Secciones
Comunidad transgénero de Yucatán exige respeto
Yucatán

Comunidad transgénero de Yucatán exige respeto

Actualmente, la asociación Transgénero de Yucatán, Yucatrans, cuenta con 50 socios, entre ellos: 40 mujeres trans y 10 hombres trans, y ayer cumplió su primer año protocolizada.

por LaVerdad

Comunidad transgénero de Yucatán exige respeto

Comunidad transgénero de Yucatán exige respeto

Johana Ávila López, una mujer transgénero de 49 años, aunque actualmente vive en plenitud junto con su esposo, indica que hay mucho camino qué recorrer para que sean aceptadas como tal; el bullying es uno de sus enemigos, así como la discriminación, pues todos los días lo sufren por personas cercanas a ellas o por lo que transitan por la calle.

Ella nació siendo niño y decidió darle una vuelta a su vida cuando tenía apenas seis años; sus padres no sabían qué hacer ante esta situación, pues en aquel tiempo, cuando no había “mucha información al respecto”, pensaban que estaba mal de la cabeza; incluso, la llevaron al doctor, especialistas, psicólogos y hasta pediatras.  Al fin de cuentas, no lograron “sanarla”.

“En mi niñez, pues fue un dolor de cabeza para mis padres al darse cuenta que, en ese momento, era un chico diferente; pasé por médicos, psicólogos y todos los demás, para saber si era algo de mi mente, pero no. Tuve que pasar esto hasta la adolescencia, en la cual ya no aguantaba el bullying tanto en mi familia por el sobrenombre, tratos o cosas que veían que no debería hacer como querer ponerme maquillaje, zapatillas o caminar femeninamente”, contó.

En esa etapa de su vida, indicó que salió de su casa para enfrentar al mundo y defender lo que sentía. En el camino, buscó a una persona de su mismo género y esta la adoptó para orientarla y, a la vez, cuidarla.“Gracias a ella supe quién soy y hasta la fecha sigo luchando. Ahora soy una persona realizada y feliz, y me toca devolver un poco de lo que me ha pasado a estas nuevas generaciones que tienen un poco más de ventaja, porque hay un poco más de acercamiento y ayuda”.

En México, de acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), hay cerca de 740 mil trans; y aunque en Yucatán no está contabilizado, existe una población en la que sus necesidades y problemáticas no siempre son contempladas por los gobiernos y sociedad en general.

Ayer, la Asociación Transgénero de Yucatán, ‘Yucatrans’, cumplió su primer año protocolizada, luego de años como organización independiente y, de acuerdo con la presidenta, Miriam Abigail Trillo, ella se unió por ser víctima de discriminación.

“Hace 10 años teníamos muchos problemas hasta con la Policía Estatal, bullying en áreas educativas, de trabajo y creo que la necesidad de alzar la voz y crear conciencia a la sociedad y autoridades políticas, me llevaron a ser activista”.

De acuerdo con la entrevistada, son 50 personas las que la conforman, 40 mujeres trans y 10 hombres trans; y la mayoría son jóvenes entre los 18 a 25 años. La idea que tiene es que los que se acercan no sufran lo que pasaron las antiguas generaciones, además de empoderarlas, es por ello que están aprendiendo por medio de  capacitaciones a las que les invitan fuera de la ciudad.

La principal problemática de la población trans es la discriminación y la exclusión social y es por ello que muchos deciden “quedarse en el closet”. También la automedicación y el deterioro de la salud por querer llegar a un ideal.

“Los prejuicios y estereotipos señalan a las personas que tenemos una identidad distinta como raros, anormales, enfermos, entonces no hay como la libertad de ser uno mismo, hay mucho acoso, hostigamiento”, dijo Celmy Teresa Noh, secretaria dela directiva de Yucatrans.

Agregó que: “El decir que hay personas transgénero visibles es el blanco de burlas, miradas, señalamientos, siempre habrá alguien que hable mal de tu reputación y más la mujeres trans. En cuanto a los hombres trans son pocos y todavía están avanzando en el tema”.

Este año, según Trillo, trabajarán un poco más con la comunidad trans masculina, participarán con el Fondo Semillas, la Fundación Elton John y con el Centro Nacional para la Prevención y Control de VIH/SIDA (Censida); con este último ellos surgieron,  al igual bajo la tutela de la asociación “Buenas Intenciones”, dirigida por el doctor Douglas Ramón Canul Rodríguez.

Por otra parte, en lo político tienen muchas carencias, pero la titular señaló que están a tiempo de hacer diálogos y “cabildeo”. En estos momentos forman parte de las mesas con el Plan de Desarrollo Estatal del Instituto de la Mujer y con el sector de salud están creando un proyecto para que tengan una mejor calidad de vida.

 

_Kattia Castañeda

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR