Secciones
Yucatán

Empeora el servicio de transporte en Mérida

por La Verdad

Mal trato al usuario, unidades en pésimas condiciones físicas, mecánicas, y aun así los concesionarios piden alza a tarifas

Redacción/Diario La Verdad MÉRIDA, Yucatán.- El pésimo estado de las unidades de transporte, sumado al maltrato de los conductores hacia los usuarios de todas las edades, principalmente personas de la tercera edad, son una de las principales causas por las que no se justifica el aumento a la tarifa que piden los concesionarios a las autoridades.Además de inseguridad en las condiciones físicas y mecánicas de las unidades, los choferes se caracterizan por echar carreras y poner en peligro la vida de los usuarios, sin importarles en lo más mínimo, pues algunos, incluso, hablan por  teléfono mientras manejan, en tanto que otros se pasan los altos cuando están en rojo.Los hechos no mienten. Ayer consignamos en estas páginas el choque entre una camioneta de transporte público con un camión en la vía Mérida –Umán dejando 10 personas heridas de las cuales nadie se hizo cargo al momento de pagar los gastos médicos.Hoy no es la excepción, tenemos como resultado ocho lesionados en el mismo número de accidentes, lo cual deja en evidencia el cinismo de los permisionarios de transporte al pretender un aumento del 63% es decir $5 más en la tarifa de adulto que hoy cuesta $8 y del 117% que significa $3.50 más para la tarifa social, que  hoy es de $3 para niños, estudiantes y adultos con credencial.El director general de la Ruta Minis 2000, Rafael Canto Rosado, dijo que  los empresarios del transporte urbano entregaron al Gobierno del Estado un estudio elaborado por una importante firma en el que se diagnostica una  retabulación en el coso el transporte urbano de $13 para boleto de adultos y $6.50 para la tarifa social.Dijo que una de las principales quejas del sector empresarial de este giro es que desde hace casi 12 años la tarifa Social, es decir el boleto de estudiante se encuentra congelado en $3,  por lo que aseguran que es difícil de ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía con este costo.Vale la pena señalar que la calidad en el servicio, cuando los choferes de las unidades van a su trabajo sin arreglo personal, y cuando cometen imprudencias que derivan en accidentes, no tiene nada qué ver con el precio de la tarifa.Sin embargo,   argumenta que esta alza traería consigo un efecto dominó que permitirá incrementar la cobertura en la ciudad, la implementación de nuevas y mejor diseñadas rutas conectadas.El compromiso por mi parte “es el de poco a poco retirar la totalidad de las unidades en mal estado y ofrecer automotores de primera calidad puesto que la retabulación nos permitirá adquirir nuevos autobuses”.

Comentarios