Secciones
Yucatán

El mensaje del Islam Ahmadía

por La Verdad

Bendiciones dentro las pruebas

Imam Azhar Goraya/Diario La Verdad “Si los pasados Profetas y Santos no se hubieran encontrado estas dificultades, no hubieran alcanzado la categoría tan alta que alcanzaron por las bendiciones de sus pruebas. Sus terribles experiencias establecieron el sello de su perfecta obediencia, firmeza y disposición a ofrecer el último sacrificio. Frente a la adversidad mostraron una maravillosa constancia, obediencia y amor verdadero. Quedaron atrapados en terribles tormentas, envueltos en la oscuridad, sacudidos por terremotos, ridiculizados, y considerados mentirosos, embusteros y deshonrados, y todos les dejaron atrás. Por algún tiempo, incluso carecieron del apoyo Divino en el que pusieron toda su confianza, y de pronto parecía que Él retiraba Su sustento, como si estuviera enfadado, y les abandonó en las dificultades y en las penas, como si se hubieran vuelto merecedores de Su cólera. Parecía que Le fueran indiferentes y que no se preocupara de ellos lo más mínimo, y que, al contrario se mostrara preocupado por sus enemigos. Así, su prueba desaparecía, pero acaecía otra dura experiencia que era seguida de otra, y las pruebas les llegaban como lluvias torrenciales en una noche oscura, pero ellos no flaqueaban en su determinación y no perdían el ánimo. De hecho, cuantos mayores eran las pruebas que les afligían, más rápido avanzaban; y cuanto más duro eran golpeados, más fuertes se convertían; y a cuantas más dificultades y peligros hicieron frente, mayor fue la valentía y el coraje que mostraron. Pero finalmente consiguieron superar sus pruebas brillantemente, y fueron bendecidos con un éxito total por su sinceridad, y se les otorgó la corona de honor. Todas las objeciones de los ignorantes se desvanecieron entonces como el vapor, como si nunca hubieran existido. En resumen, los Profetas y los Santos no se libran de las pruebas, y se tienen que enfrentar a ellas más que ningún otro, pero siempre las superan por la fuerza de su fe. La gente corriente no les reconoce, de la misma manera que no reconocen a Dios, y son especialmente vulnerables al engaño cuando los queridos por Dios están es su periodo de pruebas, ya que ellos no tienen la paciencia necesaria para esperar y ver el futuro que les aguarda, y están abrumados por la avalancha de engaños. No ven que cuando Dios poda un árbol que Él mismo ha plantado, no lo hace con la intención de herirlo, sino solo para ayudarlo a crecer y florecer para que pueda producir todos los frutos de los que es capaz. Es fundamental para la purificación interna y la perfección espiritual que los Profetas y los Santos se enfrenten a estas pruebas que les sirven como el uniforme virtual con el que estos soldados Divinos son reconocidos. Cualquiera que gane algo de la forma contraria, solo lo consigue hasta cierto punto, y no se le concede el éxito total. Es lamentable que el hombre ceda fácilmente a la sospecha y presuponga que todos los que afirman ser de Dios son unos embusteros y unos estafadores que buscan satisfacer sus propios intereses. Cuando estas creencias hacen a la gente albergar dudas sobre los santos, y una vez que han rechazado la santidad, empiezan a tener reservas sobre el estatus de los Profetas, y cuando estos también son rechazados, comienzan a dudar sobre la existencia de Dios, y comienzan a pensar que quizás todo el concepto es una invención sin fundamento, una superstición que poco a poco ha ido encontrando su camino en la mente de las personas.” (Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad, el Mesías Prometido y el Imam Mahdi. el Anuncio Verde.) Para aprender más acerca del Islam Ahmadía, favor de mandarnos un mensaje: [email protected] 999 129 4594

Comentarios

Te puede interesar