Secciones
Centenario de Mérida cambia áreas verdes por concreto y plástico
Yucatán

Centenario de Mérida cambia áreas verdes por concreto y plástico

Mejoras por 26 millones de pesos en el Centenario de Mérida sumaron chapopote y juegos infantiles con piso de caucho; cerrados el aviario y la zona del lago, que luce insalubre; solamente se mejoró el hábitat de un animal

por LaVerdad

Centenario de Mérida cambia áreas verdes por concreto y plástico

Centenario de Mérida cambia áreas verdes por concreto y plástico

A 107 años de su fundación, el Parque Zoológico del Centenario de Mérida fue objeto de una “remodelación” que constó más de 26 millones de pesos.

 

Los trabajos, entregados a finales de enero, no reflejan la inversión; solamente contribuyeron a convertirlo en una plancha de concreto, la cual avanza rápidamente por toda la ciudad, además de que al menos dos de las zonas más representativas del zoológico continúan en “eterna remodelación”: la zona del lago y el aviario, así como varias antiguas entradas, con antiguos portones, clausuradas y convertidas en extensiones de jaulas de animales.

 

Solamente en la zona del lago se puede apreciar un insalubre cuerpo de agua, completamente verde y en estado de descomposición y malos olores, el cual “disfrutaron” las miles de familias que acudieron durante las dos semanas de las vacaciones de Semana Santa.

 

No es solamente el penoso estado de un lugar donde se rentaban lanchitas para que numerosos padres pasearan a sus hijos, así como parejas y estudiantes, sino que es un foco de infección y criadero de moscos, cuando por toda la ciudad avanzan cuadrillas de Salud estatal en labores de fumigación, así como las campañas de descacharrización.

 

Tampoco es posible entrar al aviario, como lo muestra el letrero que aparece en su puerta y que avisa de que el “exhibidor está en mantenimiento”.

 

MÁS CONCRETO

 

La alcaldesa María Fritz Sierra, al entregar la “obra”, señaló que se invirtió en 36 nuevos puestos metálicos y 15 de concreto, para aumentar el comercio en el lugar, el cual, según la munícipe, recibe a 1.5 millones de personas al año.

Presumió de los “nuevos y modernos” juegos infantiles, como los que se encuentran por decenas en la ciudad, los cuales se ha documentado que fueron adquiridos a sobreprecio.

 

La creación del llamado “Comedor verde”, abona a más calor en el Parque Zoológico del Centenario, con un área de baños y ocho puestos de concreto, perdiendo cada vez más las áreas de tierra y zacate; además, la explanada donde se hacen espectáculos infantiles dominicales, es un manchón de cemento y lo que antes era el escenario al aire libre ahora luce enorme techo de plástico, materiales que contribuyen a elevar las temperaturas de por sí extremas en esta época del año.   

 

El único supuesto beneficio para los animales que viven en el Centenario fue el encierro del chimpancé, pero no se habla de otras mejoras para los inquilinos del lugar, y sí se aprecian varias jaulas vacías, como en el Paseo de los Felinos, donde debería haber, según la señalética, un tigre y donde años atrás estuvo un oso negro.

 

MÁS CALOR

 

El Ayuntamiento de Mérida también presumió que se ampliaron los andadores y se reforestó, cuando en realidad lo que antes eran senderos de tierras y hierba ahora fueron cubiertos totalmente de una mezcla parecida al chapopote que se utiliza para la reparación y construcción de calles.

 

No solamente avanzó la plancha de chapopote, sino que es un riesgo para los menores que ahí transitan, debido a que es más fácil que sufran caídas y raspones mayores a los que tendrían si el piso fuera de tierra.

 

FUERTES INGRESOS

 

Solamente en el “Comedor verde” el último fin de semana de vacaciones “santas” hubo ganancias de aproximadamente 160 mil pesos en total en los ocho puestos que ahí están, señaló en su momento Carolina Cárdenas Sosa, directora municipal de Promoción Económica y Turismo, quien agregó que en esos dos días 102 mil personas visitaron el zoológico.

 

Además están los cobros de renta de locales, los permisos para más de 200 ambulantes, los cuales, en promedio, son de 300 pesos al mes, según los comerciantes.

 

En la dirección electrónica http://www.merida.gob.mx/centenario/php/index.phpx se habla de que entre las amenidades están el aviario, el cual como mencionamos en esta misma investigación, está cerrado, así como las barcas, en el área del lago.

 

EL TRENECITO

 

En las que es quizás la atracción más importante, la del trenecito, se menciona que se adaptó la estación de salida de 120 a 240 personas bajo techo, aunque lo que más llama la atención es la pintura y los dibujos en el lugar, área de comidas y numerosos animales de plástico que los pequeños buscan para tomarse la foto.

 

Fuera de ello no se ve realmente a dónde fueron a para más de 26 millones de pesos, más que en el área de comida, juegos de plástico, una avioneta y pintura, además de los ingresos en las pasadas vacaciones, pues hay varias mantas en el zoológico que señalan que hay varias áreas de andadores en reparación.

Temas

Comentarios

Te puede interesar