Yucatán

El mensaje del Islam Ahmadía

Por La Verdad

01/10/2017 10:41

Plegarias de los Profetas

Imam Azhar Goraya/Diario La Verdad Nacido en 1835 en Qadián (India), Hadrat Mirza Ghulam Ahmad, el Mesías Prometido y Mahdias, se dedicó al estudio del Santo Corán y a una vida de oración y devoción. Viendo que el Islam era blanco de indecentes ataques desde todas las direcciones y que la suerte de los musulmanes se hallaba en decadencia, él, como Imam y voz del momento, asumió la tarea de defender el Islam y de presentar sus enseñanzas en su pureza original. En su extenso repertorio de escrituras, clases, discursos, debates religiosos, etc., sostuvo que el Islam era la única fe viva, siguiendo la cual, el hombre puede establecer contacto con su Creador y entrar en comunión con Él. Anunció que Dios le había elegido como el Mesías y Mahdi, según las profecías contenidas en la Biblia, el Sagrado Corán y los Hadiz. En 1889 empezó a aceptar el pacto de iniciación en su Comunidad, que ahora se halla establecida en más de ciento ochenta países. Escribió más de ochenta libros en urdu, árabe y persa. Acerca de los sufrimientos y pruebas de los profetas, él escribió: “Las pruebas que inicialmente afrontaron Profetas y Santos y les hicieron parecer deshonrados a pesar de ser amados y aceptados por Dios, no fueron para traerles la desgracia ni destrozarles ni para borrar sus nombres de la faz de la tierra. Ni puede ser este el fin, porque, ¿cómo puede Dios convertirse en el enemigo de los que Lo aman y traerles la deshonra? Estas pruebas, que aparecen con la ferocidad del rugido de un león y hacen descender las tinieblas, sirven para que los siervos que Dios escoge, alcancen los niveles más altos de aceptación y para abrirles las dimensiones más refinadas del conocimiento Divino. Esta ha sido siempre la práctica de Dios hacia sus siervos, y lo corroboran las súplicas hechas por Davidas en los Salmos, por los relatos del Evangelio sobre las súplicas desgarradoras de Jesús durante su tiempo de prueba, y por las humildes súplicas del Santo Profetasa recogidas en el Sagrado Corán y en las Tradiciones. Los Evangelios también relatan cómo el Mesíasas oró y suplicó durante su noche de prueba, y cómo se mantuvo despierto durante toda la noche y se sintió abrumado por el dolor y la angustia, como si se encontrara en la agonía de la muerte. Durante toda la noche lloró y suplicó a su Señor para que la copa que estaba destinado a tomar pasara de él. Pero, a pesar de sus muchas postraciones, sus oraciones no fueron escuchadas, porque las oraciones que se hacen en el momento de las pruebas no son aceptadas. Tampoco deberíamos olvidar los sufrimientos que soportó nuestro señor y maestro, el orgullo de los Mensajeros, y sello de los Profetas, Mohammad, que la paz y las bendiciones de Dios sean con él, durante su periodo de pruebas. Una vez rezó: “¡Mi Señor! Me lamento ante ti por mi debilidad y confieso mi impotencia ante tu umbral. Conoces mi humilde estado. Estoy preparado para soportar cada penuria hasta que estés contento conmigo, y no tengo ninguna otra fuerza salvo Tú.” (El Anuncio Verde) Para aprender más acerca del Islam, Favor de mandarnos un mensaje: Comunidadmusulmanaahmadia@gmail.com 9991294594