Secciones
Narcomenudeo aumenta en Yucatán; supera robo de autos
Yucatán

Aumenta venta de droga en Yucatán; supera robo de autos

En Mérida el narcomenudeo se da bajo fuertes acusaciones de encubrimiento policiaco, el cual, es mucho más redituable, y menos riesgoso, que los asaltos a casa habitación.

por LaVerdad

Narcomenudeo aumenta en Yucatán; supera robo de autos

Narcomenudeo aumenta en Yucatán; supera robo de autos

El narcomenudeo ha tomado fuerza en Yucatán, al grado de rebasar en la clasificación de delitos –conocida como Semáforo Delictivo- a los robos a casa habitación y asaltos a transeúntes.

En un año en que se espera que sea el peor en la historia en inseguridad, el 80% de homicidios y asesinatos fueron relacionados con el narcotráfico y la batalla por la distribución de drogas en las calles de Yucatán.

Yucatán cuenta con casi dos millones de habitantes y los hechos delictuosos se pueden notar principalmente en Mérida y sus municipios más grandes.

En Mérida el narcomenudeo es más que evidente, bajo fuertes acusaciones de encubrimiento policiaco, el cual, según ex agentes y comerciantes de la zona de los mercados “San Benito” y “Lucas de Gálvez”, es mucho más redituable, y menos riesgoso, que los asaltos a transeúntes, quienes muchas veces se defienden, y con menos peligro gracias a la supuesta protección de los cuerpos policiales.

Al menos se han documentado 18 operaciones relacionadas con el comercio de enervantes en Mérida, aunque se dice que no se reporta ni siquiera el 5%. También tienen casos confirmados Tekax, Progreso, Dzidzantún y Maní.

A nivel nacional se denuncian, según autoridades de seguridad, más de cinco mil casos al mes, principalmente en los estados del norte y centro del país. Yucatán es parte de una estadística de que la mitad de los estados registraron un 32% en las actividades del narcotráfico a niveles pequeños.

Yucatán es uno de los más seguros del país, pero aun así tiene un índice de delincuencia fluctuable, como a continuación se documenta.

Hunucmá, Mérida, Tizimín y Motul representan un aumento leve en los robos a casa habitación, pero no se compara a la situación que priva en Mérida, por su población y sus municipios conurbados, y Tekax, uno de los principales municipios de la entidad que recibe a deportados de los Estados Unidos, que bajan con una cultura, la mayor parte, de drogadicción y alcoholismo.

Mientras en Mérida el narcomenudeo es el delito más floreciente, en municipios de cierto tamaño, como Motul, Hunucmá, Tizimín y Umán, el robo a casa, principalmente en los fines de semana, cuando más alcoholismo y drogadicción se documenta, el robo a casa habitación es el rey.

En secuestros la entidad se mantiene en ceros en lo que va del año, y apenas 12 causas por robo de autos, de las cuales 4 fueron en Maxcanú; 3 fueron en la capital; dos en Ticul, y a una en Motul, Izamal y Umán.

Las violaciones tampoco han repuntado, pues se han reportado cinco en Mérida y solo una en Tekax.

Lo que repuntó, y contrario a lo que pudiera pensarse, no fue en municipios alejados de la capital del estado, fue la violencia intrafamiliar, pues en Mérida se confirmaron al menos 173 casos de agresiones entre ambos cónyuges, y en ocasiones de padres a hijos, y viceversa.

En Tekax se reportaron siete, con una diferencia de población de poco más de 40 mil 500 habitantes por más de 830 mil 700 respecto a Mérida.

Tampoco se tiene una cifra exacta de los feminicidios, debido a que en muchas ocasiones los asesinatos de odio hacia mujeres no son tipificados correctamente y solamente son juzgados como homicidios simples.

Temas

Comentarios