Secciones
David Pérez, empresario de Yucatán que ha logrado el éxito en base al esfuerzo personal.
Yucatán

David Pérez, empresario de Yucatán ejemplo del éxito en base al esfuerzo personal

Para David Pérez, la parte más importante de los negocios es la atención, estar pendiente de manera personal del cliente y la supervisión del trabajo.

por LaVerdad

David Pérez, empresario de Yucatán que ha logrado el éxito en base al esfuerzo personal.

David Pérez, empresario de Yucatán que ha logrado el éxito en base al esfuerzo personal.

De raíces comerciantes, David Pérez León es actualmente propietario de una de las empresas de renta de equipos audiovisuales más importantes de Mérida y de todo Yucatán, pero su camino para obtener el reconocimiento del público y clientela no ha sido fácil.

La historia de David es muy interesante, si bien sus inicios guardan alguna relación con su actual actividad empresarial, la verdad es que ha sabido aprovechar y capitalizar las oportunidades que la vida le ha brindado, tomando sus experiencias anteriores como base para nuevos proyectos.

David Pérez es ejemplo que el éxito no está peleado con la sencillez y el buen trato.

Los inicios

Corría el año de 1984 y la actividad comercial de David era la venta de videocaseteras y otros electrodomésticos.

“Tenía un promedio de venta de 10 a 15 videocaseteras por mes, en ese entonces la venta de uno de esos equipos me generaba un magnífico ingreso ya que yo la daba ‘a pagos’ o ‘en abonos’, porque comprar una de contado era muy difícil”, comentó Pérez León.

Pero a la venta de los reproductores de video se sumó un inconveniente: no había videos a disposición para su uso en los domicilios. David entonces toma ese problema y lo convierte en una oportunidad para sí mismo. “´Tenía que hacer un viaje cada mes o mes y medio al Paso, Texas, o a Ciudad Juárez para comprar los equipos, entonces se me ocurrió comprar algunas películas en video para ofrecérselas a mis clientes y pudieran ‘probar’ las caseteras, luego me empezaron a pedir prestadas esas películas”, recordó el entrevistado.

Del préstamo a la renta

Al ver que más gente le pedía películas, David decidió incursionar en  la renta de las mismas. “Los primeros precios de renta de películas en realidad no generaban una gran ganancia, pero era un extra que caía muy bien, salía ‘para los chicles’ como se dice coloquialmente, porque mi negocio seguía siendo la venta de las caseteras”.

Las solicitudes de renta de videos aumentaron, el catálogo creció y la entrega era a domicilio, es decir las películas se les llevaban a los solicitantes y eran devueltas con un calendario establecido. Esa mecánica de entrega a domicilio se llevó a cabo durante dos años.

“Al no tener donde exhibir los filmes, tenía que platicarles a los clientes la trama de la película”, recordó divertido David.

La visión empresarial de Pérez León lo llevó a tener una de las cadenas de renta de videos más importante en Mérida.

Ante un boom de gente intentando rentar películas y buscado también profesionalizar el negocio, es que surgió la extinta cadena Supervideos Ameri-K, pionera local en el ramo y que en su momento compitió con otras cadenas nacionales como Videocentro o Blockbuster.

El negoció fue próspero bajo la dirección de David a tal grado que logró contar con 8 tiendas por toda la ciudad, e incluso en el puerto de Chelem. En los locales, la gente podía también comprar golosinas, acceder a promociones por días o temporadas e incluso encontrar servicios como internet, otra innovación su momento por parte del empresario.

De las películas a los equipos audiovisuales

Pérez León recuerda que en cierta ocasión una empresa le contacto para preguntar si aparte rentaba las videocaseteras, situación que le “prendió el foco” e inmediatamente accedió a la solicitud. La misma empresa le pidió en renta posteriormente un televisor, además de un reproductor, y de ahí nuevamente se presentó la oportunidad de diversificar el giro comercial.

La renta de videocaseteras y televisores dio inicio a la de equipos audiovisuales, proyectores de acetatos, televisores, pantallas plegables y reproductoras están entre los primeros equipos que estuvieron disponibles para renta.

La proyección de películas en escuelas y espacios públicos obligó a David a incursionar el ramo del sonido, a fin de ofrecer un servicio completo; una oportunidad más que desde luego no desaprovechó.

La empresa de David Pérez ha logrado consolidarse como una de las mas importantes en el ramo de la renta de equipos audiovisuales.

Con el arribo del internet y de la televisión por cable, la renta de películas decayó, por lo que la renta de los equipos audiovisuales se volvió prioridad, logrando posicionarse poco a poco en el gusto del público en base al trato y profesionalismo.

Renta de todo tipo de pantallas, incluyendo pantallas modulares de leds, proyectores de todas las luminosidades disponibles, sonido de calidad para conferencias, congresos y eventos masivos, incluyendo el back line para grupos musicales, es ahora la oferta de su empresa.

Para David Pérez, la supervisión personalizada del negocio es una de las claves del éxito.

David Pérez no deja pasar la oportunidad para mandar un consejo a los jóvenes empresarios:

“Hay mucho talento que desafortunadamente se desperdicia en la espera de una gran oportunidad. Las grandes oportunidades son la suma de oportunidades más pequeñas, pero que no se sienten a esperar que éstas lleguen, hay que salir a buscarlas y aprovecharlas”, concluyó Pérez León.

David Pérez León no se considera un visionario, sin embargo su propio relato deja entrever que no es así, quizá la modestia que siempre le ha caracterizado le obliga a expresarse de esa manera, pero la realidad es que se necesita visión para tener el éxito personal y profesional que él ha logrado.

Temas

Comentarios