Secciones
La señora Araminta muestra cómo era el antes y el ahora del mercado.
Yucatán

Chembech, cerca de ser un mercado de Mérida vacío

Por el alto costo de los productos que venden los locatarios del Chembech, las personas ya no se acercan; éstas prefieren ir a Lucas de Gálvez de Mérida, pues ahí encuentran de todo 

por LaVerdad

La señora Araminta muestra cómo era el antes y el ahora del mercado.

La señora Araminta muestra cómo era el antes y el ahora del mercado.

El mercado Chembech, que fue remodelado hace aproximadamente cuatro años, a pesar de conservar su esencia, ya no es el mismo, pues la clientela de los locatarios cada vez es más reducida porque todo es caro.

Araminta Carrillo González, quien es dueña del molino y tortillería “Ixi’imm ki’imal’Óol” (“Maíz pequeño”), el cual heredó de sus padres hace 42 años, comentó que de nada sirve que sea un sitio con grandes espacios, si no hay quienes vayan a comprar porque todo está a un costo elevado.

“No viene gente porque todo está caro en cuestión de la venta; antiguamente se podía vender hasta media cebolla y chile dulce, había precio equitativo, ahora no”, dijo.

En cuanto a la venta de comida, indicó que en el mercado grande, Lucas de Gálvez, todo es más accesible, pues “un salbut cuesta hasta seis pesos y aquí, 12 pesos; una torta, ahí está en 15 pesos y nosotros lo vendemos a 45 pesos; la ración de algún platillo, 50 pesos y aquí, hasta 75 pesos”.

La señora, quien es una de las más longevas del lugar, señaló que esta situación, es preocupante, ya que antes sacaba 250 kilos entre masa y tortillas y ahora sólo 50 kilos.

Con nostalgia indicó que prefería el lugar antiguo, pues “era chiquito, confortable y amistoso”; ahora, ni siquiera se lleva con la mayoría de sus compañeros que, a veces, tienen confrontaciones, dimes y diretes.

Antiguo mercado del barrio de Chembech. 

“Yo no me llevo con todos, principalmente con una familia que entró al mercado antiguo y dijo que iba a ser dueño, y sí lo está logrando; en algún momento le contesté que sí, pero vació y así está quedando. Son las 10 de la mañana y no hay gente, no creo que se levante a las 11 de la mañana o al mediodía para hacer comida”, expresó.

Muchos son los vecinos que prefieren tomar el camión que pasa cerca de la calle 57 para ir al mercado principal, pues les sale más económico. “Las señoras que contrabajo caminan dicen que mejor toman el autobús que pasa cerca, pues regresan con todo”.

Aspecto del mercado, antes de su remodelación. 

Carrillo dijo que en una ocasión se trató de implementar diversas propuestas para los compradores, tal y como ofertas y “combos”, pero no resultó porque no todos los vendedores colaboraron.

Ante esta situación, espera que pronto se haga algo al respecto, pues lo que ganan es el sustento de todos los días.

Pérdida de costumbres

Carreras argentinas y palo encebado son juegos que reunían a los vecinos, y los cuales se perdieron en el transcurso de los años. Ahora, los habitantes no quieren que desaparezcan las tocadas que se realizaban no hace mucho en el sitio, abajo de un árbol, pues es una distracción para ellos.

Fachada del mercado ubicado en la calle 57.

Temas

  • chembech
  • yucatán
  • mérida
  • mercado
  • tradiciones
  • vecinos
  • centro
  • barrio del chembech
  • mercado del chembech
  • barrios

Comentarios