Secciones
Defraudan ejidatarios a más de 80 familias en Yucatán
Yucatán

Defraudan ejidatarios a más de 80 familias en Yucatán

Les vendieron predios y ahora son reclamados por una desarrolladora inmobiliaria; no tienen papeles para proteger su patrimonio

por LaVerdad

Defraudan ejidatarios a más de 80 familias en Yucatán

Defraudan ejidatarios a más de 80 familias en Yucatán

Más de 80 familias, propietarias de 100 terrenos, temen perder el patrimonio que por más 20 años han construido al poniente de la colonia Leona Vicario, en Kanasín, a un costado del nuevo fraccionamiento Cielo Alto.

Mediante documento la Dirección del Registro Público de la Propiedad y el Comercio les ha hecho saber que tienen que desalojar sus casas, pues esas tierras pertenecen supuestamente a ese fraccionamiento.

El poseedor de los terrenos es Jorge Carlos Campos Pacheco, representado por Pedro Solís Millet.

La señora Carmen Guadalupe Campos Collí, quien ha organizado a los afectados, solicitó ayuda al Instituto de la Vivienda de Yucatán (Ivey) para regularizar sus terrenos, sin embargo, la dependencia les respondió que esas tierra no aparece en el mapa de regularización.

“En la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett) tampoco encontramos respuesta, fue hasta el 25 de septiembre del 2012, fecha en la que es expedido un documento número 123-001, de la Dirección del Registro Público de la Propiedad y del Comercio, que les indica que sus terrenos no son ejidales, sino que entre los propietarios está Jorge Carlos Campos Pacheco, representado por el señor Pedro Solís Millet, y que dice ‘otorgado por el Ingeniero Fernando Antonio Torres Cab, por instrucción del ciudadano Felipe Calderón Hinojosa’, indicó.

Agregó que el folio electrónico del predio es 1078990, por lo que tienen que desalojar su patrimonio de más de 20 años.

“Estamos desesperados porque en esta administración no recibimos ninguna respuesta, hemos ido a varias instancias para buscar una solución, pero no ha pasado nada, incluso queremos llevar nuestros documentos a la Comisión de los Derechos Humanos de Yucatán (Codhey)”, dijo.

Explicó que quienes les vendieron esos terrenos fueron el ejidatario Gabriel Pech y Nicolás Uicab, sin embargo, después de la venta estas personas no se han hecho responsables o dan alguna explicación a este problema.

También indicó la afectada que se han acercado a la asociación civil Antorchista de México, pero les han recomendado que por ahora tendrán que esperar al cambio de administración estatal, para ver si obtienen una respuesta positiva a su problema.

“En esta zona hay casas y terrenos, quienes ya construimos ya tenemos luz y agua, no podemos dejar perder todo lo que hemos trabajado por nuestro patrimonio, por nuestros hijos”, expresó.

Hasta el cierre de esta edición se intentó hacer comunicación con el director del Ivey, César Armando Escobedo May, para conocer el problema legal al que se enfrentan esas familias, pero hasta este momento no fue posible.

Uno de los oficios dirigidos al Gobierno del Estado, con fecha de 9 de octubre de 2016 señalan: “Solicitamos su apoyo para que sean regularizados nuestros terrenos, ya que son nuestros patrimonio único lugar para nuestro descanso. Ya que no contamos con documentos que nos acrediten como legítimos propietarios nos preocupa, ya que nos enteramos que nuestros predios ya han sido vendidos a un grupo de personas que adquirieron propiedad en escritura pública número 321 de fecha 21 de diciembre de 2012, en la Notaría número 39 del municipio de Mérida. Pero nosotros ya vivimos muchos años antes y los adquirimos por medio de compra venta del ejidatario Gabriel Pech Cano, nos sentimos ofendidos y engañados. ¿Qué va a pasar con nosotros, ya que habitamos desde el 2003?”

En otro oficio señalan que: “Hace más de trece años, a la fecha nos fue cedida la posesión de diversos lotes de terreno de una parcela ejidal perteneciente a ejido de Kanasín, Yucatán, según aseveró el que se dijo poseedor, el ejidatario de nombre Gabriel Pech, aclarando que por tal cesión de derechos, cada uno de nosotros pagamos diversas cantidades de dinero, tanto al ejidatario como a la intermediaria, conocida activista del PRI, ahora fallecida, de nombre Carmen Blanqueto.  Doña Carmen infundió en nuestro ánimo al asegurar que si los comprábamos, el partido nos ayudaría a regularizar los terrenos, a bajo costo, para que nos dieran las escrituras de propiedad, por lo que cubrimos su costo a doña Carmen y a don Gabriel y ante el Comisariado ejidal de ese entonces de Kanasín se firmaron las cesiones de derechos”.

Agregó que “luego las autoridades ejidales, junto con don Gabriel, marcaron cada uno de los lotes y nos hicieron entrega física de la posesión de las tierras, que en ese entonces eran solamente terrenos desmontados, sin que contaran con calles, delimitaciones, señalamientos o nomenclatura alguna por parte de algún ayuntamiento. Eso sí rodeados de puro monte”.

Recordó que el primer golpe que recibieron fue la supuesta venta de los terrenos a la empresa inmobiliaria “Patrimonio Kanasín”, la cual supuestamente, previo pago, nos daría las escrituras de propiedad. Al final no se llegó a nada.

Destacó que “hace unos años, alrededor de nuestras casas, se comenzó a construir un conjunto residencial privado denominado ‘Cielo Alto’,  y Jorge Carlos Campos Pacheco, representado por Pedro Solís Millet, habían adquirido de los campesinos de Kanasín una extensión de tierras muy grande, donde también se incluyeron los terrenos donde habitamos, y que adquirimos con anterioridad, y de buena fe”.

Han pasado los años y nadie nos ayuda, señala Carmen Collí.

Temas

Comentarios

Te puede interesar