Secciones
Desnuda y golpeada corre para evitar ser violada al oriente de Mérida
Yucatán

Desnuda y golpeada corre para evitar ser violada al oriente de Mérida

Una verdadera pesadilla vivió Yajaira C. en la colonia Melchor Ocampo, al oriente de Mérida, luego de que un sujeto le pegó en reitereadas ocasiones en la cara para intentar abusar sexualmente de ella.

por LaVerdad

Desnuda y golpeada corre para evitar ser violada al oriente de Mérida

Desnuda y golpeada corre para evitar ser violada al oriente de Mérida

 “Me agarró y me tiró en un lote baldío; allá me quiso violar. Sólo Dios sabe cómo pude escaparme de él”, comenzó a narrar Yajaira C., quien el pasado jueves por la noche fue víctima de un sujeto que la agredió a golpes después de que se bajara de un taxi al oriente de Mérida. “Sino me escapaba de él, pude haber muerto”.

Con el ojo izquierdo y la boca totalmente morada e inflamada, rasguños en los brazos y cuello, así como moretones en las piernas, la señora siguió contando cómo sucedió el incidente que le cambió la vida.

“Salí a las 11 de la noche de mi casa, y en la esquina de la Esperanza pedí un taxi. Al subirme, inmediatamente apareció un sujeto preguntando si lo podían llevar a la Melchor Ocampo, al oriente de Mérida. El taxista me preguntó si podía llevarlo a él primero, ya que estaba en la ruta para llegar a Francisco de Montejo donde estaba mi familia, y accedí”, comentó Yajaira, quien dio a entender que ha sido la peor decisión que ha tomado en la vida.

“Al llegar (a la Melchor Ocampo al oriente de Mérida), el taxista me dijo: ‘disculpe, hasta aquí es mi última ruta’, y yo le cuestioné: ‘¿Cómo si le estoy pagando para que me lleve?’, al no querer llevarme me bajé para agarrar otro taxi”. Fue ese el momento que su agresor, a quien recuerda como un hombre alto, robusto, de piel entre clara y morena, cabello liso y negro, y vestido con una camisa de vestir de rayas verticales, la alcanzó para intentar abusar sexualmente de ella. 

“Por el forcejeo no pude hacer nada. Me agarró, me tapó la boca y me desvistió. Quedé totalmente desnuda. Lo que yo recuerdo es que pedía ayuda y ayuda, y el estúpido, pues no sé cómo más llamarle a ese tipo de personas, me tenía en un terreno baldío y ahí quería violarme. Yo como podía me resistía”, recuerda con un nudo en la garganta.

Al ver que Yajaira insistía en pedir ayuda, el hombre la golpeó en repetidas ocasiones en la cara, para que se callará. “Sólo Dios sabe cómo pude escaparme de él, y así desnuda salí a pedir ayuda. ‘¡Ayuda, ayuda, me quieren matar, me quieren violar! gritaba por la calle’. Detrás de mí venía él, pero yo no sé, salí corriendo tan rápido que llegué hasta cierto lugar y seguí pidiendo ayuda.

Fue un señor, quien al escuchar los desesperados gritos de la mujer la auxilió desde el interior de su casa ubicada al oriente de Mérida. “Me dio un short, pero no quiso abrirme la puerta, incluso su esposa estaba dentro y no sé que tanto le decía”.

Por los nervios y el temor de que su agresor la alcanzara para volver a atacarla, decidió correr dos cuadras y refugiarse en una tienda; ahí las personas la apoyaron y llamaron a la policía, quienes la auxiliaron y la resguardaron. Posteriormente llamaron a uno de sus familiares; su marido fue quien la rescató de una pesadilla que nunca pensó vivir, sobre todo en una de “las ciudades más tranquilas de la República Mexicana”.

Busca justicia

Hasta el momento, Yajaira no ha interpuesto una denuncia, sin embargo, comentó que lo hará porque no puede quedarse impune algo tan grave, además de que si calla, quedaría archivado como muchos otros casos que han ocurrido y que no salen a la luz en Mérida.

Acompañada de un familiar, ambas confirmaron que ésta no es la primera vez que ven y escuchan sobre agresiones en un taxi. “Aquí han habido personas que agreden en taxi, que lastiman, buscan la manera de robar, personas que después son encontradas muertas en un lugar”.

Problemas de salud

Debido a sus lesiones, le realizarán una radiografía, ya que los golpes internos en el ojo izquierdo, le están provocando hormigueos en la cabeza, así como mareos.

Ante este suceso, aconsejó, sobre todo a las mujeres, que no salgan a altas horas de la noche y que tengan más precaución, además de que si van a tomar un taxi en Mérida, anoten el número de la placa y le avisen a algún familiar por dónde van para que estén atentos.

_Kattia Castañeda

Temas

Comentarios

Te puede interesar