Yucatán

Coronavirus Yucatán: trabajadores de la salud deben apoyar su sistema inmune

Coronavirus Yucatán: trabajadores de la salud deben apoyar su sistema inmune

Personal de salud de Yucatán, como primera línea de defensa contra el Covid-19 deben apoyar su sistema inmune a través de la nutrición e hidratación.

Por La Verdad

05/09/2020 08:55

Como primera línea de defensa contra la pandemia de Covid-19, el personal de salud de Yucatán dedica muchas horas a la atención médica que las personas necesitan en los diversos hospitales del estado, por lo que debe reforar su sistema inmune.

El uso de equipos de protección personal, que incluye protectores faciales o lentes, mascarillas, batas y guantes, por largos períodos les ayuda a permanecer seguros mientras atienden a los demás, sin embargo les dificulta la nutrición diaria requerida para salvaguardar su propia salud.

Para apoyar su sistema inmune a través de la nutrición e hidratación, el personal de salud de Yucatán que está en la primera línea de defensa contra el Covid-19 debe mejorar sus hábitos alimenticios.

Infórmate sobre todas las noticias de Yucatán dando click aquí

Esto nos hace comprender que el personal médico vive a diario una vorágine donde la acción parece no detenerse, lo que nos lleva a cuestionarnos ¿cómo los médicos, enfermeras y otros empleados de la salud satisfacen sus necesidades de nutrición e hidratación?

Para solucionar esto duante la pandemia de Covid-19, los trabajadores de hospitales de otros estados e incluso de otros países están implementando algunas medidas para mantenerse saludables y fuertes, aplicando mejores prácticas de nutrición en su rutina diaria.  

Nutrición e hidratación benefician el sistema inmune

La nutrición y la hidratación no solo son importantes cuando se lucha contra un virus, también son factores que respaldan la salud.

A corto plazo, mantenerse hidratado y llevar una dieta rica en nutrientes puede ayudar a prevenir la deshidratación, la cual puede causar dolores de cabeza, mareos, fatiga, desmayos, un ritmo cardíaco acelerado y otros síntomas.

A largo plazo, una alimentación adecuada puede ayudarte a evitar las deficiencias de vitaminas y minerales, así como respaldar el sistema inmune, el cual es clave para mantenerse saludable y apoyar la recuperación cuando nos enfermamos.

Los trabajadores de la salud que están al frente tienen una pequeña ventana de tiempo cada día para comer e hidratarse por lo que es especialmente importante que se concentren en nutrientes que satisfacen su hambre y sus necesidades nutricionales.

Dentro de los nutrientes que deben priorizarse en la dieta están la proteína, cuya ingesta adecuada ayuda a las personas a sentirse satisfechas durante períodos más prolongados a lo largo del día; también la fibra contribuye a la sensación de saciedad, quienes la consumen experimentan una disminución en los niveles de abre durante tres horas después de comerla, además ayuda con la digestión de los alimentos y ayuda al cuerpo a absorber nutrientes críticos.

Cientos de empleados del sector salud pertenecen a los grupos vulnerables al Covid-19 por llevar durante toda su vida pésimos hábitos alimenticios, por lo que han estado de licencia por más de 4 meses.

A diferencia de las grasas normales que tienen 9 calorías por gramo, las grasas saludables tiene 4 por gramo, por lo que comer alimentos con grasas saludables o buenas como nueces, aceitunas, pescado graso y soya puede ayudar a satisfacer las necesidades calóricas diarias fácilmente, especialmente cuando se está en constante movimiento.

Te podría interesar:  Gobierno de Yucatán obliga a personal de salud a regresar a los hospitales

Las vitaminas y minerales son importantes en la construcción de un sistema inmune saludable, específicamente las vitaminas A, C, E, y el mineral de zinc. Se encuentran en productos de origen vegetal y animal, como frutas y verduras, productos lácteos, carne y nueces. El zinc se puede encontrar en la carne de res, pollo, yogur y legumbres.  

Para lograr una hidratación duradera y mantener la energía durante el día deben beber mucha agua después del trabajo, hasta que la orina sea clara o de un color amarillo pálido, lo que significa una hidratación adecuada. Beber una solución de electrolitos y comer frutas y verduras ricas en agua son otras formas en la que los trabajadores de primera línea pueden mantenerse hidratados.