Secciones
Diputados de Yucatán se pasaron de la raya
Yucatán

Diputados de Yucatán se pasaron de la raya

Durante tres años varios faltaron continuamente a las sesiones, no presentaron ninguna iniciativa o se dedicaron a chatear mientras levantaban la mano

por LaVerdad

Diputados de Yucatán se pasaron de la raya

Diputados de Yucatán se pasaron de la raya

Varios diputados serán recordados por sus contribuciones a la LXI legislatura, que concluye mañana, pero otros serán recordados como los más faltistas, los que anduvieron de fiesta o quienes no soltaron el celular mientras levantaban la mano.

Los más faltistas fueron el hoy senador electo, el panista Raúl Paz, y la priista Marisol Sotelo Rejón, quien también tiene dos honores dudosos: el de no haber promovido ninguna iniciativa y ser la que seguramente más chateó durante su gestión.

Solo uno retornará a la LXII Legislatura local, el panista Manuel Díaz, reelecto para el Distrito V.

En el periodo que termina, la morenista Jazmín Villanueva y la priista Marisol Sotelo quedan etiquetadas como faltistas y sin haber propuesto ninguna iniciativa de ley.

Debido a la desbandada que registró la legislatura LXI con diputados que salieron a buscar otro cargo, el Congreso yucateco finalizará este domingo con una nueva conformación.

De los 25 diputados que iniciaron, 7 hicieron sus maletas para dar paso a sus suplentes. En esta legislatura dichos cambios desaparecieron a la única representación del PRD y fortalecieron la turquesa al pasar de un solo diputado a finalizar con tres.

Los primeros en abandonar su curul fueron los priistas Evelio Dzib Peraza, quien perdió la alcaldía de Ticul; Rosario Díaz Góngora, quien asumió la dirección general del Conalep, y María Esther Alonzo obtuvo la diputación federal por el Distrito II.

En el caso de la ex diputada María Esther Alonzo quien al resultar abanderada para la alcaldía de Progreso propuesta por el partido Nueva Alianza, dejó la curul a la motuleña Olga Dinorah Abraham, por segunda ocasión, hecho que fue calificado como algo inédito en las legislaturas de la entidad ya que esta joven diputada, literalmente  entró dos veces a la suplencia, la primera para cubrir la ausencia de varios meses de la ex diputada María Esther Alonzo quien argumentó una dolencia física para pedir licencia y en la segunda ocasión, porque la titular se fue a la campaña.

Por el lado de los panistas, los únicos que llamaron  a sus suplentes fueron  Elías Lixa Abimerhi, ahora legislador federal, quien dejó su lugar a Marco Antonio Novelo Rivero, y el ahora alcalde de Ticul, Rafael Montalvo Mata, quien dio paso a Rubén Amílcar Sosa Chi.

Manuel Díaz Suárez se reeligió en el Distrito local V que ostenta; Ramiro Moisés Rodríguez para la alcaldía de Izamal y Manuel Jesús Argáez por la de Buctzotz, se mantienen como si nada pegados a la curul y al pre supuesto.

Otra licencia, que sumó en la  nueva conformación del Congreso, fue la de la priista Verónica Camino Farjat, quien no alcanzó una senaduría y dejó su lugar a su Cindy Santos Ramayo, del Panal.

De acuerdo con el reporte de transparencia del propio Congreso Estatal de Yucatán, cada uno de los 25 legisladores gana al mes 93 mil 880 pesos, desglosados en 44 mil 880 de dieta más 34 mil pesos de “apoyo legislativo” más 6 mil pesos en vales de despensa más 9 mil en gasolina.

En suma cada diputado yucateco percibe anualmente un millón 126 mil 560 pesos, y entre los 25 representantes la  suma asciende a 28 millones 164 mil pesos anuales únicamente de pago por dietas, apoyo legislativos, vales de despensa y gasolina  para los integrantes de todas las fracciones.

Los diputados de Morena, PAN, Verde y algunos del PRI terminarán solo con el mérito de haber aprobado algunas iniciativas, pero no hacer ninguna propuesta sustantiva, como José Montalvo Lara, quien entró al Congreso para sustituir a la no menos grisácea Jazmín Villanueva Moo, a quien no le alcanzó para una diputación. El coordinador de bancada del PAN, ahora flamante diputado electo, Raúl Paz Alonzo,  ni legisló ni hizo campaña, pero sí cobró puntualmente.

Junto con la priista Diana Marisol Sotelo Rejón son los más falistas y la segunda tampoco hizo ninguna propuesta, empatada con el panista Josué Camargo. El primer lugar en actitud broncuda y porril sin problema se lo lleva Henrry Sosa Marrufo, quien en diferentes ocasiones a lo largo de la legislatura se ha distinguido por utilizar un florido lenguaje, mofarse de sus homólogos y corretear por los pasillos del recinto legislativo.

Temas

Comentarios

Te puede interesar