Secciones
Yucatán

Cabildos al servicio de los alcaldes

por La Verdad

Encubren oscuros manejos de los presidentes municipales; ‘esconden’  acuerdos a ciudadanos

Rebeca González/Diario La Verdad MÉRIDA, Yucatán.- A pesar de la  vigencia y la obligación de cumplir con las leyes de Transparencia, y los llamados del Instituto Estatal de acceso a la Información Pública, hacia los ayuntamientos para que cumplan con estas legislaciones, la mayoría de los regidores no solo omite publicar sus actas de Cabildo, sino que incumple con la Ley de Gobierno de los Municipios de Yucatán. Es una constante que los ciudadanos se enteren de que avalan al por mayor, sirviendo a su propio beneficio, acciones ordenadas por los alcaldes, sumiendo a los gobernados en endeudamientos superiores a los 10 años. En el apartado de la Actuación de los Cabildos, la ley obliga a los integrantes de estos 106 órganos de Yucatán a reunirse en sesión por lo menos dos veces cada mes, con lo cual deberían contar como mínimo con 24 reuniones por año. Con excepción del Ayuntamiento de Mérida, que  expone en su página oficial las actas que comprueban la realización de las sesiones, el resto de las comunas yucatecos incumple de fondo y de forma con lo dispuesto en la Ley de Gobierno que en sus artículos 34 y 35, que define la obligatoriedad  y las características de las sesiones que habrán de celebrarse.  

OMISIONES AL POR MAYOR

Solo como dos botones de muestra en esta omisión de la ley, son las actuaciones en los cabildos de Hunucmá y Tekax, en los cuales además de no cumplirse ni con la cuota mínima de sesiones por año, el órgano colegiado para la toma de decisiones  ha sido distorsionado para favorecer desde ahí los intereses de los grupos mayoritarios. En el caso de Hunucmá el Cabildo se encuentra enfrentado desde el fin del año pasado con la remoción y restitución alternada de ediles; el caso más significativo es de la síndico Irene Balam, quien había denunciado que por decisión del alcalde la ‘habían renunciado’ en una sesión de Cabildo, generando una controversia que dividió a los once regidores de la municipalidad. En Tekax, el alcalde Josué Couoh también enfrenta la ira de varios de los  regidores  del PRI y del PAN; las discusiones en las escasas sesiones de cabildo están alejadas del quehacer social a favor de la comuna y tienen más que ver con  temas de posible corrupción y desvío de fondos, como el caso de la tesorera municipal acusada por una fracción edilicia de financiar un viaje de placer a Europa con recursos públicos. El regidor Bayardo Ojeda Marrufo en aquel municipio mostró facturas que supuestamente amparan los gastos de traslado de la funcionaria  del otro lado del charco, los cuales en la discusión de los regidores se dijo, fueron cargados a la Hacienda municipal. El asunto quedó solo en discusiones de cabildo, pero no se aclaró en forma convincente mucho menos se aplicaron las sanciones necesarias para evitar que en ayuntamientos pequeños  se sigan utilizando el recurso público como personal.  

MAR DE DENUNCIAS

Otras quejas que se han perdido en el mar de las denuncias sociales tiene que ver con el hecho que los cabildos por decisión unilateral del alcalde o de la fracción mayoritaria deciden sesionar a ‘puerta cerrada’ cuando la ley obliga a que todas las sesiones sin excepción deben ser abiertas al público. Sobre el tema el regidor Rudy Airam Pacheco, quien coordina la fracción edilicia del PRI en el Cabildo meridano, dijo que este aspecto sí se cumple con la Ley de Gobierno de los Municipios de Yucatán, en la cual se establece como mínimo la celebración de dos sesiones por mes y que estas deben ser sin excepción abiertas al público en  general. Lo parte que queda sin cumplir es la transparencia, ya que el primer regidor aplica la ‘política ficción’ pues por un lado abre el cabildo pero cierra y oculta información  que debe estar a la disposición para un mejor manejo de las funciones públicas, estimó.  

LA LEY INDICA:

El Cabildo celebrará al menos dos sesiones ordinarias cada mes, que deberán ser convocadas por escrito con tres días naturales de anticipación, incluyendo el orden del día; Cuando se suscite algún asunto urgente o lo solicitare la mayoría de los integrantes, el Cabildo podrá celebrar sesiones extraordinarias, las que deberán ser convocadas con veinticuatro horas de anticipación. El plazo para la convocatoria podrá ser menor, por alteración grave de la paz y el orden público y por contingencia natural. Las sesiones de cabildo se clasifican como sesiones solemnes, ordinarias, extraordinarias y todas serán públicas, salvo excepciones y a juicio de las dos terceras partes del Cabildo y siempre que se trate de  discusiones que pueda alterar el orden.

Comentarios

Te puede interesar