Yucatán

El Chupacabras de Yucatán: ¿Era hijo de la Xtabay y del Huay Chivo?

El Chupacabras de Yucatán: ¿Era hijo de la Xtabay y del Huay Chivo?

El Chupacabras de Yucatán: ¿Era hijo de la Xtabay y del Huay Chivo?

El Chupacabras de Yucatán ¿surgió de la impía relación entre la Xtabay y el Huay Chivo?, al menos una hipótesis así lo plantea.  

Por La Verdad

20/07/2020 06:24

La ciencia confirma que la primera persona que vio al chupacabras fue Madeylen Tolentino, de Canóvanas, este de Puerto Rico, en 1995, siendo descrito como un ser terrorífico, parecido a un extraterrestre, que pasó frente a la ventana de su casa.

Pero un anciano maya afirma que esa criatura bípeda, de entre 1,20 y 1,50 metros de alto, con grandes ojos, púas a lo largo de su espalda y largas garras, tuvo su origen en Yucatán, siendo el fruto del pecado de la Xtabay y el Huay Chivo.

El Chupacabras es una criatura que ha desafiado todas las leyendas, alcanzado una fama mundial al ser visto desde Puerto Rico hasta Rusia, así como en Yucatán, donde se cree existe desde hace décadas.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

Corroborar esta historia nos llevó a viajar a un lugar muy cercano a Tekax, a casa de don I.F.E.M., un anciano maya que aceptó compartir una teoría que se remonta muchos años en el pasado, cuando en la zona que incluía a Tekax, Tekantó y Motul, se informó de la muerte de varios animales. 

Las autoridades decían que era un jaguar; los ganaderos se rieron al escuchar esas declaraciones: los jaguares despedazan y dejan huella. En este caso solamente aparecían dos orificios en el cuello.

La leyenda del Chupacabras de Yucatán

El abuelo contó que hacía muchos años corrió el rumor de la aparición de  un ente maligno que entraba a aquellas poblaciones en busca de doncellas para violarlas; se le conocía como el “Chivo Brujo” o el “Huay Chivo”, mitad hombre, mitad chivo.

El terror invadía a los pobladores cuando escuchaban el ruido que hacían sus cascos al retumbar en las piedras. “El “Huay Chivo” brincaba las albarradas, con sus cuernos golpeteaba las puertas que daban a los patios. Una noche no encontró a ninguna doncella pero sí en una gran mata de Ceiba, a una hermosa mujer que peinaba sus largos y negros cabellos.

Esa mujer era la Xtabay, quien por inexplicables razones aceptó el encuentro carnal con aquel ente con tal frenesí que los animales del monte salieron espantados de sus madrigueras al escucharlos.

De esa relación pecaminosa nació un horripilante ser con cuerpo de gorila, garras, dos apéndices en la espalda como pequeñas alas, cara parecida a un mandril, y con nariz achatada, como la de un vampiro. “¡Había nacido el Chupacabras!, hijo legítimo de la “X´tabay” y el “Huay Chivo”.

Un anciano maya comparte una leyenda que da origen al Chupacabras o un ser parecido en Yucatán, como producto maldito de una relación entre la Xtabay y el Huaychivo.

Te podría interesar: Xtabay, mujer que seduce diabólicamente a los hombres de Yucatán 

A partir de ese momento comenzaron los rumores acerca de un extraño ser que mataba animales, chupándoles la sangre. Incluso el anciano maya nos reta a comprobar sus dichos revisando en una hemeroteca los reportes del Chupacabras que desde hace décadas se han publicado en Yucatán.

Señala que en algunas crónicas no se le llamaba así, pero cree que el Chupacabras inverna, desaparece por algún tiempo y luego ataca de nuevo a pavos, gallinas, cerdos, cabras, borregos, dejándolos sin una gota de sangre.