Secciones
Brutal contaminación en Kinchil, autoridades no toman cartas en el asunto
Yucatán

Brutal contaminación en Kinchil, autoridades no toman cartas en el asunto

La contaminación cada vez avanza más en el municipio de Kinchil, la laguna a la cual llegan las aguas nagras de Kekén están cada vez peor sin que las nuevas autoridades tomen cartas en el asunto.

por LaVerdad

Brutal contaminación en Kinchil, autoridades no toman cartas en el asunto

Brutal contaminación en Kinchil, autoridades no toman cartas en el asunto

Habitantes del municipio de Kinchil alzan la voz para pedir que se detenga la contaminación de las aguas cercanas a la granja de cerdos que opera en esta demarcación la cual contiene bacterias de Escherichia Coli, presente en las heces fecales

De acuerdo con el alcalde, Valentín Pech Dzib la empresa Kekén pretende construir 4 mega granjas más para 6 mil marranas parideras que albergarían 60 mil cerdos.

Asimismo, recordó que Kinchil se encuentra a 4 metros sobre el nivel del mar por lo que de llevarse a cabo este proyecto de abrir una nueva granja en el kilómetro 63.5 estarían a un metro del manto feátrico.

"Kekén dice que estas tierras son de ellos, pero eso está en litigio, en ese espacio pretenden meter 6 mil marranas parideras y albergar a 60 mil cerdos pues cada marrano da de 10 a 16  lechoncitos, por su puesto que todo este derrame se va hacia el manto", expuso.

El Grupo Porcícola Mexicano pretende invertir en este proyecto cerca de  2,353.5 millones de pesos, de acuerdo con el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) que presentó la empresa el 4 de mayo del 2018 y que fue resuelto a su favor el 5 de septiembre pasado.


Se trata de 4 naves para albergar 6 mil hembras en cada una de ellas en una superficie de 2,973 hectáreas, de las cuales usarán 128.

El alcalde Pech Dzib recordó que en 1969 Kinchil solicitó las tierras nacionales donde hoy esta Kekén y en 1972 se posesionaron los primeros pobladores que las ocupan hasta hoy en día.


“Kekén viola el artículo 16 y 17 por derecho de posesión y se adjudica esos terrenos y los posesionarios reales nunca fueron jamás consultados para que la Reforma Agraria les oferte a ellos como marca la ley esas tierras nacionales, nunca se nos consultó como pueblos indígenas ante un mega proyecto de este nivel de 6 mil marranas. Hay varios atropellos aquí; esas posesiones le pertenecen a Kinchil desde 1969, pero Kekén las escritura como si fueran de Maxcanú y por eso no fuimos tomados en cuenta; no se toma en cuenta la apicultura, ganadería y menos el posible impacto ambiental que se pueda dar”, dijo.

Desde que asumió el cargo de presidente municipal de Kinchil en septiembre de 2018, Valentín Pech Dzib tuvo entre sus primeras tareas reportar el grave daño ambiental que hasta la fecha ocasionan cuatro granjas porcícolas, de la empresa Kekén, en terrenos de ese municipio ubicado en la zona poniente de Yucatán, en el camino al puerto turístico de Celestún.

Dicha laguna pestilente, que evidencia la gravedad del problema, se ha formado por el vertedero de aguas sin tratar que arrojan los pivotes provenientes de las granjas de Kekén, las cuales se supone deben desechar aguas cristalinas tratadas en biodigestores, pero todo esto queda en teoría y en los documentos que entregan a dependencias gubernamentales, porque en la práctica lo que salen de esos ductos son agua sucias.

Temas

Comentarios

TE PUEDE INTERESAR