Secciones
Candidatos de Mérida no resuelven los problemas ambientales
Yucatán

Candidatos de Mérida no resuelven los problemas ambientales

“Islas de calor”, contaminación del agua en el manto freático, incluidos 400 cenotes, y manejo correcto de los desechos, tarea que nadie se atreve a tomar.

por LaVerdad

Candidatos de Mérida no resuelven los problemas ambientales

Candidatos de Mérida no resuelven los problemas ambientales

A poco más de dos semanas del arranque de las campañas en Yucatán los candidatos, tanto a la gubernatura, presidencias municipales, senadurías y diputaciones, tanto federales como locales, han ofertado más de lo mismo, olvidando un tema medular: el medio ambiente.

Los candidatos, al igual que en la elección de 2012, se han colgado de que Yucatán es el estado más seguro del país y que seguirán trabajando para que esto no cambie, pero ninguno ha hablado acerca de cómo ayudar a mitigar los efectos del cambio climático, un plan para que los desarrollos habitacionales, más de 200, que se realizan en Mérida, más decenas más en zona conurbada y municipios.

Entre las necesidades más fundamentales, que ninguno de los candidatos a la gubernatura, Mauricio Sahuí,  Mauricio Vila, Jorge Zavala y Joaquín Díaz Mena han propuesto acciones similares, como mantener la seguridad, creación de empleos, transporte y acciones de vivienda, pero nadie ha dicho qué haría para reducir la plancha de concreto en la que se ha convertido, al menos Mérida.

En el mismo tenor están los aspirantes a la alcaldía meridana: Víctor Caballero Durán, Renán Barrera Concha, Fernando Xacur y la comediante Tina Tuyub no han dicho cómo le sacarán jugo al presupuesto otorgado para campañas, que es el más caro en la historia de México.

Incluso, Eduardo Batllori Sampedro, titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), ha advertido que debido a la mala distribución en la construcción de viviendas se han creado en Mérida “islas de calor”, que provocan un incremento en la temperatura de los hogares.

El problema es que las construcciones han ido creciendo a una taza de un kilómetro cuadrado por año, lo que tiene implicaciones en el tema de la temperatura y el confort de las familias, ya que la deforestación ha sido muy fuerte”, expuso el funcionario.

Asimismo, dijo que esto se refleja en las construcciones más pequeñas año con año en la ciudad, lo que podría acarrear problemas de salud a los ciudadanos.

Indicó que la ciudad sufre un fenómeno parecido al de “tener los pies en el fuego y la cabeza en el congelador”, ya que es muy marcada la diferencia en el crecimiento entre la zona sur y norte.

“En algunos sitios se da el caso de que las noches suelen ser más calurosas, es decir, las ‘islas de calor’ y el fresco de la ciudad se ha ido perdiendo, por lo que se generan muchos problemas de salud”, puntualizó.

También expuso que en un futuro no lejano la ciudadanía resentirá las consecuencias de la plancha de concreto en la que se ha convertido Mérida.

Auguró que en un futuro Mérida se convertiría en “una ciudad árida y polvorienta con problemas de abasto, que acarrearían enfermedades a los meridanos”.

Tampoco ningún candidato ha tomado el tema de la recolección efectiva de desperdicios, ni de la correcta operación de los llamados rellenos sanitarios, los cuales son acusados frecuentemente de contaminar el manto freático.

La semana pasada se dio un incendio de los llamados “subterráneos” en el ex tiradero ubicado en la zona del CRIT, cuyos pacientes debieron de ser desalojados por la nube de humo tóxico que se desplazó por todo el poniente, que incluso motivó que vecinos de la colonia Tamarindos bloqueara parte del periférico poniente, generando caos vial.

A final de cuentas se apagó después de tres días, pero al ser abandonado dicho basurero sin tomar las previsiones sobre el caso podría reactivarse el incendio en cualquier momento.

Tampoco nadie ha propuesto una solución al problema del agua contaminada en el manto freático.

Investigadores han encontrado a 40 metros de profundidad elementos cancerígenos o causantes de problemas nerviosos en el agua, a niveles hasta 800 por ciento arriba de lo permitido por normas internacionales.

En algunos sitios se da el caso de que las noches suelen ser más calurosas, es decir, las ‘islas de calor’ y el fresco de la ciudad se ha ido perdiendo”

Usualmente la extracción del agua para consumo humano se realiza a 42 metros de profundidad, y se tiene evidencia de que hay restos de agroquímicos utilizados en el campo a esa profundidad.

Incluso, Greenpeace denunció hace unos meses que en Yucatán se continúan utilizando plaguicidas prohibidos en numerosos países, que contaminan el agua y la tierra donde se cultivan alimentos.

El problema es aún más grave porque está envenenando los cenotes, los cuales no solamente abastecen de agua a numerosas comunidades, sino que son atractivos turísticos y mantienen a miles de familias en todo el estado.

En Yucatán hay registrados ocho mil cenotes, de los cuales 400 presentan síntomas preocupantes de contaminación en al menos 20 municipios del centro y oriente, según un estudio del centro de investigaciones “Hideyo Noguchi”.

El cuidado del medio ambiente es una tarea complicada, tanto que los candidatos prefieren no meterse en problemas, por lo que será un tema que de nueva cuenta será olvidado y tampoco atendido.

Temas

Comentarios

Te puede interesar