán

Empleado denuncia a su expatrón por acoso y hostigamiento en Yucatán

De acuerdo con el denunciante, los malos tratos entre los empleados de una dulcería de Peto, son constantes; no denuncian por miedo a represalías. 

por LaVerdad

Empleado denuncia a su expatrón por acoso

Empleado denuncia a su expatrón por acoso

Empleados de la dulcería “El caramelo feliz” denunciaron el mal trato que sufren por parte del encargado y dueño del establecimiento, ubicado en el centro del municipio de Peto, al sur del Estado. 

“Hace aproximadamente un mes decidí quitarme de la dulcería y papelería porque el dueño me acuso de estar inventando pretextos para no ir a trabajar”, comentó Carlos Gómez, exempleado.

El entrevistado relató que hace 12 años sufrió una aparatosa caída, lo que le ocasionó una severa lesión en la espalda, dejándolo con algunas secuelas que le impiden cierto tipo de trabajos y requiriendo atención médica cada cierto tiempo. 

Dicho establecimiento, resaltó, se encuentra en el mero centro de Peto y donde es habitual que siempre esté lleno de clientes. “Fui al médico, a mi consulta habitual, sin embargo, notó que requería al menos 20 días de reposo y medicamentos.

“Le llevé la receta a mi patrón y sólo se burló de mi”, indicó. Asimismo, refirió que al recibir esa respuesta por parte de su patrón, prefirió separarse de su cargo, ya que no tenía ningún papel que lo obligará a cumplir con sus labores en el lugar. 

Indicó que: “No pensé que me fuera a salir peor no regresar al trabajo”. Después de dicha situación, indicó que ha sido víctima de acoso, hostigamiento, e incluso amenazas por parte de su jefe. “Ha sido capaz de ir a mi actual centro de trabajo y amenazarme que va a mandar a su personal a golpearme, ya que sabe dónde trabajo y dónde vivo”, refirió el exempleado de “El Caramelo”. 

Indicó que no es el único empleado que se encuentra en esta situación, ya que los demás que ahí trabajaba han sido víctimas por parte del dueño, sin embargo, hasta el momento nadie ha sido capaz de denunciar por miedo a represalías. “Lo único que pido es que me deje en paz. El sabía de mi lesión y los tratamientos que requiero y aun así me amenazó cuando le llevé las pruebas”, finalizó.

Katia Leyva 

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR