Yucatán

Autorizan en Yucatán ecocidio de 14 mil hectáreas a empresas de energía

Autorizan en Yucatán ecocidio de 14 mil hectáreas a empresas de energía

La biodiversidad en tierras ejidales está en grave riesgo con la construcción e instalación de parques para energias limpias en Yucatán.

Por La Verdad

05/11/2020 09:15

La autorización de 35 proyectos de energías limpias en Yucatán pondrán en riesgo 14 mil hectáreas, de las cuales 10,085 son para parques eólicos y 3,811 para parques fotovoltaicos.

La producción de energías limpias en Yucatán amenaza su biodiversidad

De éstas, 4 mil 192 hectáreas son tierras ejidales y afectarán a municipios como Temax, Tunkas, Kimbilá, Sucilá, San Ignacio, San Francisco, así como a los ejidos de San José Tibceh, Sinanché, Motul, Cansahcab y Suma de Hidalgo, entre otros.

En estas localidades, los campesinos acusan prácticas irregulares en la firma de contratos con empresas como Aldesa, Aldener, Elawan Wind México, Gersan, SunPower, Gestamp Wind, Jinkosolar Investment; Kiin, Solarvento Energía, ActisEnergy, entre otras para instalar parques eólicos y fotovoltáicos. 

Con base en el último reporte emitido en conjunto por las agrupaciones civiles Articulación Yucatán y GeoComunes, basados en una investigación documental durante los últimos ocho años, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ha otorgado permisos para 35 proyectos de energías renovables en Yucatán. 

Expertos ambientales consideran que la principal afectación de los parques eólicos es al flujo de aves migratorias

Si bien la mayoría de los proyectos ya cuentan con una MIA y un permiso de la CRE, como se les requiere, existen casos de proyectos que hasta la fecha sólo tienen uno de los dos permisos públicos. 

Tal es el caso de cuatro proyectos eólicos (Temax y Tunkas, y los de las empresas Elawan y Gersan) y un proyecto fotovoltaico (San Juan), que tienen permiso de la CRE pero para los cuáles no se ha publicado una MIA. 

Proyectos energéticos sin planeación

El acelerado desarrollo de megaproyectos de energía solar y eólica, sin una planeación estratégica ni integrada, amenazan el territorio, los recursos naturales y a las comunidades locales que de éstos dependen, coinciden Rodrigo Patiño Díaz, investigador del Cinvestav y Jazmín Sánchez Arceo, investigadora ambiental.

Mira las noticias de Yucatán dando click aquí

Los permisos otorgados para esos proyectos contravienen ordenamientos ecológicos territoriales del estado de Yucatán y han sido emitidos incluso sin que la SEMARNAT haya cumplido con su deber legal de elaborar una Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) de carácter regional tal y como lo marca el Artículo 19 de Ley de Transición Energética (2015). 

Resulta un contrasentido que para instalar un parque de energía limpia se tenga que deforestar amplias zonas boscosas de Yucatán

De cumplirse con la EAE, permitiría analizar la capacidad de carga socioambiental del territorio, proponer distintas opciones de desarrollo, establecer medidas efectivas de prevención, control, límite y gestión de los impactos acumulativos y sinérgicos a nivel regional. 

Deinformación y engaños

Para la instalación de los parques eólicos y fotovoltaicos de Yucatán, se ha priorizado la desinformación e incluso el engaño a las comunidades sobre las características y consecuencias de estos megaproyectos, tal como ha documentado La Verdad Noticias.

Relación de parques eólicos autorizados en la península de Yucatán

Es común que ejidos y particulares firmen contratos de usufructo sin conocer siquiera de qué se tratan los proyectos y mucho menos sobre sus consecuencias, pues los contratos son firmados incluso con muchos años de anterioridad, de acuerdo a la conveniencia de los desarrolladores, para acreditar “derechos” sobre las tierras, e incluso para la gestión de permisos tales como la Evaluación de Impacto Ambiental ante la SEMARNAT. 

Tal es el caso de la empresa SunPower, que recurrió a Ignacio Salomón Isaac, cacique local, como intermediario para engañar y conseguir la firma de contratos de renta de cientos de hectáreas del ejido de San José Tibceh, una de las comunidades directamente afectadas por el proyecto Ticul A/Ticul B, como se hace constar en las actas de asamblea ejidal. 

Relación de parques fotovoltaicos autorizados en la península de Yucatán

En dicho proyecto se pretende deforestar al menos 500 hectáreas para instalar más de un millón de paneles solares, tal y como fue denunciado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, documentado por la relatora especial de la ONU en su último informe sobre la situación de los derechos indígenas en México y ahora además ante el Tribunal Unitario Agrario (Expediente: TUA 34-1590/2018).

Despojo territorial

Cabe mencionar que a pesar de todas estas denuncias sobre el despojo territorial por parte de ejidatarios de San José Tibceh, la dirección de vinculación social de SENER continuó el proceso de consulta sin esperar la resolución del juicio agrario. 

Ixil es otro caso en el que ejidatarios han denunciado prácticas de coyotaje por parte de Alejandro Escoffié Gamboa y Mónica Isabel Pat Buendía, en contubernio con autoridades del Registro Agrario Nacional y la Procuraduría Agraria, para convertir de manera ilegítima y sin su consentimiento, propiedad social del ejido en propiedad privada y para la firma de contratos con la empresa GestampWind. 

La empresa desarrolladora contrata y paga a las consultoras que elaboran los estudios de impacto socio ambiental, resultando en un conflicto de intereses

En este proyecto se busca instalar un parque eólico de más de 30 torres en pleno corazón del anillo de cenotes, cercana a los humedales y la duna costera, en zona de refugio importante para aves migratorias. 

En este último caso, la SEMARNAT ha ignorado el comunicado que los pobladores enviaron sobre el carácter ilegítimo de los contratos y de su clara oposición al proyecto al emitir en febrero de este año la autorización a ese proyecto. 

Casos parecidos han sido denunciados por los ejidos de Sinanché, Motul, Cansahcab y Suma de Hidalgo, donde los ejidatarios acusan prácticas similares en la firma de contratos con las empresas Aldesa y Aldener para instalar parques eólicos. 

Te puede interesar: Despojan tierras en Yucatán, bajo engaños

El investigador Rodrigo Patiño Díaz destaca que el modelo de desarrollo y de implementación de los proyectos de energías limpias representan una amenaza, debido a las características típicas de su infraestructura y porque se pretenden instalar en zonas de alta biodiversidad.